“Flamenco”


Gracias Flor Retamosa por la visita a la radio para conversar sobre su gran trayectoria en el mundo de la danza, desde su origen en Esquel, hasta los grandes escenarios de Buenos Aires, como así también invitando al curso que brinda en Esquel y la presentación esta noche en el Auditorio municipal.

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

“El oficio de los Medios”


En charla con Carlos Fernandez en Balada para un Loco por Radio Nacional Esquel sobre un Trabajador de los medios de comunicación en Argentina, como así también uno de los Periodistas del Rock con más conocimiento en la materia.
Ojalá algún día lo tengamos laburando en nuestra ciudad, definitivamente.

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

“Como d´Esquel a Trevelin”

(Sistema de medición patagónico)

Si bien el Sistema Métrico Legal Argentino (SIMELA), ha unificado un criterio razonable para establecer un patrón común de medición para todos los habitantes de nuestro suelo, creo que incurre en un error de carácter estratégico al dejar en el olvido otros métodos de medición oriundos de distintas regiones, también de nuestra patria, que ofrecen alternativas genuinas en el ejercicio algebraico de estructurar el espacio y el tiempo de acuerdo a los parámetros del pensamiento cosmogónico nativo.
Pues bien, Esquel representa un cónclave rotundo a la hora de establecer una resistencia genuina ante el embate monopólico de la uniformidad de sistematización de las medidas del espacio territorial, tal es el caso del sistema métrico C.E.T. (Como d’Esquel a Trevelin) inventado en el año 1959 por la Pedicura anarquista, May Freeman junto al creador del jugo de Neneo “Cactu no Esistí”, Calaverita Mateos, más la imponderable colaboración del Agrimensor Bolchevique, Dante Lobos.
Por mas infamias, calumnias e intentos de deslegitimizar el sistema C.E.T. tratándolo de impreciso e inconsistente por parte de la comunidad científica internacional con el apoyo de científicos cipayos de nuestro país, nadie, pero absolutamente nadie que nació, vivió o vive en la actualidad en Esquel, Trevelin o poblaciones aledañas puede desmentir la siguiente explicación del sistema “Como d’Esquel a Trevelin.
Partamos de la distancia, según el SIMELA, por la cual entre Esquel y la vecina localidad de Trevelin existiría un espacio geográfico unido por una ruta que consta de 25 kilómetros, aunque los verduleros aristócratas de Aldea Escolar suelen esgrimir que ese espacio varía entre 24 y 26 Km. Dependiendo del precio de la cebolla. Pero mejor centrémonos en los 25 Km para ubicarnos mejor en la explicación.
Bien, ahora usted estimado lector, con una mano en el corazón y apelando a su honestidad intelectual, confiese públicamente que cada vez que se encuentra lejos de nuestra ciudad o hace alusión a una distancia que quiere ubicar en otro emplazamiento geográfico usted en lugar de establecer la cantidad de kilómetros establecida por la cartografía oficial, en realidad usa frases tales como:

“Y…queda como d’Esquel a Trevelin” o la “Si, ma o meno como d’Esquel a Trevelin ida y vuelta”

Frases cuya multiplicación y proyección nos permitiría calcular distancias años luz, como lo certifica un audio de la NASA del Neil Armstrong, el primer hombre e llegar a la luna, cuando puso su pie en el satélite de la Tierra se le oyó decir:

“Este es un pequeño paso para el hombre, pero un gran salto para la humanidad, má o meno como quichicientos d’Esquel a Trevelin ida y vuelta”
(Archivo censurado por la NASA)

Entonces, no temais ciudadano de Esquel ante el embate de los leguleyos del SIMELA, nuestro poético y autóctono C.E.T. sistema de medición “Como d’Esquel a Trevelin” es valido y mucho más mejor que los concha e’su pico del pensamiento único.

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

“Libertad”


Los platos con comida en la mesa, unos bigotes de cacao sobre el labio de los niños, tizas multiplicando conjuntos de inclusión en el pizarrón, overoles amaneciendo con el sol, unos abuelitos de la mano caminando sonriendo con la frente alta.
La Libertad no es una palabra, solamente, sino el verbo hecho carne en el plato de comida, el bigote de cacao, las tizas, overoles y las manos entrelazadas.

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

“Cultrumcheros, calamares anfibios de la Patagonia”

(Leyenda patagónica)

Sin especificar la calle ni altura de la misma ni el nombre de la calle, es evidente que las descripciones amateur que adelantaré arrojarán unas pistas convincentes del domicilio en Esquel donde aún se encuentran dos especímenes de cultrumcheros vivos.
La primera vez que supe de la existencia de estos animales patagónicos fue de niño, hace mucho tiempo, en 1985, andaba un mediodía en bicicleta por un tradicional barrio de la ciudad cuando dos turistas me paran en la calle para que les saque una foto con una antigua y típica casa de fondo. Al encuadrar a la pareja parada feliz en la vereda, dese el otro lado de la calle, por el ojo mecánico de la cámara fotográfica me pareció ver que uno de los dos arboles se inclinó sutilmente como mirando a los retratados por mi, me sobresalté y miré por fuera de la cámara y vi, casi imperceptiblemente, como el árbol en cuestión regresaba a su postura erguida anterior. No me salieron palabras, ni siquiera un de nada ante el agradecimiento de los turistas que ya iban a media cuadra de distancia cuando desde una ranura de la ventana de la casa de los arboles, entre cortina y cortina, me chista haciendo un ademán con la mano invitándome a pasar. Caminé con unos pasos tímidos y alertas entre los dos gigantes e ingresé a la casa donde una viejita, sonriendo tiernamente, me arrimó una silla para sentarme, me convidó un mate y me reveló un secreto milenario.
No se tratan de arboles, aunque para los biólogos, especialistas en flora los llaman a simple vista, coníferas u otros términos científicos. Se trata de los últimos Cultrumcheos vivos de los que se tienen noticia entre los originarios de la Patagonia. Los Cultrumcheos fueron una especie de calamares gigantes y anfibios que habitan el planeta, tanto en tierra como en el agua, desde hace millones de años, casi como naciendo con el agua misma. Estos seres poseen un tronco flaco y largo salpicado de muchos pequeños y cortitos tentáculos más una cabeza tupida cubierta de filamentos verdes con puntas en los cuales cada uno de ellos posee una gota compuesta por una sustancia natural que el mismo Cultrumchero elabora en su organismo. Dichas gotas al caer sobre la tierra provocan en la misma fertilidad por mil años, pero si cae en la piel de los mamíferos, inmediatamente ejerce una sensación de estado risueño, ternura y una conexión eterna con el entorno.
Cuentan tradiciones orales de los originarios nómadas que en cada cambio de estación estos pueblos realizaban fiestas en las montañas junto con los Cultrumcheros que sacudían sus cabezas festivas salpicando de gotas a todos los hombres y mujeres que bailaban a carcajadas limpias alrededor de una gran fogata, mientras entre risa y risa, besaban el suelo, bebían agua y agradecían al cosmos los frutos de la tierra, el agua de los ríos y la risa que purificaba los espíritus nobles de este rincón del mundo.
Lamentablemente, con la legada de los europeos, más la sangrienta conquista del desierto, no sólo diezmaron pueblos originarios en la Patagonia, sino que se dedicaron a extinguir, casi por completo, a los Cultrumcheros, ya que estos brutos adjudicaban a los calamares anfibios de la Patagonia propiedades diabólicas que sumergían a los seres humanos en la lujuria, el ocio, el pecado y los alejaba del progreso, según la mirada colonizadora.
Luego de la charla con la anciana sobrevino inmediatamente la imagen de los dos turistas a los cuales les saqué la foto y como mientras se iban, escuchaba sus carcajadas a la vez que tomados de la mano danzaban entre risa y risa alrededor de los arboles y plantas de esa cuadra como si se tratara de ritual de agradecimiento a la tierra, a la vida. Supe que el árbol, perdón, el Cultrumchero si se había inclinado sobre la pareja y seguramente alguna de sus gotas había regado sus cuerpos.
Ya en la vereda despidiéndome de la anciana, juramos un pacto secreto del cual varios esquelenses conocen y fortalecen. Una vez a la semana pasamos por esta casa de Esquel y, asegurándonos que nadie nos ve, danzamos junto los Cultrumcheros en clara señal de gratitud a la risa y a la tierra, rogando día a día que alguna vez tendremos descendencia de Cultrumcheros esparcidos por la ciudad, la región, hasta volver a poblar de estos míticos seres la Patagonia devolviéndole a esta esquina del universo una cósmica risa que fue desterrada violentamente por los conquistadores.
Y así fue, amigo mio, que aquel mediodía no fue un mediodía común y corriente, sino una apertura en el conocimiento y un nuevo compromiso vital con la historia y la cultura olvidada. Todo esto lo intentaba pensar razonablemente, pero una cascada de carcajadas y amor sobrevenían en mi repentinamente bajo la mirada seria y asustada de algunos transeúntes a quien no les podía contar que el guacho de uno de los Cultrumcheros acababa de salpicarme con una gota de su magia, una gota de savia mística de esos dos últimos calamares anfibios que habitan en Esquel.
Atrévase, vecino, arrímese a los Cultrumcheros junto a su familia y amigos con respeto y deje que una de esas lagrimas lo riegue de risas, de amor y dance sin temor ni prejuicio, la Mapu reirá con usted en mutuo agradecimiento.

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

“La mesa redonda media cuadrada, pero triangular” 3° parte (Balada para un Loco)


Aquí la 3° Parte de la charla en Balada para un Loco por Radio Nacional Esquel en la ocasión de la visita de Maria Cecilia Martinez Migueles, Lorena Martinez Peck, Mirta Graciela Jodor, Heidi Lagüita y Mauri Cardenas, junto a la presencia ya de un clásico en estudios de Claudio Ferrero.

Balada para un Loco son: Javier G Castro, Hector Armas, Silvina Hermosa y Enrique Navarro.

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

“Los domingos a la mañana soy multimillonario”


Estuve sacando la cuenta de toda las ganancias que acumulo un domingo por la mañana y, la verdad, me da vergüenza ostentar, pero me veo en la obligación de compartir mi riqueza con ustedes:

• Racimo de sol derritiendo la escarcha guacha: 100.000 mimos al corazón.
• Mate amargo con vapores danzando alrededor de la bombilla: 500.450 mimos al alma.
• Vieja radio Noblex 7 mares de mi Abuelo bostezando tangos y milongas: 3.570.662 mimos a la memoria.
• Despelote de libros y discos hacia los cuatro puntos cardinales: 3.770.242 mimos al pensamiento.
• Tres hijos con legañas y fiaca, con manda de amor, antes de salir a jugar al patio a liberar América: 5.555.020 mimos al futuro.
• Gorriones, colibríes, chingolos, comesebos patagónicos, comiendo el alimento que los nenes le ofrecen cada mañana: 2.567.920 mimos a la Vida.
• Manada de arboles varios trotando el horizonte de Montañas con barba blanca: 3.890.207.2087 mimos al Ser.

Declaración jurada de Calaverita Mateos presentada ante el Órgano de Registro de Tarambanas Insulsos sin Vocación de Amor (O.R.T.I.V.A.), para enseñarles que cada uno de nosotros, si nos proponemos, podemos ser multimillonarios a nuestra propia manera.

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

“La mesa redonda media cuadrada, pero triangular”

(Balada para un Loco)

Semanas atrás se dio otra maravillosa mesa en Balada para un Loco por Radio Nacional Esquel.
Enormes gracias a Mecha Gullino, Patricia Cilio, Nené Guitart, Agustina Arzaguet, Mario Vocos y Carlos Fernandez. Cátedra de literatura se tiraron estas chicas y chicos, yo sólo atiné a asentir con la cabeza ya que lo único que me venía a la cabeza era la lectura del chiste del chicle Bazooka.

Balada para un Loco son: Enrique Navarro, Larebeldona San Martin, Javier G Castro, Silvina Hermosa, Hector Armas.

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar