«GUARDIANA DE LA PLAZA»

20130609_121839
Ya se, no me digan nada, creo que tienen razón, pero por favor intenten disimular mi desequilibrio mental y al menos obvien haber leído el texto que a continuación profeso.
Desde peque, cuando iba a la plaza San Martín a jugar a la mancha, luego a andar en skate, o mas grande al caminar por ella o pasar por algunas de sus calles laterales, siento que esta particular casa tiene vida.
Siempre imaginé que su frente, el rostro o fachada de la misma que da hacia la calle San Martin, indicaba cierta indiferencia hacia la posición geográfica de la Plaza. Pero ya viejo y choto que soy, tal vez asistido por el impacto de otroras resacas rezagadas, siento que un murmullo desconocido me contó un secreto.
En realidad, la casa disimula indiferencia, ya que su verdadero oficio es el de eterno guardián de la manzana en cuestión. Quienes creemos en el gol de Maradona a los Ingleses, sabemos que aquellos que osen algún día sacarla por la voracidad inmobiliaria, el rostro de ladrillos blancos y negros dará un giro inesperado hacia la calle Belgrano y arremeterá contra los imprudentes mercaderes.
Si no me creen, pregúntenle al canillita que pasa todas las mañanas a las 6:15 por su frente; bien recuerda él, aquel ceño fruncido de los aleros del techo la mañana que se enteró de la espantosa fuente que habían colocado, en absoluto desequilibrio arquitectónico y estético, en uno de los costados de la querida Plaza San Martin.

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.