🧠❤Danza del zurdo y la croqueta❤🧠

¡Qué lo parió, compadre! Aunque quisiera esquivarle al bulto, el conchisumá me precede, me construye, me ubica en el universo a través de sus infinitos tentáculos perceptivos.
Es así, boló, no voy a las letras, las músicas, las diversas expresiones del arte, ellas cohabitan esta carrocería con óxido en los engranajes de la sociabilidad, son los pueblitos, provincitas y paicitos en constante nacimiento, fundación y ocaso, como comunidades dinámicas y efervescentes que necesitan, de tanto en tanto, evacuar el entripado de sus sentires con lengua a la vinagreta y sus pensares con champagne extra bruto. Como una usina bullanguera en la parte de atrás de la ciudad que fabrica posibilidades existenciales, precisamente, para tirarle una soga a la existencia y no dejarla renga de versos en su metafísica y absurda milonga vital.
¡La concha del mono! Qué manera de escribir pelotudeses más arriba, pero bue, como pa redondear, lo que quiero decirle a usted, señora psicoanalista y a usted, señor abogado, es que cada molécula de mi insolvente vitalidad vive y produce arte las 24 horas al día. ¿Cómo soluciono este dilema para adaptarme a la vida social y familiar?, pregúntele a ellos, mirelos, ahí están les guachites, el corazón y el cerebro ¡Puf! qué bardo tienen, pobres, pero se la vienen arreglando más o menos, a veces con un valcecito, otras un gotan, cada tanto un chamamé, pero le soy sincero, somos medios anarcos y postalina postalina, andamos pogueando y haciendo mosh en esta ensalada de humanidad.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.