🔥 Más Turbación 🔥

Tour solitario por los senderos del goce
artesanía de las manos en el barro de carne
lluvia de labios prohibidos sin jaula
labio agricultor en la primavera de tetas
culos caleidoscopios lloviendo entre los dedos
lengua húmeda danzando con clítoris lejanos
río de lava buscando la certera incertidumbre
ego que emana salpicando egos
volcán que florece en manantial de leche
agua densa y blanca untando la piel
explosión de vida que muere al instante
grito valvular de la vulva libre
placer del falo de la isla del fin del mundo.

🦜 La Concha de la Lora 🦜

🏝 Turismo del fin del mundo 🏝

Destino que combina, playas verdes y el inconfundible sentimiento de haber sido enviado repentinamente muy, pero muy lejos.
No sos el unique, no te sientas sola ni solo, vení, disfruta del establecimiento La Concha de la Lora, atendido por su propio dueño, el ser más enviado a destinos concheloriles del mundo 🌎

💩🍓 Pedos con olor a frambuesa 🍓💩

Señora, señor, no le tengan miedo a las telarañas que cuelgan de las nubes panzonas, no hacen daño, sólo que son gruñonas por las mañanas, cuando el viento trae pedos de frambuesas desde las montañas del lago sin superficie ni fondo, allí donde los aldeanos fabrican flatulencias frutales para joder a los que se enojan por el bochinche de los niños y las niñas en las veredas.
Cada vez que usted se enchincha, las cejas se arrugan y caen dos pelitos de la misma en la espalda de las libélulas arquitectas y con ese pelambre cejeril, edifican colmenas para elefantes jubilados, donde aprenden a tejer telarañas con los hilos de las penas de la lógica, luego las cuelgan de las nubes panzonas y se vuelven a dormir.
Es por eso, señora, señor, que le sugiero no se enoje por enojarse, anímese a tirarse pedos de frambuesas y verá que al menos dos o tres sonrisas diarias cosechará en la cola del banco, en la fila del supermercado o en la ronda de los familiares y amigos a orillas del difunto que se fue para siembre sin saber que divertido son los pedos frutales en las reuniones de escribanos, abogados y directores de instituciones estatales.

❄💧La gota y la helada 💧❄

El hielo que fue patrón por la noche, ordenó a sus soldados, en forma de gotas, que se cuelguen de las ramas y vigilen desde allí el exilio de las almas nocturnas hacia sus madrigueras, mientras desde atrás de las montañas despabila sus pestañas doradas el sol.
La helada ya es casi charco. La bohemia y los secretos cubren sus historias con la sábana del ayer, mientras que en una ramita guapa y joven del árbol más viejo del jardín, sostiene a duras penas sus últimas manitos frías una gota que fue hielo un rato antes, que será el brindis de la vida minutos más tarde en las raíces del árbol que no siente compasión al verla caer para siempre.

Proyecto Identidad cultural en Esquel

Proyecto Identidad cultural en Esquel

Quiero anunciar que pedí la banca del vecino en el Honorable Conejo Delirante de Esquel, para presentar el proyecto cultural

«¡Qué Pelotude, No Revisé La Bombilla Del Mate!»

Para declarar patrimonio identitario esquelense, al acto de preparar el primer mate de la mañana, succionar la primera infusión y, poniendo cara de asco y posterior escupitajo de la tijereta hacia el exterior de nuestro garguero, al tiempo que, frunciendo ceño y nariz, decimos:

«¡Qué Pelotude, No Revisé La Bombilla Del Mate!»

Queremos destacar la idea unánime del cuerpo legislativo local, de crear el Campeonato nacional de «Escupí la Tijereta que Tapó la Bombilla y Embocala por un Sueño» para declararlo también como deporte de Esquel.

✌🏿💪🏿 El Pingüino del Pueblo 💪🏿✌🏿

No soy de enguarcharme a las efemerides, pero ayer de refilón chusmié que era el día del Vecino, Vecina, e inmediátamente se me arremolinaron recuerdos de los distintos lugares donde viví y, realmente, siempre tuve la suerte de vivir en barrios con buenos vecines, a pesar de ser yo bastante antisocial, me pareció ahunar recovecos en la memoria en alguien que sea la referencia de lo que considero, modestamente, un buen vecino o vecina. No tardé mucho, inmediátamente amaneció, como los amaneceres tempraneros, allá por la calle Chacabuco al 1500, cuando vivía con mis viejoos, donde viven mis viejos todavía, en donde lo primereaba al sol o, en asperos inviernos,mientras la nieve le blanqueaba la capucha y los tobillos se escondían bajo la blancura, hachando leña y cargándola en el camión a brazo pelau nomá, a horas en que la ciudad toda seguía babeando la almohada.
Si, adivinaste, te hablo del gran Pin, el Pingüino Contrera, el rústico del San Martin, tal vez una de las personas más laburadoras y fanas del fútbol que conocí. Aun me recuerdo en la adolescencia volviendo de la Barraca Pub a las cuatro y media de la mañana, haciendo slalom por la calle a causa del embotellamiento y, no precisamente de autos, mientras lo veía al Pin ya laburando a pleno y cruzábamos alguna palabra (Sospecho que yo balbuceaba y el se hacía el que me entendía) en las que yo alucinaba ya que él venía a a las cuatro para poder terminar de cargar el camión de leña, repartir y así tener tiempo de jugar al fútbol (todo esto lo sigue haciendo) y siempre con un chiste, una broma, sin aflojarle un segundo al revoleo de la leña a la caja del camión.
Qué se yo, seguramente no será noticia en los diarios, no tendrá su espacio en los canales de televisión, no me importa por que el Pin ya ganó, pero les aseguro que en el barrio y más allá de esas fronteras ciudadanas, al Pin se lo respeta, se lo admira y se lo quiere un toco, como sigue hoy en día honrando y cuidando a su padre Don Manuel, mientras Doña Lala lo mima desde algún lugar del universo.

