“Todo, uno y todo”


Esta mañana me descorché apenas desperté.
Salí desde lo más profundo de mi ser como un chorro de furioso champagne. Luego, en burbujitas locas dejé atrás el liquido blando y en las alturas medias exploté y fui aire liviano confundiéndome con las nubes.
Llegando la noche un trueno y dos relámpagos me anunciaron que ya era hora de bajar en forma de gota de agua.
Caí en simpático splash en un río de la Patagonia y bajé junto a mis hermanas gotas a lo largo de montañas y mesetas.
En un remanso del lecho del río me vi como pescador, arrodillándome a beber en la orilla. Bebí el sorbo que a la vez me contenía.
Esa noche fui Uno y Todo al mismo tiempo.

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

Deja un comentario