“Nubes malitas”


Esas nubes mocosas de dióxido de carbono se amontonan engreídas sobre los techos de las alegrías de estas tierras, esas alegrías que nos pintaban de colores inventados por los tambores, los ríos de deshielo y el canto de los dragones que huían de las páginas de los libros para anidar en la imaginación de la gran aldea.
Son tan pesarosas sus garuas de clavos enmohecidos que mantienen gachas y tristonias las cabezas de los aldeanos, que una y otra vez se miran la punta de los zapatos en busca de la moneda fatal que los evacue del yugo diario de no ver más allá de la esquina pobre de estos sueños desvanecidos.
Pero las nubes no son eternas en este puchero seco y entre el tumulto desierto de almas en desconcierto, una nariz apuntará al cielo sin temor, olerá la fragancia del sol en la primavera de las almas en revolución y en la esquina de ese barrio se sembrará la primera semilla que germinará en el subsuelo de nuestras verdades para germinar esperanza y alfalfa y trigo para el engorde de un nuevo amanecer en la aldea de aldeas que recordará levantar nuevamente su frente al cielo, sin temor.

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

Deja un comentario