«Dialogo entre una gota y un charco»

– Charco: Epa, que golpe Gotita ¿Estás bien?
– Gotita: Si, sólo me duele el hidrógeno. Gracias por atajarme.
– Charco: De nada, es mi vida, mi destino ¿De dónde vienes?
– Gotita: Mi madre, una nube gris me abandonó allá, en el cielo.
– Charco: Acá, en este humilde ranchito de barro y agua podes quedarte, corazón, afuera, la sequía de amor está brava. Serás bienvenida entre todas las gotas que me habitan.
– Gotita: Muchas gracias Don Charco ¿Cuántos años tiene usted?
– Charco: Nací en la última inundación del Río Percey, cuando este volvió a su cauce normal.
– Gotita: ¿siempre fuiste un charquito?
– Charco: No, al principio era un señor Charco, pero el tiempo fue secándome.
– Gotita: ¿Me vas a cuidar?
– Charco: Claro, chiquita, como a todas tus hermanitas de agua.
– Gotita: ¿Y cuando usted se seque?
– Charco: Nos abrazaremos fuerte, muy fuerte y el Sol nos llevará como un algodón hasta el cielo, allí encontraremos alguna nube que nos quiera cuidar, cargar nuestra líquida existencia, para regresar a ofrecer vida al planeta.
– Gotita: Tengo sueño ¿puedo descansar en tu bordecito de barro?
– Charco: Recuéstate aquí. descansa. mañana es día de fiesta y hay mucho chapoteo.
– Gotita: Gracias, le quiero mucho.
– Charco: Hasta mañana, mi vida, también la quiero.

Fin

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.