“Somos lo que caminamos”


Somos un enjambre de experiencias montado sobre dos pies ciegos que ven con el olfato el sonido de los sabores de la existencia.
Somos los que caminaron la historia para permitirnos caminar la nuestra.
Somos innumerables caminantes en un solo caminante que nos caminan para seguir caminando.
Somos una caminata encaminada a caminar caminos caminados y otros no tanto.
Somos las gambas del destino que se bifurcan en las decisiones trascendentales, como así también confluyen en la esquina de las sendas que el camino del azar a veces nos deja a pata.
Somos camino del mañana sin andar, somos el presente en el instante que se camina, somos lo caminado por el mapa de nuestros callos plantales.
Somos un enjambre de experiencias montado sobre dos pies ciegos que ven con el olfato el sonido de los sabores de la existencia.

* Inspirado en un dibujo de Troche.

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

“La mesa redonda media cuadrada, pero triangular”

(Balada para un Loco)

Aquí parte de lo que fue la primera “Mesa redonda media cuadrada, pero triangular” de la charla anarquica de los viernes a la noche en Balada para un Loco.
Gracias, Lore Medina, Gabina Ghiano, Greta Hammond, Nátaly Silva, Chachi Gomez y Enrique Navarro!!!!

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

“La araucaria que no quería tener techo”

(Leyenda patagónica)

Por estas horas, muchos nos levantamos tristes por no tenerla más entre nosotros, pero contentos de saber que una vez más ganó la fuerza de la naturaleza.
Según dicen, es propicio para guardar la buena apariencia ante los vecinos y mucho más antes los turistas, no inmiscuirse ni divulgar cuestiones de pueblo que no se condicen con las reglas de la normalidad, más bien, opinan algunos, la reserva frente a acontecimientos sin explicación aparente es de ciudadanos responsables, pero saben que, me cansé y he decidido contar brevemente algo que todos sabíamos, pero callábamos por miedo al que dirán.
La naturaleza en nuestros alrededores y en Esquel, principalmente, nos ha dado cátedra respecto a que ella manda su destino y que intentar frenar su libertad puede ocasionar reacciones memorables. Tal el caso de la Araucaria de la avenida Alvear que finalmente decidió volar y migrar hacia parajes menos hostiles. Algunos dicen que se mudó a Trevelin, otros a Cerro Centinela y, por ejemplo, Cacho Huenellán, cartero de Cushamen asegura que la Araucaria llegó antes de ayer a instalarse en el patio detrás de su casa e incluso asegura que le habló pidiéndole agua por la sed ocasionada por el viaje.
Que Esquel es mágico es algo que no se discute, y en la ordenanza 01/01, es decir la primera desde su fundación, el código normativo de nuestra ciudad establecía lo siguiente:

“…y ojo al piojo con hacerse los gallitos y andar encerrando arboles entre cuatro paredes, ya que saben bien ustedes, ciudadanos che bolós de Esquel que los árboles son libres en nuestra ciudad y no debe interrumpirse su libre tránsito en el ejido municipal, so pena de otorgarle al árbol enclaustrado la visa, más pasaje y costas hacia el paraje que juzgue más amable a sus realizaciones arboriles…”

No hace falta agregar nada más. Desde que nos habíamos enterado que habían decidido criar en cautiverio hace ya varios años una araucaria, sabíamos que tarde o temprano sus carceleros iban a sufrir el peso de la ley sobre sus cabezas, o mejor dicho sobre sus techos.
Sin más, ya estamos anoticiados desde hace unos días que la Araucaria de la Alvear se fue, no está más, ya había amenazando hace una década aproximadamente que se iba a tomar el palo de Esquel cuando nos mostró que podía romper el techo y asomando el cogote de corteza chamuyaba a los peatones y conductores acerca de su pronto raje de esa cárcel de ladrillo que no la dejaba explayarse a sus anchas. Pero el día llegó y la Araucaria huyó de entre los ladrillos y las chapas para buscar mejor vida. La extrañaremos, eso si, como así también los turistas que antes de doblar hacia la estación del Trochita giraban su cabeza a la derecha y expresaban su asombro por la existencia de un árbol encerrado entre cuatro paredes.
No hay moraleja en este relato ni pretende aleccionar a nadie, pero en Esquel hay una ordenanza y una identidad en donde prima la elección de los arboles por sobre nuestras decisiones humanas y el caso de la Araucaria de la Avenida Alvear no hace más que corroborar que nuestros arboles no sólo tienen vida, sino que si le prestamos atención y amorosa mirada, percibiremos su lento, pero libre andar por nuestro pueblo.

