“Empanada de Vigilia”

(Creer o reventar un viernes santo)

Tal vez mi ateísmo me alejó de la tradición cristiana y no me permitió ver que el viernes no debía comer carne, lamentablemente ese día me comí una chuleta en la parrilla y sentí como la cercanía y los celos de la Empanada de Vigilia. Luego me fui a hacer la digestión a la sombra de un árbol y nuevamente sentí la presencia de la Empanada de Vigilia. Cuando encendí el hogar salió un poco de olor a churrasco ese viernes y otra vez percibí la cercanía de la Empanada de Vigilia en la chimenea.
Para amigarme con la tradición cristiana y no sentirme nunca más vigilado si como o no como carne un viernes santo, decidí invitar a tomar unos ricos mates a la Empanada de Vigilia para explicarle que más allá de ser ateo y mATEOs, no soy tan mala persona.
Gracias por entenderme, Empanada de Vigilia!

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

Un pensamiento en ““Empanada de Vigilia”

  1. También podrías haber recurrido al efecto de la masticación sobre la empanada y, de esa manera, el año próximo no tendrías ningún problema con nadie.

    Además, el mate no se comparte…

    Saludos,

    J.

Deja un comentario