☠Fueggo Inmenso, Vivo☠

(Autogestión patagónica)
🔥🔥🔥🔥🔥🔥🔥🔥🔥🔥

Tiembla la Patagonia! Nuevo disco de Fueggo Inmenso (En vivo) grabado el 28 de Diciembre 2019 en «El 5to Elemento Fest»🔥
Gracias Dieggo Fernandez por el disco y por la charla con Nacional Esquel!!!🔥
Emociona saber que este «Trovador» independiente y realmente autogestivo de la región, con esta banda de grosos en plena cuarentena nos empujen con energía a seguir cantando y contando nuestras cosas desde lugares no tan cómodos para lo establecido. Aguante Fueggo Inmenso!!!🔥

🔥Qué esperas para tener el cd…conseguilo ya en Ingrid Rockeria Kush .Tu Mundo. India TattooEsquel Sawko o directamente con Fueggo Inmenso🔥

«Biafra en el cielo de Esquel»

(Archivo: Noviembre 2010) El legendario músico y político Jello Biafra, fundador de la mitica banda Dead Kennedys y actualmente Jello Biafra and the Guantanamo School of Medicine, caminando junto a Marcos Alejo en la Plaza del Cielo, con el Centro Cultural Esquel Melipal de fondo, luego de compartir una charla en Nacional Esquel con la ayuda en traducción de Augustin Berman, previo a su presentación en Killarney S Esquel Chubut.
¡Gracias Jello, te esperamos nuevamente en Esquel!

🌟Don Ciriaco Catrileo🌟

(El hijo de dios en la Patagonia)

Una galaxia que anda caminando el infinito universo, mientras sus planetas y satélites dan vueltas en danza circular. La luna impalpable gira alrededor del planeta, coqueteando con los océanos que se casan y divorcian una y otra vez con las costas de los continentes.
Los animales, las plantas, nacen, se reproducen y mueren en las estepas, las llanuras, montañas y valles.
En tanto, la noche, a las afueras de Paso del Sapo, en la ribera de un puesto longevo y en pie, sentado en el cajón de madera, Don Ciriaco Catrileo, antiguo puestero de la zona, ceba un mate en silencio, mira el cosmos y el cosmos lo mira a Catrileo, ambos hablan la misma lengua.
Esta noche, en un rincón de la provincia de Chubut, la deidad encarnó una vez más, pero a diferencia de Buda, Jesús o Mahoma, a Don Catrileo no le erigieron ningún monumento, no le escribieron libros sagrados. A Don Catrileo nadie le reza.

«El pino madera de poesía»

(leyenda patagónica del árbol de tribunales de Esquel»

El silencio entre los trabajadores del edificio de tribunales es proverbial. Ni los leguleyos ni el personal administrativo se atreven a encarar el tema del Árbol de la esquina, a lo sumo alguno arriesga, de reojo cuando nadie lo está viendo, una tímida explicación tal como “lo dejaron ahí por que quedaba bonito” o “se desafiló el hacha del podador y no le pagaron mas por terminar el trabajo”.
Lo cierto es que ese Árbol está ahí, erguido, como sosteniendo sobre sus espaldas el denso peso de la ley. Su marrón madera y verde abrazo contrasta con la manada de ladrillos y delirio de cemento y vidrio ordenados para ordenar a los desordenados.
Pero siempre hay una pulsión ética en los nervios de la memoria que puja por liberarse de la soledad interior para refregarse en el compartir social, es por eso que les contaré brevemente mi experiencia investigativa respecto al flaco alto de la esquina de Alvear y Darwin.
Cierta noche a la salida del boliche, con algunas botellas de vino mordiéndonos la nuca, decidimos pasar por la casa de Eugenio Leguyán a buscar un par de palas, una soga, una linterna y dos sándwiches de mortadela y queso para amainar la travesía.
Al llegar a Tribunales, nos bastaron cinco minutos para convencer al sereno que nos dejara cavar un pozo al lado del Árbol ya que teníamos una firme hipótesis que debíamos corroborar. Pala y pala contra la tierra, cabeceando cada tanto cual mormón a algunos trasnochados que pasaban en auto, al llegar al metro y medio de profundidad, el suelo se abrió literalmente y caímos por un túnel rodando hasta dar en una galería natural desde a cual emergían diversas galerías en múltiples direcciones.
Envalentonados y mugrientos decidimos encarar algunas de las galerías siguiendo las raíces del Árbol de la esquina que, curiosamente, iban desparramadas una por una por cada pasadizo subterráneo. Llegamos primero hasta el final de una de las galerías, luego a otra y así sucesivamente hasta completar unas veintitrés caminatas tras la ruta de las raíces.
Todos, absolutamente todos los túneles naturales con sus respectivas raíces de provenientes del Árbol de Tribunales se entrelazaban con algunos de los arboles de las plazoletas de nuestra ciudad; y por esos brazos arrugados de madera notamos que no sólo savia corría, sino que unas luminosidades acompañadas de vibraciones o pulsaciones apenas perceptibles iban y venían desde las plazoletas hasta la esquina donde habíamos cavado el hoyo de ingreso. Eugenio y yo acercamos el oído a las raíces y nos conmovimos, se podía escuchar un susurro, un caudal de signos aparentemente auditivos que correspondían a un lenguaje jamás escuchado por nosotros (y tal vez por toda la humanidad), pero que entendíamos perfectamente, se trataba de un río de conversaciones entre los arboles de la plazoleta y el del edificio de la ley. Los de las plazoletas avisaban al de la esquina sobre los cuentos, poesías y leyendas místicas que los hombres van olvidando en la cotidianidad de la vida en ciudad, dejándolas caer y degradarse en el suelo. Los colosos de las plazoletas los absorben como al agua y los minerales, cuidan de esas historias y símbolos que construyen la diversa mirada del mundo, las alimentan y las llevan hasta los brazos subterráneos del Árbol solitario quien las bebe y en sus adentros las alimenta, engorda, nutre llevando esas poesías, leyendas y cuentos fantásticos hasta cada una de las pequeñas hojas que forman su follaje. Diez o veinte veces por día, algunas de esas hojas se desprenden del Árbol y van a caer en bolsillos, cabezas, techos de autos, de los vecinos de Esquel.
Cada tanto alguno de ellos, toma esas hojitas y entre su verdor se atreve a detener el trajín de los trámites diarios para leer la memoria de los arboles que es la memoria del planeta que a su vez es la memoria nuestra; entonces la poesía sigue viva y la magia no nos abandona en el Pueblo.
Casi a las seis de la mañana regresamos antes que comiencen a ingresar los trajes, las fojas y las caras serias a Tribunales, ascendimos por el túnel que caímos, nos estaba esperando el sereno con unos amargos mates para recuperar fuerza. Comenzamos a rellenar el hoyo de la esquina y cuando estábamos finalizando la tarea, el Juez Cristobal Cuervolón pasa con su panza prepotente y sonriendo antes de entrar a Tribunales nos dice:

– Eh, muchachos, ¿estuvieron comiendo tierra? Jajaja sigan así que son una poesía, parados así, al lado de ese yuyo.

Nos miramos de reojo con Eugenio, sonreímos cheroncas, y casi al unisono le respondimos a la panza y al Juez:

– Eso mismo, Señor Juez, de eso se trata, de Poesía –

💡Play Esquel, para comunicArte💡

Hace más de una década, con la Diseñadora Gaby Novas lanzabamos en Esquel y la Comarca Andina «Play Esquel» revista mensual de interés general, con la inestimable colaboración de muchas y muchos.
La idea fue crear una agenda alternativa y que salga del acartonamiento mediático.
Se sostuvo durante 4 años gracias a los suscriptores y comercios de la zona, sin pauta oficial, ya que los gobiernos municipales y provinciales no consideraron un buen material para apoyar. Tal vez tenían razón y no era un buen producto comunicacional. 🤷🏿‍♂️🤷🏿‍♂️🤷🏿‍♂️🤷🏿‍♂️

“Bastantito”

(Etimología e historia del idioma esquelenses)

Harto conocimiento adquirimos en los claustros escolares y posteriormente en recintos universitarios acerca de las mediciones en tanto longitud, peso, valor, etc. que determinan, clasifican, estructuran nuestro mundo espacio forma en una universalidad de referencias semánticas, geométricas e hijas de la álgebra que a veces olvidamos otras posibilidades de mediciones paridas en el seno de culturas aparentemente en vías de desarrollo científico tecnológico.
Precisamente y al respecto, nuevamente Esquel es punta de lanza en materia de innovación tecnológica lingüística aportando al mundo todo uno de los términos más aclamados por el mundo de la ciencia: “Bastantito”.
Acerca del mismo, ilustres investigadores y personalidades de renombre en la ciencia se han expresado al término y a al pueblo que le dio origen:

* “…Luego de conocer el témino Bastantito en un asado de potro en Esquel, no me quedó más remedio que hacer un rollito con la teoría de la relatividad y metérmela en el culito…” (Albert Einstein)

* “…Por la felicidad que me provoca la aparición de la palabra Bastantito en el lenguaje científico bailaría en una pata, pero por razones que ustedes sabrán comprender, me abstengo del bailongo…” (Stephen Hawking)

* “…Ahora ya sé que contestar a los periodistas cuando me pregunten mi edad…” (Mirtha Legrand)

La aparición de la palabra “Bastantito” se remonta a principios del siglo XX cuando el almacenero y dueño del primer almacén de ramos generales en Esquel llamado “Resfalón de escarcha”, Don Tito Catrileo pierde camino a Costa de Lepá la balanza y la regla tradicional del negocio no encontrándolas nunca más. Este hecho no amaina ni sosiega el espíritu comerciante y emprendedor de Tito Catrileo quien decide continuar con la venta de yerba, fideos, tabaco y otros vicios a la paisanada de Esquel y la región, pero ante el faltante de las herramientas necesarias para medir y pesar la mercadería, opta por utilizar el sincero y estricto deseo de cantidad estipulado por los compradores.
Es decir, ante un pedido de mercadería Don Tito iba midiendo con la regla o sirviendo en una bolsa, según se tratara el producto solicitado, mientras el comerciante iba preguntando cuantos bastaban para completar el requerimiento del comprador y éste iba indicando bantan tanto, Tito o bastan un poco más Tito, cuanto bastaban para completar el pedido. El Astrólogo evangelista, el Pelotari senegalés de la Asociación Española de Socorros Mutuos Esquel Ricardo de Oro, lo describe exhaustivamente a través de un ejemplo en el párrafo del capítulo XXX “La luna está más lejos que la mierda” de su libro sobre Astrología llamado “Sosteneme el telescopio”:

“…Y al entrar el cliente al almacén de Don Tito Catrileo, este fue el memorable dialogo:

– Tito: Buen día, Don ¿qué le sirvo?
– Cliente: Un poco de yerba, Tito.
– Tito: voy echando en la bolsa, digame cuanto le basta.
– Cliente: Como no, Don Tito.
– Tito: ¿Ahí está bien?
– Cliente: Bastan un poco mas, Tito.
– Tito: ¿Ahora como va?
– Cliente: Un cacho mas bastan, Tito
– Tito: ¿Estamos?
– Cliente: Ahí bastan, Tito.

La sumatoria de clientes y el uso prolongado del “Bastan, Tito” para distintos tipos de productos lograron unificar los criterios de cliente y comerciante en el almacén, hecho que se reprodujo en muchas otras actividades comerciales de la región…”

De esta manera llega hasta nuestros tiempos el uso sistemático, coloquial y extendido entre los pobladores de Esquel y el oeste patagónico de Chubut, del término “Bastantito” que expresa una distancia y un peso acorde a las exigencias subjetivas percibidas sensorialmente por un individuo particular; es decir, ni más ni menos, ni poco ni mucho, sino simplemente “Bastantito” y a lo que algunos osados Poetas de Esquel le suelen agregar un vocablo de sentencia fuerte que clausura toda otra posibilidad de errar en la medición requerida y de esa manera viviendo o siendo turista en Esquel, junto a nosotros usted puede aprender a hablar mucho más mejor que la mierda:

“Bastantito, nomá”

“Los domingos a la mañana soy multimillonario”

(Ostentación de otoño)

Estuve sacando la cuenta de toda las ganancias que acumulo un domingo por la mañana y, la verdad, me da vergüenza ostentar, pero me veo en la obligación de compartir mi riqueza con ustedes:

– Racimo de sol derritiendo la escarcha guacha: 100.000 mimos al corazón.
– Mate amargo con vapores danzando alrededor de la bombilla: 500.450 calorcitos al alma.
– Vieja radio Noblex 7 mares de mi Abuelo bostezando tangos y milongas: 3.570.662 abrazos a la memoria.
– Despelote de libros y discos hacia los cuatro puntos cardinales: 3.770.242 nutriciones al pensamiento.
– Tres hijes con legañas y fiaca, con manda de amor, antes de salir a jugar al patio a liberar América: 5.555.020 esperanzas al futuro.
– Gorriones, colibríes, chingolos, comesebos patagónicos, comiendo el alimento que los nenes le ofrecen cada mañana: 2.567.920 mimos a la Vida.
– Manada de arboles varios trotando el horizonte de Montañas con barba blanca: 3.890.207.2087 caricias al Ser.

Declaración jurada de Calaverita Mateos presentada ante el Órgano de Registro de Tarambanas Insulsos sin Vocación de Amor (O.R.T.I.V.A.), para enseñarles que cada uno de nosotros, si nos proponemos, podemos ser multimillonarios a nuestra propia manera.