“De tal palo, tal astilla”

(Dedicado al árbol que aun espera ser obra de arte)

Ni lagrimas nacen de mis arrugas de tiempo y desierto, se han secado mis recuerdos, se han marchitado mis esperanzas.
Por mis venas huecas circula el fantasma de una savia que fue sabia testigo He sido testigo de los bisabuelos y de sus bisnietos y en la retina de de la historia de este pueblo.
Mi piel fue el lienzo de poemas de amor, el nido que cobijó las bandurrias en sus peregrinajes circulares y mi sombra corajuda fue techo sombra de los changarines que otrora puchereaban un laburo y que huelo hoy a pasado que vuelve.
De madera soy, así lo fueron mis antepasados. Los políticos serrucharon mis anhelos de trascender en la memoria de los artistas que quisieron eternizarme en la memoria del pueblo.
Siento que me estoy yendo, me estoy secando, sólo te pido caminante de mi Esquel que si alguna vez pasas a mi lado, te detengas en silencio, escuches mis últimos alientos, me abraces y me recuerdes como tuyo, como mio, ya que de tal palo, tal astilla.

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

Deja un comentario