“ABRAZO DE GOL” – (Dedicado a mi Abuelo Tito Mateos en ese abrazo a Diego en México 86)

37247_1483206637460_5457051_n
Para los que amamos el Fútbol, no tanto esos que se aferran a la caja del televisor que sólo nos muestra una sola baldosa de las sesenta y cuatro que conforman el tablero y aquellos que degluten estadísticas de ascensos y descensos como contadores o comerciantes que estiman su razón de ser de acuerdo a cuantos “clink” suene la caja de su club (y su vida también); sino para aquellos que embarran sus botines, zapatillas, camisetas y pantalones en las canchas de barrio, en grandes ligas o que simplemente nos gusta estacionar el auto, mate y termo en mano, en las canchitas que custodian los arrabales de nuestro Pueblo y que sentimos el fútbol como un verdadero ajedrez Borgeano, tal vez como el juego colectivo más perfecto inventado en donde la historia de la humanidad, metafóricamente, se reinventa en noventa minutos.
A todos ustedes, comparto este insolvente sentir.

Esta foto, en el lugar donde concentraba el Seleccionado Argentino en el Mundial de México 86, donde prevalecen en escena, además de Dios, un par de prominente narices, cual sello que nos enchufan de bebés a los Mateos y Festa, me animo a decir que vale para mi más que un Picasso, más que un Dalí, más que un Troche.
Los rostros que se esconden detrás de esas dos narices son la de mi tío Nelson Festa (hermano de mi abuela paterna), arquero de Estudiantes de la Plata, San Lorenzo y del Zapatepec de México, donde finalizó su vida como DT del mismo. El otro, ese que sonríe con la felicidad de un niño deslizando su brazo por el hombro de Diego Armando Maradona y colocando su mano en el hombro es mi Abuelo Tito Mateos.
Este viejo atorrante que me arrimó, como digo en mi libro Sur Realismo, me regaló las dos herramientas más fuertes que un hombre puede tener en esta vida:

La Risa y los Libros.

Desde peque sabía que si quería gambetear las formalidades y tedio de la cotidianidad, debía andar cerca del Abuelo Tito, quien no escatimaba tiempo ni recursos para hacerme sentir que en este mundo los tesoros más maravillosos estaban ahí, cerquita, sólo había que animarse a subirse al barquito del riesgo y no temerle al ridículo ni al qué dirán. Las bromas, los chistes, eran no sólo para el un tema relacionado al humor, sino la posibilidad de robarle a los otros una sonrisa, un oasis en medio de la rutina o, tal vez, como dijo Macedonio Fernandez

“El humor es la sorpresa intelectual”.

Era ese Viejo el que, con la Spica en uno de los oídos, me llenaba de revistas de cómics, revistas Muy Interesante y decenas, tal vez cientos de libros dedicados a la fauna y a la flora del mundo, como así también sobre dinosaurios y prehistoria.

Era ese Viejo Ateo y Socialista (para pesar de mi Abuela católica), que me acercó las primeras letras de los clásicos Marxistas, Anarquistas y Socialistas, sin olvidar los Maestros de la literatura clásica universal e incluso, sigo sorprendido hasta el día de hoy, me convidó libros de Krisnnamurti!!!!…qué mierda hacía un paisano de Esquel, Epuyén, Cholila, leyendo por estas tierras a Krishnamurti en la mitad del siglo XX!!!!…

Este Viejo fue el que me enseñó que en el Fútbol como en la Vida, tenemos que hacer Arte, cada cosita por más simple que sea, debe ser y servir para embellecer nuestro pasar y el pasar de los cercanos. Un gol, además de un gol, debe ser adornado con firuletes que nos haga creer que nada, pero nada es imposible, incluso haber logrado viajar hasta México en el Mundial del 86, haber visto todos los partidos de la Selección Argentina (para morir unos meses después), haber visto en vivo el mejor partido de Argentina y el mejor gol de las historia, el de Maradona a los Ingleses. Haber cruzado palabras con aquellos titanes y un abrazo al “10”; ese abrazo que se estira desde aquel 1986 hasta la fecha de hoy para abrazarme, abrazar a estas palabras, a mi Hija, su nieta India y susurrarnos desde alguna esquina del universo (no digo cielo ya que como ateo no te gustaría escucharlo de mi jajaja) que, aunque llegar a esta instancia mundialista en Brasil ya es un hecho heroico, también podemos soñar y convertir en realidad un nuevo momento de felicidad que nos eternice en ese tablero rectangular y de pampa verde que es, de vez en cuando, una metáfora de la Vida.

Es por eso que, en estas torpes palabras, te devuelvo el abrazo Viejo atorrante, que me enseñaste a sentir que cada uno y uno con todos, como en un equipo de fútbol, podemos lograr todo con esfuerzo y alegría.
Tito, abrazo de Gol y Vamos Argentina!!!!!!

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

1 comentario en ““ABRAZO DE GOL” – (Dedicado a mi Abuelo Tito Mateos en ese abrazo a Diego en México 86)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.