“Patricia Mora”

(El sueño de cantar opera)

Hace algún tiempo leí por ahí que la cantante de Elesium tenía un sueño que era el de cantar opera. La invité a Radio Nacional Esquel a que, en parte, nos convide parte de su sueño a capela y realmente nos maravilló…autodidacta, arriesgó sin temor alguno a hacernos disfrutar de dos pasajes liricos extraordinarios que en breve compartiremos en video.
Mi sueño, que algún día se encuentren con Elda Victoria Griffiths para que se conozcan y Elda pueda brindarle parte de su enorme conocimiento.
Directamente desde Gualjaina, Chubut, el Arte sigue sorprendiendo…gracias, Patto Symphonia!!!

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

“Alfredo Luis Cecchi”

(Tras la huella socialista en la Patagonia)

Días atrás nos visitó en Radio Nacional Esquel, Alfredo Luis Cecchi en virtud de la presentación de su libro “Tras la huella socialista en la Patagonia” en la Biblioteca Municipal de Esquel.
Gracias María Jesús Ochoa por compartir con nosotros la visita.
Pronto video de la charla.

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

“Claudio Cannavo”


Recuerdo de la reciente visita de Claudio Cannavo (bajista de la Mississippi a Radio Nacional Esquel junto a Rudy Murua. No solo hablamos de Blues y música en general, sino que Claudio se sumó a una distendida charla, mate por medio, con la mejor onda.
Gracias Rudy como siempre por apostar al blues en Esquel y contar con Radio Nacional para honrarnos con tan grandes visitas.
Pronto video de la charla.

pd: Queremos a Claudio como co equiper de la radio en sus visitas a Esquel!!!

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

“La mala de los bares”


Ella parece mala, pero no…
ella llora en los bares, sola
ella parece mala en los bares donde sufre

Ella quisiera
ahogar sus lagrimas en las islas Baleares,

Novios y amantes han gambeteado su tristeza
sin detenerse a leer
los signos que paren las penas.

Ella parece mala, pero no…
ella llora en los bares, sola
ella parece mala en los bares donde sufre.

Corazón de grosella, le dije al abrazarla
vamos a equilibrar nuestras almas

Ella parecía mala, pero no…
ella lloraba en los bares, sola
ella parecía mala en los bares donde sufría,

pero no.

sólo hacia malabares con su vida.

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

“Soy esquelense porque….”

(Feliz 111 años bello Pueblo de Esquel)

* Me parece una bosta el Muñeco de nieve, pero igual lo quiero por bizarro.
* Uso la filosófica frase “Dijo el otro”.
* Suelo cerrar mis frases con el término “Bolò”.
* Hablo a la velocidad de la luz del sol y entredientes, pero me importa una chota.
* Me enfrié el orto haciendo culipatìn en La Hoya y en las calles nevadas de la ciudad.
* Me eché un cloro en el Río Percey o en el lago y puse cara de boludo para que no se den cuenta.
* Cada vez que me enojo esgrimo “La Concha de tu Pico”
* Cuando algo me parece demasiado, digo “Yaaaaaaaaaaa”.
* Me gusta el cordero y aguante la grasa del capón, carajo!
* De vez en cuando me pego un atracón a pura torta frita.
* Extraño “La Barraca Pub”.
* putiè a dios cuando me pinché con un abrojo.
* Me gusta escuchar el “tac-tac” de las bandurrias.
* Maté un tábano de un certero sopapo.
* Charlè con Artemio Bock y saludè a Senovia.
* Conozco el Pacheco.
* Estamos convencidos que el Capón es un plato gourmet.
* La Torta Frita esquelense tiene que ser santificada por el Vaticano.
* Orgulloso de tener una rotonda con 8 calles que se desprenden de ella.
* Vi los Bicivoladores en el cine Coliseo.
* Me clavé unos deliciosos helados en Heladería Mayor.
* Puse mi culo tardes enteras haciendo roncha en en borde de la ventana de la Bolsa de Ski.
* Por ser tan paradójicos como tener una carcel en la calle Libertad.

