“Rancho Palabra”


No es mas que mi rancho, compadre. No te asustes si lo ves remontar la brisa en las horas altas, es que mis sueños torpes de poeta de cotillón, andan sacándose las pilchas del pichón que ayer caía del nido al picotear los versos maduros del árbol de la imaginación.
Sus ventanas, a veces, son las puertas. Otras, las puertas, desnudan el paso del tiempo. Pero siempre que sus alas de tinta, razón y mitologías, tengan la sed de las largas migraciones del ser, bajará mi rancho para beber de un charco en la cuadra más apartada de tu barrio.
No le temas a mi modesta casita. Entre sin golpear, colega, que un tinto tranquilo y bohemio lo espera para entreverarse en el incesante entretejido del universo. La Palabra.

– Fin –

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

Deja un comentario