“Comienzos de Heiskel”


Allá por mayo del 2011, Randal Nicolas Williams proyectando el futuro de Cervecería Heiskel, una de las empresas locales que más creció y apostó a Esquel en la generación de puestos de trabajo y a la difusión de las culturas, regionales, nacionales e internacionales.
Obra del Arquitecto, Marcelo Andrés Roberts

https://www.youtube.com/watch?v=QvyDGsXkTV0

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

“Juntamos piedregullo y mantenemos el equilibrio del mundo”

(Leyenda patagónica)

Los turistas y los recién arrimados a Esquel solían (suelen) mofarse de las palabras escritas en la carreta, algo tuerta de estabilidad, que reza:

“Juntamos piedregullo y…”

…sin poderse observar la completud de la rustica publicidad, aparentemente, estos gendarmes del lenguaje, superponían el orden y estructura de la ortografía por sobre la belleza estética y la nobleza de un trabajo ejercido por dos hombres a quienes el tiempo tirano que nos rige no pudo alcanzarlos con su zarpaso de agujas y engranajes.
Lo cierto es que fueron pocos, me atrevo a contarlos con los dedos de las manos y los del pie izquierdo, quienes se acercaron hasta la mejilla derecha escrita de la precaria carreta para esforzarse en leer o preguntarle a ambos trabajadores, cuales eran las palabras que no alcanzaban a divisarse luego “Juntamos Piedregullo y…”.
Una vez, junto a Artemio Bock, mientras estábamos realizando un mapa cartográfico de los postes de luz de la ciudad más propicios para escribir declaraciones de amor, vimos pasar la carreta y no desperdiciamos la oportunidad. Una vez al lado del carruaje ya detenido, ante la pregunta sobre el faltante de la frase, el amable hombre respondió con el tiempo de la patagonia que ahí dice (o decía):

“Juntamos Piedregullo y mantenemos el equilibrio del mundo”.

Continuó el Señor, comentando que todas las localidades del planeta tienen una o mas carretas, dependiendo de la cantidad de habitantes, que están encargados de trasladar, mover, cambiar de posiciones las piedras (de todos los tamaños) de una calle a otra, de una casa a otra, de barrio en barrio, para que el eje del globo terráqueo no cambie y mantenga su estabilidad en la órbita de la galaxia y de ésta en el complejo mundo en expansión.
Inmediatamente recordé que, efectivamente, siempre andaban de acá para allá con la carreta trasladando escombros, piedras, pero sin perseguir fines de lucro, sino un fin muchísimo mas altruista. Resguardar la seguridad de un planeta, en este caso, la Tierra.
El querido Artemio Bock se llevó este secreto consigo a otros planos de la existencia. Yo lo mantuve hasta ayer, ya que al salir de la terminal me topè con la carreta heroica y su no menos heroico conductor. Me sorprendió ver sólo a uno de sus ocupantes. Me acerqué. Me reconoció con una débil, pero honesta sonrisa. Antes que alcanzara a preguntarle sobre su compañero, el hombre me dijo que su amigo había cumplido una tarea colosal y efectiva en Esquel, por este hecho, las fuerzas que diagraman el universo le habían encomendado una labor de mayor responsabilidad, la de mantener el equilibrio de la Vía Láctea y, que si me esforzaba yo en las noches despejadas, podía observar en aquella constelación pequeños movimientos de las estrellas. Pues bien, era la señal que la labor se estaba llevando a cabo como corresponde.
No estoy plenamente convencido si hago bien en revelar este secreto que mantuve durante tantos años, pero creo que si un porteño apurado que no comprende el tiempo y el lenguaje de los coirones, o un turista que solo anda de paso, se ríe de una falla ortográfica en una carreta, me gustaría que regrese a su casa sabiendo que hay oficios en el mundo que están más allá de los gendarmes del lenguaje.
Antenoche faltó una estrella en la Cruz del Sur, pero anoche colocaron otra en el lugar faltante. Gran labor la de este Vecino.

