«Don Ciríaco Catrileo, el hijo de dios en Patagonia»


Una galaxia que anda caminando el infinito universo, mientras sus planetas y satélites dan vueltas y vueltas en la danza circular. La luna impalpable gira alrededor del planeta, coqueteando con los océanos que se casan y divorcian una y otra vez con las costas de los continentes.Los animales, las plantas, nacen, se reproducen y mueren en las estepas, las llanuras, montañas y valles.En tanto, la noche, a las afueras del Paso del Sapo, en la rivera de un puesto longevo y en pie, sentado en un cajón de madera, Don Ciriaco Catrileo, antiguo puestero de la zona, ceba un mate en silencio, mira el cosmos y el cosmos lo mira a Don Catrileo. Ambos hablan la misma lengua.Esta noche, en un rincón de la provincia de Chubut, la deidad encarnó una vez mas, pero a diferencia de Buda, Jesús o Mahoma, a Don Ciríaco Catrileo no le erigieron monumentos, no le escribieron libros sagrados y no lo elevaron a icono religioso.


– Fin –


Calaverita Mateos (Esquel)

www.calaveralma.com.ar

Deja un comentario