“Eclipse de domingo”


Anoche, la encontré fusilando Don Juanes con el calibre de sus muslos, quizo la timba de sus ojos arrimarse a la distancia de tres codos y dos Martinis de mis labios.
Anoche, zarpamos sin bozal a gambetear cruces, prejuicios, tabúes y morales con bastón y bigote.
Anoche, ella, eclipsó las penas y la melancolía.
Anoche, ella, fue luna, carne y eclipse.

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

Deja un comentario