“Don Zoilo Tuiterlaf, el inventor del Twitter”

(La red social que nació en Esquel)

Si bien los medios concentrados hablan de la afamada red social Twitter como un producto creado por Jack Dorsey en Estados Unidos, todos obvian de manera injusta al verdadero ideólogo de la red más importante de la era Internet.
En 2005, Jack Dorsey andaba de vacaciones y pesca en nuestra región. En una de esas travesías por el río Chubut, Dorsey extravía su celular, su notebook y todos los alimentos para su subsistencia. Luego de caminar varias horas desesperado, angustiado, al borde del llanto, se topa con una casa humilde de madera, una tapera en el medio de la estepa patagónica, golpea la puerta y lo atiende un gaucho, mate en mano, que lo hace pasar, sentarse y comer algo. Según la tradición oral la conversación entre Zoilo Tuiterlaf y Dorsey fue la siguiente:

– Dorsey: Gracias, buen hombre.
– Zoilo: gracias hacen tuitos los monos.
– Dorsey: Perdí todos mis medios de comunicación electrónicos.
– Zoilo: Tuitos esos no sirven para nada.
– Dorsey: ¿Ustedes entre los paisanos se pueden comunicar?
– Zoilo: Tuitos los paisanos nos comunicamos, sólo si lo necesitamos.
– Dorsey: O sea que están bien conectados entre ustedes.
– Zoilo: Tuitos nosotros estamos conectados al pelo.
– Dorsey: Eso es revolucionario y cómo puedo hacer yo para comunicarme con Esquel.
– Zoilo: Mandamos tuitos nuestros animales al galope con una carta escrita con ciento cuarenta caracteres, ni más ni menos.
– Dorsey: Confío en usted, Don Zoilo.
– Zoilo: Tuitos los patagónicos confiamos entre nosotros.

Zoilo mandó dos chimangos, tres choiques y un guanaco guacho al galope y al vuelo hasta la comisaría de Esquel con una carta breve que indicaba el sitio donde se encontraba Dorsey. Al día siguiente, la ambulancia, la policía y empresarios amigos del empresario norteamericano llegaron a rescatarlo. Antes de regresar a Esquel y desde allí al país del norte, Dorsey se abrazó a Tuiterlaf y entre lágrimas , parafraseando al paisano, le digo:

“Don Zoilo, tuitos sus conceptos serán la inspiración para el más revolucionario concepto de comunicación moderna”

Inmediatamente al llegar a Texas, Jack Dorsey convocó a tuitos sus colaboradores, les tiró en la mesa tuitos los conceptos comunicacionales de Zoilo Tuiterlaf y les dijo que inventen el sistema de comunicación virtual más rápido e innovador de principios del siglo XXI. Al poco tiempo el producto ya estaba en uso y al alcance de millones de habitantes del mundo.
En honor a Don Zoilo Tuiterlaf, el empresario Dorsey bautizó la creación como Twitter, aduciendo que de ahora en más tuitos los que se comunicarían por Internet de manera breve y concisa, lo harían tuitas las veces que desearan y a tuitas las partes del mundo.
Así pues es que el Twitter, tal cual lo conocemos en la actualidad, nació en el medio de la estepa patagónica gracias al paisano, Don Zoilo Tuiterlaf.

💧Una gota de agua y la copa💧

Agua: ¿Es lo mismo contener el agua que el vino.?
Copa: No, niña, son dos maneras de abrazar.
Agua: ¿Qué sientes cuando hay llanto de uva en tu pancita?
Copa: La cosquilla de las raíces besando el cuello del sol.
Agua: ¿Y cuando cuidas lágrimas del cosmos?
Copa: Me doy un baño de eternidad.
Agua: ¿Y cómo son los tiempos secos, a la sombra, en la espera?
Copa: Sed de los besos que vienen a beber cosquillas e infinito para vivir.
Agua: Señora Copa, la voy a extrañar cuando yo sea nube.
Copa: Recuerdame cuando lluevas.
Agua: Lo prometo por los ríos y océanos.
Copa: Salud.

“Agujeros Negros en nuestras casas”

(Donde van las cucharas, tenedores en nuestras cocinas)

Acabemos ya de una vez con tanta farsa y dejemos de mirar hacia el costado en temas tan importantes que pertenecen a la ciencia y que si no dimensionamos su real magnitud, cuando decidamos hacernos cargo la raza humana ya habrá desaparecido de la faz de la Tierra.
Ni Albert Einstein ni Stephen Hawking, como así tampoco Carl Sagan se animaron a encarar la cuestión. Sospechamos algunos que estos Científicos mantenían y mantienen negociados espurios con fabricantes de cocinas y de mesadas de mármol lo que facilitaba hacer la vista gorda., sin obviar la connivencia de Plomeros inescrupulosos asociados a aquellos.
Voy a ser claro y conciso, de tal manera que si hay alguien que pueda contradecir mis argumentos seré el primero en desdecirme de la siguiente hipótesis denominada, luego de una década de estudio, “Agujeros Negros de entrecasa”.
Entonces, entren la atención en lo siguiente. El mundo, prácticamente toda la cultura occidental posee en sus hogares una habitación llamada Cocina, en ella hay un espacio geográfico delimitado que está comprendido entre el aparato de cocina propiamente dicho y la mesada de mármol. Esta ranura que oscila entre, a veces los pocos centímetros de ancho llegando a veces a unos diez, esconde un secreto terrorífico y que es la semilla del apocalipsis de nuestra existencia como seres racionales.
Por qué digo esto, pues bien, que alguien sea capaz de negarme la atracción invisible, pero letal de esta franja oscura para con objetos tales como las cucharas, tenedores, cuchillos, tapas de botellas de gaseosa o aceite, trozos de comida, etc. Todos ellos pueden caer en inmediaciones a esta zona, cuyo oscuro abismo nadie se ha tomado el trabajo de medir hacia sus profundidades, pero terminan inexorablemente tragados por las fauces de estos hijos o pichones de los afamados Agujeros Negros que la ciencia se ha cansado de difundir y de cuyas gargantas ni la luz solar puede escapar.
Pues bien, estos pequeños objetos que desaparecen en el abismo aterrador entre la cocina y el mármol, son sólo el pre aviso de un ensanchamiento del territorio de estos Agujeros Negros que de un día para otro, encontrándonos distraídos y al unísono desde todas las cocinas del mundo, ensancharán sus negras bocas horizontales con el hambre contenido durante siglos para fagocitarnos en un abrir y cerrar de ojos.
Por favor, quienes crean en esta teoría, me ayudan a divulgarla para tomar conciencia del peligro que nos asecha.
Gracias por su atención.

🎶Concentración y magia Artística🎶

Más allá de ser uno de los músicos más extraordinarios de la Patagonia, suelo percibir en Lautaro Calfunao un tipo de concentración, a la hora de tocar un instrumento, que parece nacer de cuestiones no sólo artísticas, sino mágicas, como si el tiempo y el espacio se detuviera para que el cosmos se engalane.
Creo que aún no somos conscientes, más allá de lo que actualmente nos brinda, de lo que Lautaro hará por y con la música para Esquel y el país.

“El Poray”

(Etimología y origen de los términos esquelenses)

Debido a una efímera escucha del termino “Poray” por parte del Licenciado en Arqueología alemán Elkara De Upiten, a través de su recorrido e investigación por estas tierras en los primeros años del siglo XX, sostuvo (aun sin haber comprobado la existencia o inexistencia del mismo), que el “Poray” se trataba de un mamífero de la especie de los simios originario de la mesopotamia argentina muy conocido entre los esgrimidores compulsivos de sapucais.
Pero aquella aseveración pseudo científica de Kereden Upiten cayó de bruces ante la firme argumentación del alumno prodigio Juan Revestido, ayudante de cátedra del Profesor, Sergio Clitor Isabio en la materia “Hablá bien o te Cago a Palmazo” de la Universidad Esquelense “Conch Supico”.
Revestido plantea en su tesis doctoral “Hablamo como el orto, pero se entiende igual” que el término “Poray” es anónimo, de carácter popular, pueden rastrearse algunas de sus fuentes etimológicas en la lengua de los Esquelenses :

• “Por”: Abreviación de Porota, primera cartógrafa patagónica que vivió en el Barrio Ceferino, creadora del primer mapa del Pueblo de Esquel.

• “Ay”: Concepto articulado por el Biólogo especialista en Sobacos de Piches, John Teodoro Whashington, donde se coloca la letra “A” y la letra “Y” como extremos de un campo de posibilidades contenidas en las restantes letras del abecedario (Cabe aclarar que el Doctor John siempre tuvo fobia a la Zeta hecho que produjo la ausencia de la misma en su particular observación del abecedario español.

Entonces, la conjunción semiótica y semántica de los postulados “Por” y “Ay” denotan dos enunciados significantes con sendas características propias y articuladas al mismo tiempo, es decir, por un lado “Poray” alude a la señalización de una ubicación un tanto amplia, pero fidedigna. Por otra, “Poray” deconstruye la estructura de la distancia y el tiempo tramado por la cultura occidental imperialista y ubica una situación u hecho determinado dentro de una línea de tiempo no verticalista, sino que ofrece una gama de posibilidades más horizontal y oportunidades temporales casi sin limites.

Ejemplo ejemplificador que ejemplifica:

A: Hola, viejita’Lagua.
B: Qué hacé, boló.
A: Che, ¿vas a ir a ver el recital de Aves de Oniria?
B: Poray voy.
A: ¿Toca Antü Paillacan Ocampo?
B: Poray .
A: ¿Y toca Ary Wengier?
B: Poray..
A: ¿Y Kevin Muñoz, toca?
B: Poray, nomá.
A: Entonces, Poray voy.
B: Buenísimo, Poray vamos juntos.