– Fin –

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

“Sueño, espejo y va”


Sueño que despierto, recuerdo, entonces, un hombre que soñaba que despertaba recordando que se soñó, soñando.
Si los sueños no envejecen ni mueren ¿Cuántos sueños me soñaron en la vida?.
No estoy seguro si soy el soñado o el que sueña, si soy el que no es, pero que está.
En fin, soñando vivo, vivo soñando.
Soy aquí lo que allá me imaginan y así sucesivamente mientras la expansión del universo lo permita.

– Fin –

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

“Discursos dis cursos”


Adentro, en el salón calefaccionado de conferencias, se sube al atril, acomoda el micrófono, bebe agua de la copa y cual pastor de medianoche en la televisión ensaya una sonrisa de plástico en rostro de roca, escondiendo detrás de la calma new age los colmillos de los lobos de Wall Street. Sus palabras enjuagadas en lavandina, inodoras, insípidas, adormecen, distraen la atención de lo central, mientras internamente desea el fin de la conferencia para ir a jugar al más cínico con los amigos hienas que ríen, feas, sin lograr saciar su gula de sudor y lágrimas trabajadora. Sabe que hay poco tiempo entre el atril, el auto alta gama, el hoyo de la cancha de golf, el caviar y el champagne extra brut, antes de tapar a su hijo con la colcha suiza, suave, comprada en el último viaje a Europa, ya que mañana el niño debe jugar con sus caballos importados en la estancia.
Afuera, en la vereda, se sube al cajón de manzanas vacío, acomoda en el paredón un tetra con algo de vino barato, cual acomodador de góndola de supermercado, al cual ya hace mucho no entra. Sus labios tiritan de frío, ese frío que no deja hablar ni putear, mientras desea que una changa milagrosa le llueva hoy para poder echarle un caracu al guiso del rancho de familias sin trabajo que habitan la esquina, para luego tomarse un Toro tinto en caja, un cacho de pan, y cubrir con lonas y trapos viejos a su hijo que mañana debe levantarse temprano a jugar que maneja un camión, que en realidad es el carro para cartonear y llevar el puchero a la esquina fría, otra vez.

– Fin –

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

“Mandala a guardar”

(Sutra del Poto nació en Esquel)

Siddharta Gautama, más conocido como el Buda, no encontró la iluminación en la India, la verdadera historia cuenta que lo logró en Esquel en su viaje místico para adquirir las enseñanzas del Gurú patagónico Eduardo Milani, cuando, pasando por el costado de la cancha de Ceferino escuchó la frase proveniente del mediocampista “Poca Soda” de San Martin a su delantero “Fuente de achura” al colocarle un pase de gol en el area chica:

“Mandala a guardar”

e inmediatamente supo que la revelación universal estaba en el “Sutra del Poto” hijo de la iluminación en Esquel y desde allí para todo el mundo, entonces creó el famoso “Mandala a Guardar” para colgar en las paredes de los hogares y el místico Sutra del Poto para entonar todas las mañanas en el camino entre el primer mate amargo de la mañana y la despedida de los amigos del interior en el trono inodoro:

“Mandala a guardar…Mandala a guardar…Mandala a guardar…Mandala a guardar…Mandala a guardar…Mandala a guardar…”.

– Fin –

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

“4 al Hilo….muy pronto”


prueba de terreno en el estudio de Canal 4 Esquel con el Cazador de chinchimoyes, Ariel Lobos y la Hipnotizadora de choiques al trote, Marina Feldman.
4 personajes de la cultura, política, deporte y sociedad compartiendo una picada y bebidas regionales en una charla distendida para salir de sus roles habituales y conocer sus lados B.
¿Qué personaje de Esquel o Trevelin te gustaría para el primer programa de “4 al Hilo?

pd: Obviamente aprovecharemos las vistas de personajes de otros lares que visiten nuestra ciudad para invitarlos a la desopilante (mezcla de desodorante con depilate) charla…

* Foto del Psicólogo de Neneos, Gustavo De Vera.

Calaverita Mateos (Esque)
www.calaveralma.com.ar