«Mi primera Internet»


Obviaremos en esta ocasión cuestiones acerca de la veracidad o fuentes utilizadas en las notas de la revista “Muy Interesante”.
Aunque hace años que no leo una, entre los 9 y los 12 años de edad, cuando ahorraba semanalmente para comprar mis revistas favoritas o me las traía mi Viejo o mi Abuelo, puedo asegurarles que, desde la portada hasta la última letra de la revista, más las imágenes e infografias, provocaban en mi novata imaginación la sorpresa intelectual que me llevé la primera vez que supe acceder al vasto y casi infinito mundo de sorpresas de Internet.

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

“11 de septiembre, día del Masdesto”


A las Masdestas
de las cuales nos enamoramos en la escuela.
A los Masdestos
que nos perdonaban algunas travesuras.
A los Masdestos
que brindan el camino de las ciencias y las artes.
A los Masdestos
que contuvieron alguna penita nuestra.
A los Masdestos
que en tiempo de crisis, fueron también cocineros, psicólogos, padres y madres.
A las Masdestas y Masdestos
que diariamente hacen del oficio de la educación, su vida.
Por todo esto y mucho mas, que sigan habiendo Más de Estos…

11 de Septiembre
Feliz día del Masdesto!!!!

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

«El lado oscuro de la luna»


Se cansó de dictar poemas a las mujeres y hombres que le suplicaban inspiración a cambio de monedas de ego y vanidad; la luna está dando vuelta su mirada hacia planetas con poetas más agradecidos y el lado oscuro de la luna cegará la tinta de los desagradecidos portadores de la alquimia de la palabra.

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

“Loco motion”

– Brevísimo guión para teatro –

En la vereda, mientras ambos caminaban lento, la madre le preguntó al niño que no pasaba los dos años de edad:

– ¿Estás cansado de caminar, hijito? –

El enano mira una paloma que aterriza a su lado y responde:

– Si, mejor volemos, mamá –

– Fin –

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

“Taza Obrera”


Sea en uso abrazando un café con leche o medio descascarada en la despensa fría, como así también desdibujándose en el horizonte cercano de un viejo patio ejerciendo el oficio de maceta de algún helecho rústico y silencioso; cuando entro en una casa y puedo ver aquel fortachón jarrito de lata, me siento tranquilo y cómodo. Se que estoy en casa de trabajadores.

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

«Nieve, la Dama bella y sabia»


La nieve, esa bella, fría, sutil dama que vino a invitarnos a su fiesta tan hermosa, también nos convida a no olvidar la pulseada de la lucha de clases que sigue vigente, aunque lo blanquito, lo puro, quiera disimular la injusticia de la morocha América.
Niños jugando felices en las calles, sabiendo que al regreso hay una estufa, agua caliente y una chocolatada fortachona, mientras en un rancho de madera del otro lado del arroyo, los copos se abren paso entre las tablas mal pegadas, dos niños con mocos al borde de los labios se aferran a su jarrito de mate cocido, estiran la braza como el aliento mirando los pocos troncos de leña que le sobraron al terrateniente que desforestó su estancia para que corran tranquilos, ibres y fuertes, sus caballos de polo.
Un matrimonio cogotudo, copa de champagne en mano, brindan despechugados desde adentro de su bunker la nevada y le envían por whatsapp una foto típica navidad yanqui desde Esquel a Miami a su cuñado que cuenta dólares de la bicicleta financiera bajo una sombrilla en la playa; mientras tanto una parejita joven de changarines, sin changas, en la barriada morena, ajusta el plástico hasta que pueda cerrar el orificio que oficia de ventana por donde entra el frío, por donde se exilian las esperanzas.
La nieve, esa bella, fría, sutil dama que vino a invitarnos a su fiesta tan hermosa, también nos convida a no olvidar la pulseada de la lucha de clases que sigue vigente, aunque lo blanquito, lo puro, quiera disimular la injusticia de la morocha América.

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

«Viejo tornillo herrumbrado”


Ya no da vueltas como las agujas del reloj, viejo tornillo herrumbrado. Sostiene las quejas de aquel rancho y los huesos de los parroquianos que lo habitan; y aunque la lluvia, el sol y el viento le siguen añejando sus esperanzas, sigue trabajando su destino épico, viejo tornillo herrumbrado.

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

“Desierto y color”


No he decidido nacer en este harto océano de gris sin contemplación, pues nadie decide sobre la que ya se decidió, pero a pesar de la sed y orfandad de colores mi savia no ha dejado fluir con esfuerzo su tradición ofreciendo al sol las oraciones sin voz ni tinta.
No es heroísmo ni urgencia de trascendencia lo que me mantiene en pie, pues nadie decide lo que ya se decidió, y en la soledad que expande la distancia de mis congéneres, seré la verdad que por un instante mermará el andar de tus zapatos, cesará la labor de tu pensamiento y esbozará la tenue sonrisa en donde nos encontraremos, finalmente, a ser.

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

«Libertad»


Los platos con comida en la mesa, unos bigotes de cacao sobre el labio de los niños, tizas multiplicando conjuntos de inclusión en el pizarrón, overoles amaneciendo con el sol, unos abuelitos de la mano caminando sonriendo con la frente alta.
La Libertad no es una palabra, solamente, sino el verbo hecho carne en el plato de comida, el bigote de cacao, las tizas, overoles y las manos entrelazadas.

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar