“Neneos, movilidad y vigilia”

– Leyenda patagonica –

Registros históricos oficiales han fenecido en los estómagos de bibliotecas regionales, y la música con fritura que nos llega de las tradiciones orales, han optado por callar ciertas verdades.
Una de ellas, El Neneo. Su función en la Patagonia.
Comprender la importancia del Neneo no exige, en este caso, abocarse a las tradiciones académicas biologicistas ni tampoco a la efectiva rigurosidad de la metodología científica. Sino, en este caso, hablaríamos del Neneo sólo como un vegetal que ayuda a evitar la erosión del suelo estepario patagonico.
Para sumergirse en la comprensión del espinoso vegetal, juzgo necesario, optar por caminos alternativos.

Brindo aquí algunas técnicas básicas:

* Elegir un lugar en la estepa patagonica. Ubicarse estrategicamente y a una distancia prudencial de algún grupo de Neneos.
* anotar en una libreta, por medio del uso de GPS o coordenadas latitud longitud, la ubicación de los Neneos cada treinta minutos.
* La sorpresa, el entusiasmo, no deben entorpecer la observación y mucho menos interferir en el cotidiano desenvolvimiento de la vida Neneolistica.

Los resultados obtenidos por quien escribe están inscritos en la investigación de un frondoso grupo de Neneos que habita en la cresta del cordón montañoso que bordea el flanco derecho de la ciudad de Esquel.
A lo largo del trabajo y observación he logrado establecer jerarquías notables entre los Neneos, que varían en tamaño, color y cantidad de espinas.
Lo más sorprendente que descubrí es que el Neneo es uno de los pocos (tal vez el único) vegetal terrestre con capacidad de movilidad y traslado sobre la superficie territorial.
Ahora bien, otro de los puntos sobresalientes y me animo a destacar como central, es que los grupos de Neneos que van desplazándose, lo hacen en función de ordenes ilegibles a nuestros sentidos.
Pero si, he logrado establecer fehacientemente que, estos grupos se asocian, se movilizan y rodean sitios en aparente o concreto peligro. Focos de fuegos, instalación de proyectos forestales, mineros; en definitiva, reaccionan ante nuevos asentamientos humanos.
Los Neneos montan guardias diurnas y nocturnas.
Analizan, debaten, confrontan visiones y delegan la facultad de ejecución de decisiones en el Neneo más antiguo.
El trabajo realizado no es un compendio estático e individual, sino la apelación y convide a respetar a uno de los vegetales más adaptados y distribuidos por toda la Patagonia.
Otro modo de acercarse al conocimiento y sabiduría ancestral Neneoril, consiste en trasladar, con permiso de la Tierra, Neneos a los jardines de nuestros hogares y ubicarlos en sitios convenientes.
Su reproducción controlada permitirá no solo la transformación paradigmatica de la belleza en nuestros patios y jardines, sino la custodia mística de nuestros ambientes familiares y ciudadanos por medio de la interacción inteligente y sensible con estos soldados con los cuales la naturaleza dotó a la Patagonia.

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

Deja un comentario