🌎 Planeta Ceferino 🌎

Áspera es la piel del planeta en esta esquina del mundo, en este rincón del barrio Ceferino, en Esquel, donde la Patagonia sigue inventando soledades compartidas.
Calle de ripio, esperanzas de ladrillos, dos niños juegan a las bolitas en la alfombra de ripio, bajo la sombra del cartel del almacén “El Gauchito”, mientras los trabajadores caminan a enredarse en rutinas y el kioskero ordena la fila de rodesias en el mostrador.
En un pasaje guacho del barrio Ceferino dos niños se baten a duelo a las bolitas y en cada movimiento, en cada golpe, se advierte la estrategia de la galaxia. El sol, la luna, los satélites y los cometas han decidido responder a la voluntad de estos dos dioses que no saben que lo son y a medida que, en el Ceferino, van, vienen y colisionan los pequeños planetas de vidrio, en el universo, una galaxia, nuestra galaxia, imita los mismos patrones de movimiento.
Mientras el barrio Ceferino de Esquel se obstine en vivir, los dioses protegerán nuestra galaxia simulando ser dos niños jugando a la bolita bajo el cartel del almacén “El Gauchito”

💋 Besos gualicho 💋

Anoche, tras tres tropiezos tremendos con un Jack Daniels certero, su cabello medusiano me enlazó desde la esquina muda del bar.
Sus caderas hablaban más que su boca, pero los labios no eran menos anzuelos que esos ojos encendidos en la bengala de un tigre.
Nos quejamos de la música, alabamos el whisky, mencionamos las aventuras de Aureliano Buendia, la ultima película de Woody Allen y a la media hora empañábamos los vidrios del auto en la calle del bar.
Luego, en la habitación con sombra de eclipse, como un tornado invisible, desparramamos la ropa por todo el lugar y desafiamos la sabana montados en la jineteada de los desesperados.
Somier fatigado, piel, sudor, carne y miel, sol despertando, resaca de copiloto sentada a mi lado mientras manejo hacia mi rancho. Imagino sus muslos campeones del mundo en la ducha, su camino al trabajo y el enredo de números, facturas y contratos en la oficina de su trabajo.
Anoche, tres tropiezos tremendos con un Jack Daniels certero, un oasis al costado de la vida y mi Don Juan cascoteado por amores tuertos se pregunta si sus ojos volverán a lanzar el anzuelo con labios de carnada desde la esquina de un bar, esperando yo ser el primer pescado que llegue a picar.

💥 Urgente: Fotografiaron al Trauco💥

😯 Leyenda patagónica viviente 😯

Impactante fotografía a orillas de la laguna Esquel, del mitológico ser de la Patagonia, El Trauco.
Según investigadores de la Universidad esquelense Conch’ Supico, se trataría del poblador Calaverita Troncoso Mateos, quien en una caminata por la meseta chubutense, fue abordado por una tormenta eléctrica en el momento que sufría una erección al recordar las películas de la Coca Sarly que le prohibían ver en la pubertad, según fuentes científicas paleontológicas, la tormenta eléctrica produjo la inflamación y posterior petrificacion de su entrepierna, hecho que le imprimió una malformación que produce temor en los sorprendidos turistas y habitantes de la Patagonia cuando se topan con él, bautizado como Trauco

🦁🦒 Esquel nació en África🦒🦁

(Investigación de la Conch’ Supico)

Luego de años de mantener en voz baja, como leyenda o secreto de pueblo, la prestigiosa universidad de Esquel, la Conch’ Supico, a través del catedrático alemán Dr. Leverguen Nosemeparen, después de investigar un trozo de territorio, en el triángulo imaginario comprendido entre la ruta 71 que va al lago, la ruta 259 que va a Trevelin y una linea imaginaria que une esas dos líneas conforman un trozo de tierra que demuestra que Esquel hace millones de años estuvo unida al continente africano.
Así lo certifica el Dr. Laverguen, tras trabajar en dicho territorio, en su libro «Cómo mierda apareció esto aquí», en el capítulo XX donde se lee textual:
.
«…iba camino a Trevelin a comprar media docena de scons, cuando de repente, antes de cruzar el arroyo Esquel, una jirafa, dos búfalos y un grupo de hienas cagándose de risa de un león rengo cruzaron frente a mi auto…»

🐯 El Tigre de Esquel 🐱

🤗Dedicado al querido Emilio Fattori, quien hace algunos años se fue a convidar tangos y cariño a la eternidad🤗

Emilio, loco,
como las liebres del viento
que planearon tu bien
en los cien tangos contentos
Viejo, vamos, que tenías el alma inquieta
de un gorrión sentimental
risas, juegos, piropeabas si al enamorarte
se te cantaba un poemón
Buscabas lleno de esperanzas
los amigos y los sueños
que rompieron nuestras anclas
Emilio, loco,
primero hay que saber reír
después charlar, después subir
y al fin amar sin tanto cuento

💃💀Danza mujer el baile Calavera💀💃

Baila, Princesa, al son de los huesos bufones y las sombras que gambetean al Barba, aquí nos arremangamos las tristezas y está prohibido enchufarle bozal a las carcajadas.
Tenemos un patovica que te hace cosquillas al entrar, usa bonete amarillo, pantalón verde y en las fiestas patrias oficia de Celestino con probada eficacia.
Mueve las tabas, Bonita, que en este club Borges baila cumbia con Perón tomados de la mano, mientras beben sin cesar el licor de las ironía al compás de una DJ sin manos que pincha discos con sus tetas colosales.
En este antro, cuando las penas se van a sentar les sacamos la silla y nos tiramos pedos con olor cuando los escribas y los vigilantes andan queriendo mufar este paraíso a estribor.
Shake, Baby, shake, mujer bien de casa peor, que aquí los amores que no volverán saltan de escote en escote y si te descuidas, los pezones le guiñan el ojo a los viudos que olvidaron el arte del beso en la mesita de luz sin luz ni mesita.
Así es, Doña, danzamos en absoluta desnudez mientras las bollocks se bambolean cual campanas en franca llamada de cortejo mientras en el medio de ambas, un flaco cabezón y tuerto, pispea en busca de las polleras más cortas y las perversiones más altas.
No tengas miedo a este coro de los Loosers más championes, te aseguro no dañan ni una mosca, pero emborracharán de mimos tus caderas y tus verdaderos deseos de que, cuando saque el cogote el sol por el horizonte, un Príncipe Azul entre por la puerta de adelante, te saque por la puerta de atrás y, finalmente, tengan tres arboles, planten dos libros y escriban seis hijos.
Baila, princesa, al son de los huesos bufones y las sombras que gambetean al Barba, danza el baile Calavera.

❤ Soy de Esquel porque…❤

Soy esquelense, nacido, arrimado, eleccion, casualidad, poporque…
– Me parece muy fiero el muñeco de nieve, pero igual lo quiero por bizarro y freaky.
– Uso la filosófica frase Dijo el Otro.
– Suelo cerrar mis frases con el término Bolo’.
– Hablo a velocidad luz y entredientes, pero me importa un choto.
– Me enfrie’ el orto haciendo culipatin en las calles nevadas de Esquel.
– Me pregunto por qué les chiques más humildes de Esquel, no pueden tener la misma oportunidad de esquiar en La Hoya, como los que tienen dinero, si es su Cerro también.
– Me enojo eché un cloro en el Río Percey y en el lago y puse cara de boludo para que no se den cuenta.
– Me enojo y digo «La concha` e tú pico.
– Cuando algo me parece demasiau, digo «Yaaaaaaaa o Laaaaaa»
– Defiendo a muerte el asado y guiso carrero de capo’n.
– De vez en cuando me pego un atracón con torta frita y mate.
– Extraño la Barraca Pub.
– Putie’ a dios cuando me pinché con un abrojo.
– Me gusta escuchar el Tac Tac de las bandurrias.
– Maldigo a los teros que justo hacen quilombo cuando estoy por pescar en el mejor pozo’n.
– Me hice el Bruce Lee sopapeando tabanos.
– Orgulloso de una rotonda que desprende 8 calles como pulpo.
– Charle’ con Artemio Bock y saludé a Senovia.
– Conozco el «Pacheco»
– Vi a los Bicivoladores y como Rocky lo cagaba a trompadas al ruso en el cine Coliseo.
– Adoré y extraño los helados Mayor.
– Puse el culo tardes enteras en la esquina de la ventana de la Bolsa de Ski, haciendo roncha.
– Somos tan contradictorios como tener una cárcel en la calle Libertad.
– le pifiamos al centro de la ciudad cuando pusimos la plaza principal.
– Veo en Casa los Vascos, además de un comercio, una máquina del tiempo.
– Soy uno de los tantos goles que le rompen las bolas a los guanacos, sacándole fotos camino a La Hoya.
– Soy los que creen que la calle San Martín y 9 de Julio son mágicas y a veces intercambian sus posiciones.
– Soy de los que creen que los cañones y tanques del ejército en la entrada de Esquel no deberían apuntar hacia la ruta…..
.
☀️❄ Felices 115 años, bello, contradictorio y loco Esquel, lugar donde nacieron mis hijas y elegimos hacer el nido de la familia ❄☀️

Foto de Juan Balestra

🌌 Educacion de las ventanas andantes🌌

Estoy profundamente convencido que la infinidad de viajes y kilómetros recorridos en autos, colectivos y aviones, cuando era chico, sentado en el asiento de atrás del auto, siempre mirando por la ventana, en silencio, hacia afuera, obraron como un viento salvaje de educación inconmensurable, desplegando la fantasía e imaginación hacia el infinito.