“Rascarse el ojete es psicológicamente saludable”

(Teoría científica del Dr. Rodolfo Ortello)

La “Temblereque Nalgutem Corporis” es un nervio corporal sutil, descubierto por el esquelense , Rodolfo Ortello.
Teoría y demostración del nervio “Temblereque Nalgutem Corporis”.
El Doctor, Ortello, descubrió que este nervio conecta mediante dos extremos, de un lado, con ambas nalgas, y de éstas parte un recorrido que asciende por la espalda hasta la mitad, aproximadamente, debajo del omóplato se ubica un nudo de este nervio que contiene el primer corazón de dicho filamento,
En este corazón se materializa mediante un cosquilleo que abarca, prácticamente, toda la mitad superior de la espalda la sensación de placer y satisfacción ante el rascado de alguna de las nalgas en virtud de la picazón esgrimida por las mismas.
Continúa el nervio hasta la nuca donde se deposita el segundo corazón del nervio en cuestión que, por el rascado de las nalgas en situación de picazón, promueve además de la sensación de placer, el erizado de la pelambre ubicada en esa zona geográfica.
Según el Doctor Ortello, la vía nerviosa culmina su recorrido en el dorso de las pupilas, sujetando los parpados desde atrás causando, ante el rascado nalgal, el cierre de los parpados en empírica demostración de placer sublime.
En palabras de Ortello, apoyado en su teoría por el Psicoanalista Juan Delort, este nervio “Temblereque Nalgutem Corporis”, es medular en la estabilidad emocional de las personas, como lo rezaba en el último párrafo de su exposición en la Universidad de Oxford titulada “No le mezquinen uña a los cachetes del culo”:
“…Y finalmente los exhorto a rascarse el tuje sin prejuicio y con total libertad, ya que en el mismo rascado, en la acción rascaril, está el secreto de la libertad del inconsciente que puja por liberar sus demonios estancados a lo largo y a lo ancho de nuestra alma alojada en el cuerpo.
Cada vez que nos pica el ojete, nuestro subconsciente nos está avisando o diagnosticando un problema psicológico anclado en nuestro ser, por ende, libre rascado de las nalgas activa el nervio Temblereque Nalgutem Corporis, que abre esa especie de temblereque o cosquilleo que exorciza los dramas psicológicos arrastrados desde la niñez…”

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

Deja un comentario