🪑 La silla 🪑

Sólo heredé de mi abuelo una vieja silla.
Tiene el cuero desteñido como las esperanzas de las nubes antes de ser lluvia. Las patas de madera están cansadas de sostener cansancios, creo que pronto alguna de las cuatro se quebrará.
De todos modos, aun me gusta sentarme en la silla de mi abuelo.
El aroma del cuero y la madera rasguñadas por las décadas insolentes, me convidan sueños que no son sueños, pero conviene llamarlos como tal.
Cuando me siento en ella, vuelven los amaneceres de pesca, los goles del potrero de la esquina del viejo barrio, las revistas Paturuzú y el cacao con leche.
Algunas sillas, más que patas, tienen alas.

🥕💔 Psicoanálisis y zanahorias 💔🥕

Mi psicoanalista dice que debo dejar de pensar en la mujer que amo y que me gambetea el corazón desde que tengo uso de razón.
Mientras le seguí como conejo a la zanahoria, me aconsejó dedicarme a la huerta y olvidarme de ella.
Entonces, seguí minuciosamente sus ordenes, fui hasta la quinta en el patio de casa, tomé el tallo verde y extraje de la tierra un par de zanahorias y al observarla comprendí la pifiada de Freud y Lacán.
El psicoanalista no sabe nada del desengaño, solemos ser unos zanahorias enamorados y ella aun me sigue gambeteando.

❤️‍🩹 Noches de vos sin vos ❤️‍🩹

Es así, loco, hay noches con caries en los colmillos y los Don Juanes vegetarianos, noches donde las estrellas fugaces se acovachan atrás de la luna y se hacen las sordas cuando uno le manguea medio deseo.
Es así, cumpa, hay noches en que salen los fantasmas de corpiños memorables a morderme los tobillos de mis “no la recuerdo” y se meten de prepo entre las sábanas y mis “te extraño”.
Es así, tri tri, hay noches que me ladran a calzón quitado los mimos a mansalva que nos salpicamos durante medio verano.
Es así, titán. sus carcajadas ya no abofetean mis mufas y sus caprichos bonitos no se escurren por mis debilidades, pero me trago las lagrimas y los reproches, son así de guachas algunas noches, compadre, los besos que te di se muerden los labios y te dicen chau desde la ventanilla de este Trochita sin rieles, mientras tus tristezas disfrazadas de clown se sientan en los andenes de la estación Nahuelpán a taparle los oídos cobardes a los “no te vayas, aún te quiero”.

🔱 Machembra 🔱

Soy un verdadero hombre con los ovarios bien puestos y como buen hombre siento como mujer, cuando me doy cuenta que soy una histérica varón.
Desde chiquito me gustó jugar al fútbol con las muñecas y de grande como amo de casa me la rebusco, pero como matriarca varonil en casa soy quien llevo los pantapolleras a la hora de ser el sostén y el calzoncillo de la familia.
Es fácil reconocerme, soy ese macho bien hembra que como mujer que soy sueño con ser ese padre en el cual mis hijos encuentren una buena madre.