“Piedra libre”


Sopla el viento del Sur en el patio de la memoria.
Por el agujero de la cerradura de todas las veces que nos dijeron “pido gancho” en el juego de todas las escondidas durante la niñez, florecen dos esquinas, tres atrás del armario y media debajo de la cama que gritan en coro mudo y multicolor.
Dicen, mientras cabalgan el viento, “piedra libre para mi” y ahí nomas comienzan a corretear los fantasmas de los viejos juegos que antaño sembraron de imaginación las parcelas de estas palabras.
1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10, el que no se escondió se embromó.

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

Deja un comentario