“Centro de Aventuras de Día Municipalidad de Esquel”

(Viva La inclusión al palo)

*** Al Gobierno de la Ciudad de Esquel que escuche y atienda los reclamos de lxs Trabajadorxs, madres y padres del Centro de Dia de Discapacidad. Municipalidad de Esquel, que hacen lo imposible por llevar adelante un lugar en donde las condiciones a las cuales son llevados hace que, junto a las personas con discapacidad, estén siendo vulnerados en sus derechos diariamente ***

Los padres y madres de hijxs con discapacidad estamos muy felices de enviar a nuestrxs hijxs al “Centro de Aventuras de Día Municipalidad de Esquel” (Cuando puede estar abierto, claro está), ya que ahí el gobierno municipal de Esquel aplica la inclusión al palo, a través de su novedoso sistema de aventuras.

¡Viva La inclusión al palo!

Nos llena de orgullo levantarnos todos los días esperando que el vehículo óptimo, para turismo de aventuras, pase a buscar (Cuando funciona) a nuestrxs hijos, con esos divertidos frenos desgastados desde el 2020, las simpáticas ausencias de los anclajes para las sillas de rueda y la plataforma para acceder que no anda tampoco, pero solo para que el personal fortalezca su bíceps al subir a mano las sillas.

¡Viva La inclusión al palo!

Nos fascina que no alcance el personal orientador, obligando a unificar salas con poblaciones de diferentes capacidades y haciendo del servicio poco eficaz, sumado a lo adelantado a los países más avanzaos en inclusión, como el genial circuito interno para aventureras personas con discapacidad que deben transitar por pasillos y aulas en donde las baldosas se levantan, con gran destreza gambetean las goteras, rodeados de hermosos problemas eléctricos, escases de luminarias y reír a carcajadas cuando necesitan asearse con esas lindas piletas y bachas que frecuentemente se tapan.

¡Viva la inclusión al palo!

Qué moderno somos, ejemplo para otras ciudades inclusivas, son tan valientes nuestrxs hijxs que van a un lugar que debería contar con un médico, pero no lo tiene, qué copado, sin mencionar que somos pioneros en no contar con equipamiento básico para emergencia, como un botiquín de primeros auxilios y por suerte ni termómetro tienen, total para que se necesita gastar en este objeto tan inútil en estos tiempos de pandemia. Por suerte no se dispone generalmente del alimento correspondiente ¿Para qué? Si las personas con discapacidad anhelan siempre la dieta forzosa.

¡Viva la inclusión al palo!

Es una alegría para los padres y madres de hijxs con discapacidad aportar a la obra social para que ese monto haga que el Centro de Aventuras de Día de la Municipalidad de Esquel entrene al personal de trabajadorxs para que también sean parte de esta aventura extrema, siendo precarizados en su labor, y se adapten al innovador sistema.

¡Viva la inclusión al palo!

🥀 La sonrisa de la Aljaba 🥀

Una flor de Aljaba decidió soltarse de la mano de la Planta que la crió, navegó las brisas frescas mientras el lago Futalaufquen la saludaba, el río Arrayanes le guiño un ojo de agua y el lago Verde le enseñó el arte de la elegancia.
Al cabo del día, algo cansada por el vuelo, se dejó enredar en el cabello de una niña que lloraba la ausencia de su abuela, aquella que la hamacaba en su falda mientras cantaba canciones nórdicas.
La pequeña tomó la Flor entre sus manos y la besó, cerró suavemente los ojos y sonrió.
El arduo trabajo de los lagos, ríos y el viento patagónico está tallado en la sonrisa de una niña.

“Carta de Beyonce a Calaverita Mateos”

California – 2 de enero de 2022

Mi guanaquito patagónico amado:

¿Cómo anda mi pancita con glamour?…te extraño mucho, no sólo mi corazón te anhela, sino que la bigotuda ya aprendió a aplaudir entre las piernas cuando te nombro.
Anoche terminamos de grabar en los estudios de los Rolling Stones y estamos esperando respuesta de Gabriel Costa con su saxo y Agustin Lino para que sea el productor el nuevo disco aquí en California, está totalmente dedicado a nuestro amor y se titula

“My cachufleitor smile for you, Calaverita”

y la semana que viene sale el corte de difusión, el primer tema del disco que estará rotando por los medios del mundo:

“The Tórt Frite whit gras of piche are the best morfing”.

Preguntale por favor a Lore Medina si se copa en pasarlo en su programa, aunque sea una vez por semana al tema.
¿Mi amor te acordás cuando te conocí? Ayer se lo contaba al presidente Biden, mientras jugábamos a la escoba de quince con su familia en la Casa Blanca, que de paso te manda saludos y te encarga un par de birritas de genoa y algunas empanadas de La Piedra que hace el wacho de Juan Carlos Sandoval como para engañar el estómago, más algún chivito de Nahuelpán que se lo pidas a Francisco Huenchuman.
Fue hace dos años en el Congreso Mundial de Escritores Premio Nobel en donde, lamentablemente, no estuviste invitado, pero vos aducías que era un encuentro elitista y te presentaste completamente desnudo en la puerta del Congreso con un cartel colgado de la toronja que decía:

“Este encuentro discrimina a los esquelinos
y si es sólo para los Vargas Llosa
entonces escribanmé un haiku latino
sobre esta metáfora larga y carnosa”

