“Sueño, espejo y va”


Sueño que despierto, recuerdo, entonces, un hombre que soñaba que despertaba recordando que se soñó, soñando.
Si los sueños no envejecen ni mueren ¿Cuántos sueños me soñaron en la vida?.
No estoy seguro si soy el soñado o el que sueña, si soy el que no es, pero que está.
En fin, soñando vivo, vivo soñando.
Soy aquí lo que allá me imaginan y así sucesivamente mientras la expansión del universo lo permita.

– Fin –

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

Deja un comentario