“Don Juan Llanquinao”


Maravillosa tarde conversando con Don Juan Llanquinao en Curiosa Mente por Nacional Esquel, mítico habitante de la meseta patagónica, entre otros lugares, y constructor de una casa que funcionó como parador para los viajes entre Esquel y Gualjaina donde los paisanos comían y jugaban al truco, entre otras relaciones sociales que brindaba aquel luga que aún sigue en pie, ediliciamente. Casa que siempre me llamó la atención y, finalmente, pude conocer y compartir su historia.
Gracias, Mariela Llanquinao y Wanda Herrera por permitirme cumplir este sueño.

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

“La tierra de los Concha de su Madre”


Finalmente y luego de una travesía épica por los desiertos hostiles, mares bravíos y los antiguos bosques, el equipo antropológico expedicionario esquelense los “Chinchimolle Team” encabezado por Calaverita Mateos dio con el lugar exacto llamado “Zanjón Madre”, donde llegan exiliados todos los habitantes del mundo que son expulsados de sus terruños a través de la afamada frase “Andate a la concha de tu madre” con sus variantes internacionales:

Francia: “Anden le Conchisumé”.
Inglaterra: “Go to the Shellyourmother”
Japón: “Andarin Conchitumín”
Rusia: “Andatrov a lav Conchetumadrevich”
Senegal: “Andum conchusi tum mamúm”
Esquel: “Andalaconchsumá”

Semejante hecho trascendente no pasó inadvertido para las autoridades municipales de turismo, que vieron en esa región un potencial turístico de la concha de su madre y decidieron asesorarse por los Chinchimolle Team para emprender un proyecto sin precedentes en el mundo.
Según el estudio de los Chinchimolle Team, los exiliados plurinacionales de sus terruños hacia la inhóspita Concha de su Madre, se están organizando para regresar a sus lugares de origen donde fueron expulsados, con la fortaleza, la hidalguía y decisión para llevar a la carta magna de sus países y a la ONU exigiendo una amnistía para dejar de considerar una mala palabra la frase en cuestión y realizar paseos turísticos por la tierra de los “Concha de su Madre”
Esquelenses, unámonos en pos de nuestra ciudad turística y comencemos a utilizar nuestro slogan en las redes sociales y el de boca en boca para atraer a los viajeros del mundo:

“Bienvenidos a Esquel, paraíso de los Concha de su Madre”

– Fin –

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

“Poco ruido y muchas nueces”

(Leyenda Patagónica)

En el lago Rosario, provincia de Chubut, existe una pequeña isla. Los lugareños sostienen que en el interior de la misma habita un árbol, precisamente un nogal.
Algunos pescadores embarcados suelen llegar hasta sus orillas para dejar ofrendas, ya que las tradiciones orales le adjudican al árbol la propiedad de la fertilidad, del nacimiento y la vida.
Cuenta un cronista ingles que cierto día llegó al poblado un científico canadiense. Su labor alrededor del mundo era desnudar la mentira oculta detrás de los mitos del origen de la vida en distintas culturas, por ejemplo la del repollo en Hungría, la de la cigüeña en Tanzania y la del zapallo en Estados Unidos.
Pero en el lago Rosario culminó su blasfemo oficio.
Una noche de noviembre, en luna llena, desembarcó en la isla, solo, justo cuando un lugareño huía en un bote viejo luego de dejar unas verduras, una damajuana de vino y una foto de una mujer, aparentemente su esposa.
Llegó con un hacha y diversos objetos tecnológicos para documentar el fraude.
Una vez frente al Nogal, antes de bajar la planta, decidió tomar y degustar una nuez. Pero al partirla al medio, su vida ya no seria la misma.
Según el cronista, el científico encontró en el interior de la nuez dos seres pequeñísimos entregados al frenesí del amor.
Esa noche, en el Pueblo hubo fiesta. Un poblador recibió la noticia del embarazo de su amada.
En la actualidad, el científico viaja al rededor del mundo, cual juglar, contando historias de cigüeñas, repollos y zapallos, a públicos desprevenidos y escasos, mientras cada noche de luna llena, levanta su copa de licor de nuez por cada una de las nuevas viditas que ingresan en este universo.

– Fin –

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

“Clitorilandia al diván”


Qué lo tiró las patas, compadre, por mas cencia que usted le unte al pan tostado de mi sesera, no hay caso, la muy guacha es retobada y no hay riendas que se le puedan poner para encaminarla hacia otras pampas menos polleriles.
Mire que le han chamuyado a mi croqueta, siempre en vano, desde locólogos que juegan con los sacachispas de Freud hasta aquellos que esperan en el área chica de los deseos el corner de Lacán.
Algunas temporadas se han subido al ring de las refelxiones mi conciencia agujereada como el gruyere a tirar guantes con mi inconsciente, ya a esta altura alto gourmet, pero más que boxear se me piantaron ambos tres del cuadrilátero para rajarse de la tarea reflexiva en busca de la pechuga que daba la vuelta en el ring con un cartel en alto que decía primer round.
Debo confesarle, no sin un poco de vergüenza, que mi miopía se cura con unos corpiños puesto de gafas, que me ayudan a ver mejor la vida y fijar la atención hacia donde alumbran los sabios pezones de aquellas tetas bambolean sus guapezas sin pudor.
Sepa comprender, paisano amigo del supersticioso psicoanálisis, usted que trae en el bolsillo de su vacuna el remedio contra los que tenemos la idea fifa en el tercer ojo de la entrepierna, que aunque nos ponga el sello de chiflau en la frente de nuestras obsesiones, no es que andamos mirando el mundo ni plano, ni sostenido por elefantes, sino mas bien, no podemos concebir este planeta mas que como una maravillosa cadera providencial y latina que se mueve compadrita seduciendo satélites solteros que han perdido su órbita.
Le prometo, señor profesional del marulo y a los diplomas que me amenazan desde la pared, que no voy a revolcarme con su secretaria cuando usted se duerma detrás del diván. Eso si, no le firmo el contrato ni en pedo, sobre todo esa cláusula que dice “respete las normas sociales que fijan la monogamia”, ya que por mas camisa blanca con mangas unidas que me han colocado en el hospicio de los que andan enderezando mentes sinuosas, que al primer clítoris que se ponga a trinar en la madrugada de mis deseos, voy a hablarle con mi lengua, untando su rosada piel, con poemas secretos y non sanctos que suelen hablar el mismo idioma de libertad.

– Fin –

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

“El Tati”


Compartiendo la tradición cultural familiar y productiva en la meseta patagónica de Chubut y sus experiencias como Ing. Agronomo trabajando en convertir áreas, supuestamente improductivas, en oasis de desarrollo sustentables, expandiendo la diversidad de posibilidades en la mística meseta patagónica del Chubut.
Gracias Tati Iturburu por la visita a Curiosa Mente por Nacional Esquel

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

“La Navidad del Jesucristo sin marketing”


Mírelo usted, nomá, ahí anda el Jesucristo sin marketing cosechando las resacas de los sueños sin descorchar. Anduvo toda la nochebuena envuelto en estropajos limpiando fondos de botellas abandonadas en las veredas como abandonadas sus esperanzas de pan dulce y garrapiñada.
Encontró su pino de navidad en la plaza y lo meó por necesidad y tal vez por bronca, muchas cajas debajo de las ramas, ayunas de regalos, como piel gastada ya descartada que cubrió los obsequios de la serpiente liberal que envenena de capitalismo el antiguo ritual del nacimiento del hijo de dios.
A la medianoche, este Jesucristo de baldío y ochava, levantó su cartón de resero tinto cortado con los dientes hacia las estrellas en la misma dirección que sus ojos vidriosos y su barba adornada por algunos fideos del guiso que se clavó con los apóstoles olvidados por las políticas sociales, recordados por las políticas económicas. En su voz cascada por las colillas de cigarros callejeros y los fríos que muelen a palo cada invierno su garguero se escuchó el murmullo de un brindis, como queriendo salir sin salir de un entripado de broncas y abrazos, mientras su discípulo más fiel, un perro con sarna y tuerto, lo escucha y atesora las sagradas palabras que serán la sangre del nuevo testamento del siglo XXI:

“…Perdónalos, Señor, si saben lo que hacen, por eso estamos en las calles alimentando la pobreza de sus números sin almas; y perdónanos, Señor, cuando entremos a sus reinos a buscar el pan y el vino que nos pertenece a los humildes y nos arrebataron sin cesar al calor de los diez mandamientos de la historia, tu historia oficial, repartiremos tu cuerpo y sangre entre los desposeídos y la Biblia será verbo, paz y justicia entre los mortales y pecadores…”

– Fin –

Calaeverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar