«La gota y la helada al amanecer»

El hielo que fue patrón por la noche, ordenó a sus soldados, en forma de gotas, que se cuelguen de las ramas y vigilen desde allí el exilio de las almas nocturnas hacia sus madrigueras, mientras desde atrás de las montañas despabila sus pestañas doradas el sol.
La helada ya es casi charco. La bohemia y los secretos cubren sus historias con la sábana del ayer, mientras que en una ramita guapa y joven del árbol más viejo del jardín, sostiene a duras penas sus últimas manitos frías una gota que fue hielo un rato antes, que será el brindis de la vida minutos más tarde en las raíces del árbol que no siente compasión al verla caer para siempre.

– Fin –

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.