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

“Cardinales – No Reactivo – California Toska”


En lo que fue el primer programa de Balada para un Loco, cumplimos un sueño, lo hicieron realidad amigos y hermanos del alma y la vida, Bastian Zeta, Sam Moretti, Juampi Sarquis, Bruno YN, Diego Sarquis, parte de las bandas No Reactivo Esquel, California Tosca y Cardinales!!!!
No se pierdan esta versión monumental de Santería, clásico de los Sublime!!!

Más videos:
https://www.youtube.com/watch?v=yulPvVN2bGU
https://www.youtube.com/watch?v=ElZ3heCFdtA

* No me alcanza la vida para agradecerles bros & frens por semejante arranque de Balada para un Loco.

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

“La maldita memoria del semen”


Maldita costumbre la mía, que por las mañanas me odio con los dientes mordiendo el talón de mis vanidades y luego, a la tarde, comienzo a lustrar el parche en el ojo, sacarle las astillas a la pata de palo y acariciarle las plumas al loro que me silba al oído canciones de un Sabina maltrecho.
No me culpes de cobarde si vas a invitarme otra vez a cascotear colchones, no me gusta andar latigándome el lomo en el vía crucis de los arrepentidos, si ambos sabemos que los poemas de amor quedaron en el cajón de la mesita de luz de los amantes mudos, mientras firmamos en el aire un contrato ante escribano púbico para gambetear iglesias y registros civiles.
No le echemos la culpa al embotellamiento de las copas de tinto ni a los fantasmas revoltosos hijos de las más ricas flores de marihuana, no hace falta ser torpes después de la guerra de deseos que ambos sostuvimos con hidalguía en el campo de batalla de nuestros cuerpos, más bien levantemos en alto la noche que amasijamos juntos las sabanas que se avergonzaron del sudor de nuestras elegantes desvergüenzas en un mano a mano en el póquer de las carnes.
En la memoria del semen que fue crema en las olas de tus pechos y en el recuerdo de tu licor de entrepierna enseñándome a catar las bondades de dos décadas recién cumplidas, prefiero pensarnos hasta pasado mañana, y si me fui sin decir te amo no es por falta de tinta en el corazón, es que no me gusta andar tirando cheques en blanco a sabiendas de mi insolvencia de compromisos en la billetera de mis musas.
No llores mi espalda al cerrar la puerta, para que vamos a llorar los dos una despedida que puede tener segundo capítulo, tal vez en esas noches de mar de neón bravío, ese pirata de cotillón me vuelva a morder el pescuezo para convertirme y vos, tan bonita como las princesas de los cuentos, te animes a olvidar nuevamente las normas de la moral y las buenas costumbres para regresar sin permisos ni tranqueras a hacer temblar las patas de un somier con sed de besos sin documentos ni culpas.

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

“El Ruso, Antonio Héctor Gohner”

(Balada para un Loco)

En el primer programa de Balada para un Loco en el bloque “Palabras del Pueblo” nos visitó El Ruso Gohner que contó parte de su vida y, entre otras cosas, su productora de espectáculos que llegó a traer a Horacio Guaraní a Esquel.
Gracias a Lore Medina por acompañarme en esta charla junto a Papuchi Gohner, hijo del Ruso.

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar