«Viejo tornillo herrumbrado”


Ya no da vueltas como las agujas del reloj, viejo tornillo herrumbrado. Sostiene las quejas de aquel rancho y los huesos de los parroquianos que lo habitan; y aunque la lluvia, el sol y el viento le siguen añejando sus esperanzas, sigue trabajando su destino épico, viejo tornillo herrumbrado.

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

“Desierto y color”


No he decidido nacer en este harto océano de gris sin contemplación, pues nadie decide sobre la que ya se decidió, pero a pesar de la sed y orfandad de colores mi savia no ha dejado fluir con esfuerzo su tradición ofreciendo al sol las oraciones sin voz ni tinta.
No es heroísmo ni urgencia de trascendencia lo que me mantiene en pie, pues nadie decide lo que ya se decidió, y en la soledad que expande la distancia de mis congéneres, seré la verdad que por un instante mermará el andar de tus zapatos, cesará la labor de tu pensamiento y esbozará la tenue sonrisa en donde nos encontraremos, finalmente, a ser.

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

«Libertad»


Los platos con comida en la mesa, unos bigotes de cacao sobre el labio de los niños, tizas multiplicando conjuntos de inclusión en el pizarrón, overoles amaneciendo con el sol, unos abuelitos de la mano caminando sonriendo con la frente alta.
La Libertad no es una palabra, solamente, sino el verbo hecho carne en el plato de comida, el bigote de cacao, las tizas, overoles y las manos entrelazadas.

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

«Soy un cartoncito»


Soy sólo un cartoncito. Equilibro la mesa, cierro la puerta del horno, sin embargo, no me llaman progreso. Quien tenga el alma sensible sabrá de que estoy hablando, soy un cartoncito, un simple cartoncito y que tranquilidad brindo a tu vida.
Soy un cartoncito, no me vengan a hablar de progreso si eso soy yo.

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

«Día del Escarabajador»

– Dedicado a tod@s los Trabajador@s, especialmente a aquellos que son expulsados por perverso sistema capitalista –

En el rincón más profundo de la meseta patagónica, más allá de donde el viento descansa de su viaje, camina a tranco lento y con mucho esfuerzo un viejo Escarabajo.
Tiene sobre su lomo los círculos de los siglos en los arboles petrificados. Anda, hace tres lunas y tres soles, fatigando la arena, esquivando neneos. También, ha logrado esquivar con hidalguía las garras de un halcón y las fauces de un lagarto gris como la greda.
Tiene sed, tiene hambre, pero el Escarabajo sigue su camino de espaldas al horizonte con sus dos patas traseras empujando y empujando una seca bolita de caca de oveja. Le pesa su equipaje, le pesan los años, le pesa la responsabilidad, pero no afloja.
En ese yugar patagonico, en otro punto a cientos de metros de ahí, lo esperan su mujer Escarabaja y dos bellos Escarabajitos con medio otoño de vida. Ellos esperan, ansiosos, la llegada del padre Escarabajo.
Esta será la última bolita de caca que llevará este año hasta su hogar. Tal vez su último año de vida. La trabajará junto a viejos secos pastos, granitos de arena que urgen historia y saliva de sus entrañas. Al fin del día, cuando la luna le de permiso para descansar, terminará de trabajar esos elementos el Escarabajo la casa para su familia.
Sus hijos tienen un techo para resguardarse de las inclemencias de la patagonia. Su mujer sueña que muchos hijos le regalará la vida, luego que los inviernos duerman su siesta.
El Escarabajo bebe una gota de rocío de un calafate. Cierra suavemente sus ojos. Piensa o tal vez sueña (suelen ser lo mismo), que ha trabajado la tierra, ha trabajado su sangre, ha trabajado el tiempo, como así también sus antepasados lo han trabajado a el.
Y en ese soñar, el Escarabajo, imagina a las demás criaturas de ese rincón del mundo, honrando el trabajo que nos trabaja y nos dignifica trascendiendo la historia.

Feliz día del Trabajador para tod@s!

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

“El Zorzal alquimista”


En el patio de la casa donde vivo, una pareja de zorzales ya ha comenzado a tejer su sueño de trascendencia.
Hojitas secas, palitos finos caídos en el suelo y filamentos varios son trasladados metódicamente hasta una cueva natural que se encuentra en un arbusto alto.
En el patio de la casa donde vivo, una pareja de zorzales está construyendo su nido. No quiero molestarlos, apenas observarlos, es tan perfecta, digna y bella la tarea que realizan que me parece advertir en su trabajo el tejido de los destinos delos seres vivos y los objetos inertes de toda la región este verano.
En el patio de la casa donde vivo hoy existe dios, tiene alas y teje sutil universo.

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

«Don Braulio y la Vaquita de San Antonio «


Al lado de mi casa hay una obra en construcción, ahí mismo trabaja Don Braulio Dominguez.
Todas las tardes, al regresar de mi trabajo, lo veo agachado con sus dos manos sobre las rodillas como queriendo aguantar sobre su lomo cada trozo de gravedad que nos toca a cada uno.
Acerca su débil mirada con tela de araña a un rosal desteñido por el desgano del tiempo. También arrima su dedo índice y en la punta del mismo una gota de agua mezclada con azúcar. Acerca el dedo, lo acerca suavemente hasta la boca, diminuta como el universo, de una Vaquita de San Antonio viejita que a duras penas sobrevive en la rama más alta del rosal.

El bichito bebe de la gota el amor de Don Braulio.

Estos últimos años me pareció percibir que hay menos vaquitas de san Antonio en los jardines, en los rosales, en las macetas de nuestros patios. Son más tristes esos espacios sin los bichitos rojo fuego con lunares en la espalda.
Tengo deseos de despertarme temprano mañana en la mañana y antes que lleguen los obreros para comenzar su jornada laboral, dejarle una tapita de gaseosa con agua y azúcar debajo del rosal. Quizás Don Braulio se de cuenta que quiero ayudarle.
Él, ya me ayudó.

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

“Tod@s tenemo un cacho de artistas, tod@s tenemo”


En la ensaladera de nadas que habita en el penúltimo piso de mis huesos, deshabita un cerebro y se albergan de okupas las dos de las últimas neuronas que quedaron luego de andar perdiendo Bardhal por los caminos de la life.
No me quejo de la ausencia de imaginación a la hora de intentar ponerle el pecho a la tinta y el lomo al papel para hurgar entre las migajas que nos dejan de sobra los escritores “denserio”, en busca de un qué se yo poético que me de medio punto de hándicap y un cuarto de verso más o menos bien parau ante los lectores de lengua pupila filosa; pero es en vano, tengo resfriada la creatividad así que debo conformarme con mentirme a mi y mentirle a usted, estimado consumidor de productos literarios.
Este breve texto que usted está por terminar de leer no le aportará más sapiencia, no le dará una palmada en la espalda de su sabiduría, ni siquiera entrará por la puerta de servicio de los buena gente luego de leerlo, pero puedo asegurarle, sin tenerle miedo a mi colega el ridículo, que al finalizar la última masticada de estas letras sentirá una leve, muy leve sensación, pero sensación al fin, que escribir es también un ejercicio de la espontaneidad y la libertad de los “¿Lo qué?” que se enriedan en nuestra psiquis, teniendo usted derecho, también, a plasmarlo en una hoja o en un monitor, sin que se le caigan las medias de sus vergüenzas.

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

“La conspiración de las caras”

(Cartografía de los rostros)

Amantes que conviven años fusionan los rasgos de sus CARAS.
Las dichas y las penas se dibujan en las CARAS.
En el primer día de clase, identificamos nuestro cuaderno con una CARAtula.
Los festejos se realizan en CARAvana.
Nuestras particularidades se denominan CARActeristicas.
Me gusta, cuando voy al baño a despedir algún amigo del interior, leer las boludeces de la revista CARAS.
Ante una sorpresa, decimos: CARAmba!
Cuando nos enojamos, mandamos todo al CARAjo!
Cuando me expreso sobrio, lo hago de CARA.
Cuando tenemos que decirnos algo serio, preferimos hacerlo CARA a CARA.
Colon zarpò en tres CARAbelas.
Una destreza en el billar es denominada CARAmbola.
Hay una familia completa de artistas, los CARAmbula.
En el desierto, nos puede salvar la vida una CARAmañola.
Estoy escribiendo esto para distribuirlo por el “CARA de libro”

Cuando Dios o el Big Bang desplegaron su capricho universal, establecieron un mapa, un sustrato cartográfico en donde los seres pensantes, también los humanos, podrían leer los vaivenes, orígenes y destinos del micro y macrocosmos.
Las civilizaciones más complejas de nuestro planeta gastaron sus vidas y reinos en busca de este mapa que creían les otorgaría el poder sobre las otras civilizaciones.
Hurgaron en los lugares más inhóspitos y hostiles en pos de esta herramienta suprema, en vano, pero tenemos al menos una certeza.
Nuestras CARAS son la cartografía de nuestras historias personales y colectivas.

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

«La brújula de la bruja»

Direction
En el bolsillo de mis bromas sin hacer, guardo una brújula que me regaló una bruja que bajó de la luna en una burbuja.
Mi brújula señala al Sur, siempre al Sur.
Y, aunque la Brújula que me regaló la Bruja que bajó de la luna en una burbuja, suele ser burlada por las otras brújulas modernas y de plástico, yo se que ella me quiere decir algo nuevo que las otras no saben.
Mi Brújula, en realidad, me anda diciendo que el Sur le está ganando al Norte.
La Brújula que me regaló una Bruja que bajó de la luna en una Burbuja es sabia.
Yo la quiero.

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar