“La niña en mi tobillo izquierdo”


Tengo una puertita abierta en el tobillo izquierdo.
Desde el interior se exilian aromas a tierra mojada Y hojas de sauce mojadas por el rocío.
Cuando camino sin caminar un camino encaminado, también siento una voz que emerge desde adentro del tobillo izquierdo. Es la voz de una niña que aun no miró las estrellas ni el asfalto de la ciudad.
No sabe reír ni llorar.
Hay muchos pasos por dar a través del barro, entre las hojas mojadas de sauce y el asfalto de la ciudad que nos hace y deshace.
Por eso intento andar siempre descalzo, para que mi tobillo izquierdo tenga mucho aire fresco en el ingreso de la puerta donde vive la niña de barro, que pestañea ciruelas y sueños en flor.

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

Deja un comentario