“Corazón de montaña y el pacto con el Río”


Dicen las voces antiguas, que la montaña lo parió y el río lo educó.
Dicen los caiquenes caciques, que en los ojos de los ñancos más aguerridos brillan sus pupilas desafiando al viento que le tiene envidia por su firme andar
Dicen que en las asambleas de los coirones lo saludan con reverencias a su paso y los maitenes se sacan la copa de sus cabelleras de hojas para acompañar su épico trote.
Dicen que las montañas le han susurrado el secreto de la fuerza de los volcanes y la resistencia de las nieves eternas.
Dicen que el sol con sus hilos de rayo le tejió el calor de su corazón y las estrellas le tatuaron la nobleza en los huesos.
Dicen que la mística meseta lo adiestró en las ciencias de la economía de las palabras y el valor incalculable de las mismas cuando galopan a lomo de verdades.
Dicen que adquirió la sabiduría ancestral en el silencioso frío de las soledades patagónicas, una noche de luna gorda de leche y empachada de misterio, cuando el gran Río bravo y Corazón de montaña pactaron sobre la piel azul del agua helada los mandamientos de la hermandad entre los hombres y las fuerzas naturales.

– Fin –

– Dedicado a la humildad, grandeza, sabiduría de German Cesar Roberts y quien, más allá del merecido título otorgado por el Concejo Deliberante de Esquel, debería estar en nuestra ciudad trabajando desde algún lugar que pueda formar a los niños y jóvenes en el vínculo y fortaleza de respeto en la noble convivencia de los sabios con la naturaleza.

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

Deja un comentario