“Carta de Nicole Kidman a Calaverita Mateos»

(Los amores de un guacho pulenta, ah re)

Paris, 5 de junio de 2021

Hola, mi Bomboncito relleno con grasita de capón, Calaverita de mi corazón, me encuentro por estos días en París, esperando un turno con el Pedicuro, Jean Louis Pategrass, para hacerme tratar los juanetes esos de la pata izquierda que tanto te molestaban cuando te rascaba el cogote de noche.

Estoy un poco embolada, te cuento que el hincha concha de Tom Cruise parece que se peleó con su actual pareja y otra vez me anda revoloteando el ala, pero ya le dije mil veces que tengo un amor, un único amor, el amor y ese sos vos. Sucede que Tom Cruise sigue celoso de vos ya que recuerda el día que yo te eché el ojo en el festival de los premios Oscar, donde obtuvo el premio a mejor actor por Mission Impossible.Recodas, Tom y yo íbamos entrando por la alfombra roja cuando de repente saltaste las bayas, gambeteando policías, absolutamente desnudo, sólo con un cartel colgando en la punta de la chota que decía:

“The óscar nou éxist, mang the pélotuds yánkis, The iunic óscar what really váling the pena is the Oscarin Pacheco from Esquel”

Por supuesto, los guardias de la seguridad privada del show de los Oscars te agarró de las bolas y te sacaron en menos de diez segundos de la alfombra roja, pero antes de meterte en el carro policial, alcanzaste a recitarme el poema que me robó el corazón y me enamoró por toda la posteridad de vos:

“Oh, esbelta y bella colorada enruladapor vos, los hombres todos están muertosy nuestra duda se hace palabra¿la de abajo también usa ruleros?”

Solté de inmediato la mano de Tom Cruise y corrí hacia vos, esquivé la gente, le metí un par de tetazos a los policías que te querían encarcelar y nos escapamos por los suburbios de la gran ciudad.Luego, vivimos ocultos en distintos lugares del mundo haciéndonos pasar por hippies, fabricando muñecos de Segio Denis con pañales usados, convirtiéndonos en millonarios en cinco meses con 45 franquicias internacionales.

Luego, la vida y nuestros trabajos nos distanciaron por un tiempo, pero mi amor por vos crece cada día mas y mas.Bueno, Calaverita hermoso, me despido con un fuerte abrazo y un beso en tu nalga derecha, esa que tiene el lunar al lado del tatuaje de Mirtha Legrand haciendo surf, y no te olvides, por favor, de pedirle a Chancho Vuela si se copa en hacerme una ilustración de Pablo Bauman, mientras hace la vertical y se clava medio bols de ensalada de radicheta con brotes de neneo hecha con las recetas de La Encrucijada Trevelin ya que quiero colgarlo en la napia de la estatua de la libertad en rebeldía para con el aumento abusivo del precio de la palta.

pd: Te ama eternamente, tu cachufleta colorada, Nicole.

👋🏿 Ndía 👋🏿

(Taller intensivo para hablar idioma esquelense mucho más mejor)

Para los recién arrimados a nuestra ciudad, turistas que andan pasando por estas tierras y los que deseen adentrarse en los engranajes del idioma esquelense, la Universidad de Esquel Conch Supic, a través de su Cátedra de Lenguas dirigida por el Lingüista Sergio Clito Risabio, ofrece a todos las posibilidad de aprende a saludar a los vecinos apenas se comienza el día:
El saludo comúnmente utilizado en Argentina a lo largo y a lo ancho del país, durante las primeras horas del día, es el reconocido y afamado:

“Buen Día”

Pero lo convocamos a que camine nuestras calles, pare bien las orejas y deténgase con mucha atención a escuchar cómo nos saludamos los esquelenses en la mañana.
En primer término, colocamos la lengua apoyada sobre el paladar ejerciendo una presión, si bien suave, con una firmeza tal que al soltarla para pronunciar la primera consonante, ésta tenga una fuerza sonora notoria.
De este modo, observaremos que la otrora “D” del saludo, es sustituida por una “N” con proyección, aunque algunos lingüistas disienten e indican que se trata de una “Ñ”, aunque dicho debate no está saldado.
A continuación, debe acompañarse estas dos o tres letras “N” pegadas y sucesivas con una, ahora si, letra “D” que nace en el despegue de la lengua y el paladar, e inmediatamente se acentúa una “Í” que establece un punto de inflexión en la palabra en cuestión que también debe ser acompañada por, al menos, dos o tres letras “I” mas, pero en este caso la sucesión va en descenso sonoro para chocar con otra letra vocal, la “A”, que da cierre a la palabra popularmente conocida en Esquel y alrededores como el saludo matutino:

“Nnndíiia”

* A modo de agregado, en lo posible y para reforzar nuestras originarias características esquelenses saludatorias, debe acompañarse el saludo con un leve cabezazo hacia abajo.