“Feliz Vanidad”


Hoy, mientras nuestros niños y niñas rompen los envoltorios en busca de sus juguetes, al menos un ratito, reflexionemos que a algunas cuadras de nuestra casa otros niños rompen cajones de madera para usar como leña para calentar el rancho.

¡Feliz Vanidad!

Hoy, cuando estemos yendo y viniendo de un lugar a otro, estresados, para conseguir todo lo que hay que tener para la cena, pensemos un poco, que a la vuelta de la esquina otros padres y madres corren de un almacén a otro, mangueando un cacho de carne y pan para engañar el estómago en las fiestas.

¡Feliz Vanidad!

Hoy, a medida que nuestras panzas reciben toneladas de exquisiteces y litros de bebidas deliciosas, tengamos la mínima empatía y sepamos que en el mismo barrio hay una familia que un pollo con papas sin condimentar y un jugo de sobre junto al Termidor en caja será el mejor banquete del año.

¡Feliz Vanidad!

Mañana, cuando nos cueste levantarnos de la resaca y luego de varios Uvasal acudamos con urgencia al baño para purgar la revancha de la gula, no nos olvidemos que en nuestro mismo pueblo, mientras una madre prepare el mate cocido con galletitas de agua para el desayuno familiar, el padre correrá con urgencia a la letrina de afuera a llorar, otro año mas, conteniendo la angustia de no poder brindarle a su familia lo que muchas familias de su barrio, de su pueblo, lo hacen todos los años sin cuestionarse ni un gramo de conciencia.

– Fin –

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

Deja un comentario