Yo venía de comprar tampones del supermercado, te vi, me enamoré de vos y empecé a cagar a carterazos a los policías que te querían detener, agarré del cartel colgando que tenías y te llevé tirando hasta mi departamento a diez cuadras del lugar. Llegamos a casa, le puse paños a tu tararira que había quedado estirada como fideo sin cortar e inmediatamente se curó, le dimos matraca toda la noche sin parar.
Pero tu compromiso con la lucha y el arte es más fuerte y cuando desperté encontré un papel en la almohada con un poema firmado por vos y, que ahora te cuento, es la letra de una de las canciones del nuevo disco con música de Jamiroquai:

“A veces la vida, sobre nosotros alegría derrocha
como cuando el sol amanece y nos dice hola
en este poema te extrañaré a vos, Morocha
como éste extrañará a tu pochola.
los Poetas vivimos en constante lucha
por eso te dejo aquí, mi musa más esbelta,
pero siempre te recordaré mamucha
como te recuerda esta perca sin aletas”.

Bueno, mi Calaverita, debo cerrar esta carta ya que tengo turno con la depiladora, me dejé estar y tengo la araña más peluda que el quincho de Mickel Jackson en sus inicios.
Cuando tenga el primer disco te lo mando a vos y acordate que en febrero voy a Esquel, tengo muchas ganas de ir a pescar con latita con Tupa Pacheco y comer torta fritas con dulce de corinto acompañados de mate amargo, mientras vemos partidos de fútbol de la liga independiente atrás de la escuela Politécnica con Martin Murilla..

Te mando un beso grande como una casa y un cachetazo suave en ese visón sin esqueleto
Te ama, tu morocha Beyonce.

🐞 Vatonio de San Anquita 🐞

Al lado de mi casa hay una obra en construcción, ahí mismo trabaja Don Braulio Domínguez.
Todas las tardes al salir para mi trabajo, lo veo agachado con sus dos manos sobre las rodillas como queriendo aguantar sobre su lomo cada trozo de gravedad que nos toca a cada uno. Acerca su débil mirada con tela de araña a un rosal desteñido por el desgano del tiempo, también arrima su dedo índice y en la punta del mismo una gota de agua mezclada con azúcar y la lleva suavemente hasta la boca de una vaquita de san antonio, diminuta como el universo, viejita, que a duras penas sobrevive en la rama más alta del rosal. El bichito bebe de la gota el amor de Don Braulio.
Estos últimos años me pareció percibir que hay menos vaquitas de san Antonio en los jardines, en los rosales, en las macetas de nuestros patios. Son más tristes esos espacios sin los bichitos rojo fuego con lunares en la espalda.
Tengo deseos de despertarme temprano mañana en la mañana y antes que lleguen los obreros para comenzar su jornada laboral, dejarle una tapita de gaseosa con agua y azúcar debajo del rosal, tal vez Don Braulio se de cuenta que quiero ayudarle. El ya me ayudó.

💋 Trámites carnales 💋

La calentura no nos dio tregua para alojarnos en algún sitio más cómodo, decidimos el almuerzo desnudo en su auto con vidrios polarizados.
En el interior del coche los animales, fuera del protocolo y las buenas costumbres, las manos se multiplicaron por decenas, desbocadas, mientras los labios sin bozal se mordían ciegos y salvajes con la sed de un desierto buscado.
Como una Nadia Comaneci en su mejor época, ella se deslizó hacia el piso acurrucándose entre mis dos piernas, desabrochándose la camisa, dejando sus tetas mirándome con sus pezones fijamente a la par que desabrochaba la cremallera de mi pantalón con la velocidad y violencia necesaria del caso. Sus labios y lengua realizaron un trabajo de arquitectura, mojando, empapando, hasta que las venas fueron ríos de lava.
La levanté tomando sus brazos, regresamos al enjambre de besos y abrazos sin norte, la di vuelta, se dio vuelta, apoyando su abdomen en el respaldo del asiento delantero, bajando su pantalón y bombacha, realicé, a la misma velocidad el trabajo arquitectónico que ella había efectuado, pero en esta ocasión sólo mi nariz y el final de su columna vertebral establecieron el freno, al tanto que sus nalgas tomaron mis mejillas, obligando a mi lengua danzar sin coreografía entre sus labios empapados de agua espesa, rica, brotando de lo profundo de la fiebre interna de la mujer.
Me levanté de la manera que pude, tomé sus pechos con ambas manos y casi, como piezas de puzzle en encaje perfecto, entré; mis glúteos al compás de las piernas hacían de bomba de agua extrayendo de mis adentros el licor de espeso, suave y blanco claro que brotó sin filtro hacia su universo, mientras mientras yo apreté los dientes y cerré los ojos con fuerza, ella gimió apoyando una de las manos contra el parabrisas, mientras una agente de tránsito la ve, me ve, nos ve, queda inmóvil, no avanza, no sabe si poner cara de sorpresa o enojo, disimulando envidia.
Nos vestimos, salimos del auto, caminamos hasta el cajero del banco, retiramos el dinero, nos saludamos, olvidamos intercambiar nombres, teléfonos y direcciones, cada uno se fue por su rumbo.
Hay trámites que no deben dejar de hacerse.