(Esquelenses, un hermoso lugar para los que nacieron y los que lo eligieron como hogar, tod@s tienen el mismo derecho y libertad de disfrutarlo en paz y amor)

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

“Labios guardianes de la lengua”

(Leyenda patagónica)

Quienes han pasado como simples turistas por esta zona, principalmente por Esquel o también han optado por estas tierras para vivir, suelen observar dos fuertes características. Una, el desbordante caudal de bellezas naturales que se multiplican con cada parpadear. Otra, la parla de los esquelenses con ese particular modo de hablar entre dientes dejando los labios prácticamente cerrados como puñalada de tacho por donde las palabras florecen a una velocidad notablemente veloz.
Los puristas del lenguaje, el ala fundamentalista del ISER y el departamento de marketing de publicistas de la empresa de dentífricos Colgate no sólo se refieren a nuestra manera de hablar de manera peyorativa, sino que incluso algunos intrépidos han llegado más lejos aún, presentando denuncias penales contra todos los ciudadanos de Esquel por malformar el lenguaje castellano y promover la incomunicación entre los patagónicos y el resto de la Argentina. Recordamos un tramo del prólogo escrito por el reconocido Locutor Eduardo Aliverti en su libro “Hablan para la mierda”:

“…Y al llegar a ese lugar en donde se dan la mano la estepa y la cordillera, estaban ellos, los esquelenses. Qué pedazos de hijos de puta, de modular los labios ni hablemos con estos conchudos…”

Si bien el libro tuvo un relativo éxito entre los alumnos más chupamedias del ISER, un libro de menor tirada y prepotencia caló hondo en las nuevas escuelas teóricas lingüísticas de América Latina, escrito por Sergio Clitor Isabio, el Doctor en Lenguas de la Universidad de Esquel, Conches Upico, llamado “Aliverti…¿So pesao?”, donde refuta una a una las posturas tendientes a legislar y uniformar el lenguaje, esbozadas por el Locutor antes citado.
A continuación un extracto de la obra de Clitor Isabio, del capítulo XI, titulado “Con mi boca hago lo que se me canta el orto”:

“…En estas tierras, antes que la fauna intelectual del mundo comenzara a esbozar los peligros de la globalización, no sólo en la economía, sino en a cultura y principalmente en el lenguaje, nuestros ancestros, abuelos y padres supieron que el pensamiento único venía por nuestras simbologías, por nuestra oralidad, primer y último bastión de la identidad de los Pueblos. En virtud de este temor, por precaución, nuestros antiguos pobladores comenzaron a hablar con los labios cerrados para proteger las palabras, brindarles calor, prepararlas antes de ser evacuadas de la cavidad bucal, para que salieran con coraza y espada a defenderse del ataque globalizador y uniformante, como así también la verba rápida y ensimismada tiene su lógica en el crear lazos y unión, sin dejar mucho tiempo y espacio entre cada palabra, para que la unión y velocidad de las frases tengan más fuerza ante el embate de los malignos deseos de uniformar la lengua que el sistema neoliberal ha decidido llevar adelante…”

En la actualidad, libros de Aliverti suelen verse en las bibliotecas de los gendarmes del lenguaje o como anotador de chin chon en algunos geriátricos del conurbano bonaerense. Lamentablemente, ejemplares de la obra de Sergio Clitor Isabio no se encuentran ya, tal vez están celosamente guardados en humildes y fortachonas bibliotecas populares o familiares de Esquel y la región.
Lo cierto es que el impacto de la teoría esgrimida en “Aliverti…¿So pesao?”, se puede saborear con la simple, exótica y bella forma de hablar de los esquelenses, en donde la verba viaja y se confunde con el mismísimo viento patagónico.

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

“Fernando Estarque” Tangos lunfas


Extraordinario tanguero de Buenos Aires, Fernando Estarque, que tuvo la amabilidad de regalarnos un sábado al mediodía estos geniales tangos callejeros.
Gracias, Fer !!!

Aquí otros temas:
https://www.youtube.com/watch?v=9UF_bIEkC6Q
https://www.youtube.com/watch?v=1zpIHzMff_g

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

“Besos en la espalda”


Sólo un beso en tu espalda, fragancia de una noche de colchones maltratados y un “no me digas chau si es que no volverás”, me duelen como uña encarnada en el bobo.
Que fuleros son los guaches que la ironía nos tira al cogote de los recuerdos. Vienen con la frente arriba y los colmillos con hambre de gol.
Una habitación de un departamento sin ton ni son, en aquel barrio con zombies de películas viejas barriendo soledades en las veredas salpicadas de vinos y tiempos perdidos.
Vos, con un container de corazones rotos, colgados como collar de perla en tu vanidad sin fronteras. Yo, haciendo equilibrio entre el whisky de los solos y el ron de los no quiero compromiso.
Pero esa boca que vendía esperanzas en cuotas, junto a la mirada de tus pezones que reclamaban mimos eternos, reescribieron los renglones de mis egos de llanero solitario en bicicleta aurorita.
Y no quería irme, pero los cobardes tropezamos siete vidas con la misma bombacha, y me fui como cualquier otra noche.

Sólo un beso en tu espalda,

fragancia de una noche de colchones maltratados y un “no me digas chau si es que no volverás”, me duelen como uña encarnada en el bobo.

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar