«La conspiración de los Leos»


Cuando leo, Leo por motivos diversos.
Leo diariamente un porcentaje que está guiado por la labor periodística que así lo exige y Leo Di Caprio.
En el baño, Leo las etiquetas de los shampoos, dentífricos, cremas, ahí mismo también Leo las revistas cholulas y sus surrealistas personajes que provocan mi inmediata opinión respecto de sus vidas y pensamientos mientras “fabrico próceres” en el Traful y Leo Dan.
Leo periódicos en papel y online. Leo blogs y webs y Leo Sbaraglia.
Leo algunos diarios de atrás para adelante y Leo Nor Manso. Leo menos novelas que antes, Leo poesías, ensayos, historia, por sobre todas las cosas Leo narraciones, cuentos breves y Leo Messi.
Leo a Borges y Leo Poldo Marechal.
Leo sobre ciencia y Leo Nardo Da vinci.
Leo libros y los dejo por la mitad,
Leo libros por placer y por curiosidad,
Leo varios libros al mismo tiempo y Leo Nor Benedetto.
En fin, confieso que tengo una barra brava de amigos lectores con los cuales salimos de noche a arengar a los muchachos y muchachas por los barrios al grito y cámorrero de cancha:

“oLEO, oLEO, oLEO, oLEO, oLEO LEA, es un sentimiento, no puedo parar, oLEO, oLEO, oLEO, oLE oLEA!!!”

– Fin –

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.