“Mi vida es una mierda”

(Biografía de San Sorete)

Este epitafio que se encuentra en la tumba del Cura párroco, Julián Eduardo Sorete, ubicada como monumento en la ruta al lado del ACA, en homenaje a la hermandad entre los pueblos Tecka, Gastre.
Conocido en la región por su particular forma de hablar que consistía en tragarse las eses, este cura jamás llegó a dar una misa completa por el cagazo a hablar en público, abonó su propio mito por el famoso y único milagro en toda su vida, convirtió dos toneladas de caca de oveja en dos toneladas de maní con chocolate.
Los lugareños no recuerdan muchas cosas de Julián Eduardo Sorete, al decir verdad no se acuerdan una bosta del sacerdote, pero lo cierto es que dejó una frase antes de morir que quedó en el saber popular de los kinesiólogos trotskistas, colocándola en el epitafio de la lápida de su tumba:

” Mi vida es una mierda ”

– Fin –

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

Deja un comentario