«Misión de un viejo barquito de papel»

(Mini obra de teatro callejero)

Escena 1:
Atascado en una alcantarilla herrumbrada por el tiempo y el desdén, un viejo y enmohecido barquito de papel agoniza mientras un cordón de vereda habla con el.

– Cordón: Buen día Barquito.
– Barquito: Hola, Señor Cordón.
– Cordón: Hoy va a hacer mucho calor ¿pídele al viento que te empuje hacia las sombras debajo de la alcantarilla?
– Barquito: No, debo esperar la lluvia.
– Cordón: Pero hace seis meses que no llueve, morirás de sed.
– Barquito: Le prometí al niño que me dio vida navegar las calles hasta encontrarlo nuevamente.
– Cordón: El ya se olvidó de ti. Pasaron más de diez meses.
– Barquito: Esperaré. Le debo la vida.

Escena 2:
El mismo día a la tarde, el cielo se oscurece y empieza a llorar. Una gota cae sobre la proa del Barquito de papel y un hilo de agua comienza a empujarlo.

– Barquito: Oh, mira Señor Cordón, al fin llegó el río de lágrimas.
– Cordón: Aleluya!…firme, Barquito, firme….adiós y buena suerte!
– Barquito: Gracias por ser compañero y custodia todo este tiempo.

Escena 3:
El Barquito de papel atraviesa diez cuadras, atravesando rápidos furiosos, esquivando autos en las esquinas e intentando no hundirse, cuando al pasar frente a una escuela siente que una mano lo toma suavemente y lo rescata de los rápidos. Un niño con guardapolvo:

– Niño: Hola, Barquito ¿me recuerdas?
– Barquito: Si, hace meses que busco tu mano y tus ojos.
– Niño: Cumpliste la promesa.
– Barquito: Nací para hacer feliz a un niño y ese eres tu.
– Niño: Gracias. Soy feliz, te guardaré en mi cuaderno y seras el regalo de mis futuros hijos:

Escena 4:
El Niño guarda el Barquito entre las hojas de su cuaderno de lengua y literatura, lo mete en la mochila e ingresa en la escuela. El Barquito sonríe suavemente, cierra sus ojos para siempre. Ha cumplido su misión en la vida.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.