«Labios que no perdonan»

Y ahí andan sus labios, tallados en nel corazón de una sandía, salpicando ternura en las cuatro esquinas del barrio donde se amontonan las tristezas de novios abandonados.
Océano moreno que rodea la boca que cuenta la vida, pero juega a las escondidas con las canitas al aire que sembró y que desea cosechar mañana.
Si vieras, titán, como esas comisuras que cuelgan entre las patas de dos distantes estrellas, como salen de día y de noche a enroscarle sus sensualidades a quienes andan rengo de besos y ayunos de te quiero.
Qué lo tiró, en estos días tumultuosos, andemos con la guardia baja, quien dice que por ahí en una de esas nos cobran penal sin arquero, para el equipo de los billeteras flacas y aventuras for export.
Tal vez, en una noche de sonrisas sin etiquetas, su boca que a veces esconde una pena, nos come en un santiamén la sed de mimos y, si nos permite colgarnos del escote de sus travesuras, haremos sonrojar a los santos de piedra, con un beso campeón de la súper liga del amor.

– Fin –

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

1 comentario en “«Labios que no perdonan»

  1. A mí me contaron que tiene gingivitis y que su aliento a jaula de oso ya es famoso en los sets de Jóliwud. No todo lo que reluce es oro, vistes?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.