“Lacagué”

(Diccionario de Lengua esquelense para hablar más mejor)

Gracias a el uso coloquial y elegante del témino “Lacagué” por parte de la Licenciada en Catación de fragancias a larga distancia, May Freeman, Me vi obligado a transcribir el origen de este termino para que los turistas, empresarios y también las personas puedan hablar nuestro idioma mucho más mejor.
Todo comienza en Francia, 1930, cuando el fabricante de inodoros “Cose de Trevien”, el francés Michel Letriné, decide expandir su emporio inodoril hacia el continente americano y elije como punto de partida del emprendimiento el pueblo de Esquel.
Una vez instalado con su familia en la bella localidad de la provincia de Chubut, Michel Letriné utiliza un predio a la salida del ejido de la localidad para construir la fábrica de inodoros “Cosé de Trevien” en su versión esquelense “Seco de Vientre”. Con más de 100 trabajadores entre obreros, técnicos, diseñadores y vendedores de quiniela clandestina, la empresa “Seco de Vientre” construye el primer prototipo de inodoro esquelense denominado:

“Este gas viene con caldito”

y lo presenta públicamente en conferencia de prensa y ante una concurrida presencia de público en las escaleras de la iglesia Corazón de Jesús, pero un hecho fortuito heriría a Michel Letriné quien maldiciendo en francés a los cuatro vientos sería resignificado por los esquelenses en una de las expresiones que más nos identifica.
Así lo describe un párrafo del libro “Vieron que los franceses también cagan”, del Dr. Ricardo Piegaro, quien se encontraba presente en aquel acto histórico:

“…Hacía frío esa mañana de 1939 y la escarcha en la escalera de la iglesia se camuflaba traicionera, cuando de repente vimos a Don Michel Letriné llegar cargando el primer inodoro “Seco de Vientre” junto a sus trabajadores, lo depositaron al flamante objeto en la puerta misma de ingreso al santo edificio con la cruz custodiando el bendito inodoro. Luego de las palabras del Intendente y el Sacerdote le tocó el turno al inventor y emprendedor inodoril quien mostrando las virtudes del novedoso “Cose de Trevien” esquelense, se bajó los pantalones y el calzoncillo de lana para demostrar las bondades y comodidades que prestaba el sanitario, posando las asentaderas en el mismo, pero habiendo olvidado lamentablemente bajar la madera que que separa de la fría cerámica, y fue entonces que al contacto de las nalgas tibias del francés con el frío inodoro, éste gritó con desesperación ante el gran público presente:

“¡¡¡¡Le scarchéeeee!!!!!”

…evidenciando el olvido del ovalo de madera y el frío manifiesto en el culo. Pero los vecinos de Esquel, mientras aplaudían desaforados al son del grito de Michel Letriné, creyeron escuchar en la expresión del empresario francés la alusión a la primera cagada efectuada en el inodoro esquelense, traduciéndolo al popular “¡¡¡La Cagué!!!”…”.

De este modo es que llega hasta nuestros días una de las expresiones más representativas de nuestro pueblo, que más allá de haber nacido en la voz de un francés, la cultura popular se la apropió y le otorgó su propio significado y utilización que atraviesa generaciones y es un engranaje más de nuestro riquísimo y elegante vocabulario coloquial que nos permitirá hablar mucho más mejor que la mierda. Ejemplo:

* Partido entre solteros y casados en la cancha de Ceferino. Bolsa e’Mondongo, delantero de los casados entra beodo a la cancha y encara para el lado contrario al arco de los adversarios, es decir contra su propio arco, mientras su compañero, Poca Soda le advierte:

– Bolsa e’Mondongo: Miren, chasumá, no me para nadie!!!
– Poca Soda: Pará, chatupí, tas corriendo pal otro lau!!!
– Bolsa e’Mondongo: ¿Qué decí? miren este golazo…
– Poca Soda: pateaste nomá…
– Bolsa e’Mondongo: Gooooooollllll al ángulo!!!
– Poca Soda: No, bolú, ese es nuestro arco.
– Bolsa e’Mondongo: Uh, “La Cagué”.

Bien, hasta aquí realizamos una aproximación a los origenes etimologicos del término esquelense, espero que les sirva de algo, sino la cagué.

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

Deja un comentario