“Las claras noches de Clara”


Despiertan las nubes en el incesante amanecer de los ayeres que paren las horas, y en la memoria del horizonte, allí donde los anhelos se traducen en savia de los cometas, la joven mujer se siente por vez primera, Mujer.
Es Clara, la niña que era ciega hasta el preciso instante del primer beso. El beso que le dictó los doscientos cincuenta poemas escritos, escondidos, tejidos, entre la distancia de la luna y las estrellas.
Clara ve donde nosotros somos muerte y olvido.

– Fin –

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

Deja un comentario