«EXORCISMO LITERARIO»

941233_10200334463696451_23495674_n
Desde el fondo vacío de la botella de ron, una manada sedienta de preguntas salen a manotazos desaforados a interpelarme.
A la primer decena de cuestionamientos con saco y corbata, la gambeteo sin problemas, pero siete rabiosas se me prenden del tobillo de mis dudas, tropiezo, y dos preguntas de la niñez me quieren morder el cuello de mis seguridades.
Me sacudo como perro y las preguntas se asustan un poco. Corren y se esconden atrás de un matorral de educación. Me miran, como la maestra aburrida de primer grado.
Saco otra botella de ron, le agrego dos hielos evangelizadores de los demonios que andan de guapos esta noche y me siento a escribir.
Durante los primeros renglones las fauces de las inquisiciones van mermando su fiereza. Cuando acabo el primer párrafo y el segundo vaso, las preguntas son solo sombras de lo que fueron.
Debo escribir para sobrevivir.

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.