“Duende de la Música”

– Nación Ekeko Hoy en Esquel –

Agradecimiento de corazón a Diego Perez creador, compositor, productor del duende musical Nación Ekeko por la maravillosa charla en Cervecería Heiskel, surfeando palabras por la world music y la política con ganas de seguir.
No se pierdan esta noche a las 21:30 horas en el Centro Cultural Esquel Melipal a quien considero, junto a Damon Albarn, los músicos más innovadores en la escena musical con raíces ancestrales junto a la electrónica y la experimentación.
Placer de compartir la charla, también, con mi querida cumpa del alma Veveki Veroki Barrera

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

“Love me Tender”

(La leyenda patagónica que inspiró a Elvis Presley)

La historia del mundo del rock está salpicada por fraudes y plagios famosos, pero tal vez el más conocido es el de la canción “Love me Tender” popularizada por Elvis Presley y que guarda en realidad un secreto que hecha por tierra al icono Rey del Rock.
El Editor, Periodista del Rock y biógrafo oficial de los Parchis, Hector Armas escribe en su libro “Sexo, tortas fritas y loncomeo” describe en el capítulo 156:

“…Según el documento encontrado en el archivo histórico de Esquel, existe una fotografía media borrosa, pero que no se presta a dudas, tomada por la Astróloga y Fotógrafa Luz Soria, en donde en 1942 se ve a una persona asomarse desde la ventanilla del Viejo Expreso Patagónico para observar un tendedero abrazado por el loco del pueblo, conocido como Calaverita Mateos, quien diariamente caminaba por nuestras calles cantándole baladas románticas a un oxidado tendedero. Según Juan Manuel Peralta, viajante asiduo de este tren, contó al bajar que aquella persona que quedó estupefacta ante el loco esquelense era nada mas ni nada menos que Elvis Presley y que alcanzó a leer que en una libretita anotaba Love me Tender en alusión al amor que había observado entre aquel poblador de Esquel y su tendedero de metal…”

Todo lo que vino es harto conocido, Elvis Presley grabó la canción que lo catapultó al estrellato sin mencionar jamás a su verdadero creador e inspirador, Calaverita Mateos. Por suerte, abogados de tachable moral como Lali y Juampi Sarquis han logrado demandar a la compañía Sony por los derechos de la canción Love Me Tender y todo lo recaudado será destinado al Centro de rehabilitación para rockeros adictos al neneo, ubicado en Gan Gan.

– Fin –

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

“Mi universito”


Mi pedacito de universo es modesto, tiene pocos planetas con seres escurridizos, uno que otro satélite, lunas poetas y soles que labran la tierra.
Mi pedacito de universo es sencillo y de vez en cuando alguna estrella fugaz deja cumplir algún sueño.
Mi pedacito de universo no lo conoció Carl Sagan, pero si la vecina de mi barrio que me gusta y no me conoce, pero eso es más cósmico para mi que un millón de super telescopios.

– Basado en un dibujo de Severi.

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

“Los Conans – Radio Durango”


Qué más se puede pedir hoy!…tenemos el nuevo disco de la enorme banda esquelense Los Conans “Radio Durango” a través de Traum Records, con la inmensa labor de Pablo Martinez y Pablo Bersier.
Podés tener tu disco aquí:

https://traumrecords.bandcamp.com/album/radio-durango

Felicitaciones a Los Conans!y gracias por rockear Esqueletor!

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

“Besos en la espalda”


Sólo un beso en tu espalda, fragancia de una noche de colchones maltratados y un “no me digas chau si es que no volverás”, me duelen como uña encarnada en el bobo.
Que fuleros son los guaches que la ironía nos tira al cogote de los recuerdos. Vienen con la frente arriba y los colmillos con hambre de gol.
Una habitación de un departamento sin ton ni son, en aquel barrio con zombies de películas viejas barriendo soledades en las veredas salpicadas de vinos y tiempos perdidos.
Vos, con un container de corazones rotos, colgados como collar de perla en tu vanidad sin fronteras. Yo, haciendo equilibrio entre el whisky de los solos y el ron de los no quiero compromiso.
Pero esa boca que vendía esperanzas en cuotas, junto a la mirada de tus pezones que reclamaban mimos eternos, reescribieron los renglones de mis egos de llanero solitario en bicicleta aurorita.
Y no quería irme, pero los cobardes tropezamos siete vidas con la misma bombacha, y me fui como cualquier otra noche.
Sólo un beso en tu espalda,fragancia de una noche de colchones maltratados y un “no me digas chau si es que no volverás”, me duelen como uña encarnada en el bobo.

– Fin –

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

“El turismo místico en Cushamen”

(Leyenda patagónica)

El espacio y el tiempo son caprichos del destino. Esta afirmación se hace carne en un pueblo de Chubut, Cushamen, arrojado por la historia en las entrañas de la meseta patagónica.
Quienes conocen la localidad saben que existen dos rutas en sus imaginarios extremos, el ingreso a Cushamen es un camino de ripio y arena que se confunde, al poco tiempo de adentrarse, con la calle principal. Otra, la que oficia de egreso del pueblo, también la constituye la misma materia prima, pero la diferencia entre ambas arterias está dada por el efecto que produce en los peregrinos que llegan al lugar, como las consecuencias al partir del mismo.
La ruta que desemboca en Cushamen, cuentan, proviene de una línea recta desde el sol, aunque nadie se ha atrevido a buscar su origen. El camino que se exilia del caserío al parecer concluye su estático recorrido en el lado oscuro de la luna.
Quienes llegan a @Cushamen perciben místicamente el momento exacto del nacimiento, de la concepción propia, en cambio aquellos que dejan atrás el pueblo por la única ruta que vierte la despedida sueñan despiertos con el último suspiro de sus vidas.
Los pobladores de Cushamen son maestros en el conocimiento del karma, pero los turistas desprevenidos se encuentran en la bifurcación de la existencia, ya que la razón no alcanza a rasguñar la comprensión del tiempo y del espacio sin el bozal del tradicional saber.
En Cushamen, aun no se sabe con precisión si la muerte es el nacimiento y si éste es el ocaso de la vida. En el transitar de sus caminos principales, tal vez, está el secreto celosamente guardado por todas las religiones de la historia.

– Fin –

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar