“Carta de Serena Williams a Calaverita Mateos”

Wimbledon, 3 Octubre de 2017.

Querido pururú de mi alma:
Aquí, en el hotel de Winbledon, tirada en la cama extrañándote mientras te escribo estas líneas esperando la final para irme a la Patagonia a comerte a besos.
Ayer estuvimos tomando unos amargos con Roger Federer, el otro amargo, y mientras el cara de culo untaba una tostada con manteca y dulce de grosella, me preguntaba como te conocí. Entonces recordaba ese abril de 2009 en el Estadio de Tenis de Londres cuando yo estaba jugando la final de Winbledon y en el ultimo match point apareciste vos por vez primera en mi vida.
Estabas completamente desnudo, con una raqueta en cada mano, dos pelotitas de tenis colgando de un hilo de tus huevos revoliándolas mientras hacías una especia de ula ula y un micrófono inalámbrico conectado a los parlantes del estadio, cuando pronunciaste tus épicas palabras:

“Si el deporte es la cura del alma y de la mente
les venimos a exigir, nosotros los veganos
No mas pelotitas de cuero golpeadas y pintadas de verde
Aquí tienen mi raqueta, sujétenla fuerte por el mango”

Tu lucha incansable por los derechos de los animales me enamoró al instante, entonces recuerdo que cuando te iban a apresar los policías les metí unos pelotazos con mi raqueta que los distrajo a los botones y te dio tiempo para rajar por la parte de atrás. Yo también me tomé el palo y nos encontramos en la calle donde subimos a mi limousine y de ahí al hotel.
Noche de amor que pasamos inolvidable. Aun recuerdo cuando me quité la ropa, me acosté en la cama y me abrí de piernas para esperarte, tu poético espíritu se reflejó en tu perpleja mirada y en tu voz que, tímida, expresó:

“Si llegamos hasta acá no es por hambre
aunque viendo como esa entrepierna me dice hola
espera sin piedad esa cortadora de fiambres
que no arrugue justo ahora mi bondiola”

Y le dimos mazorca toda la noche en la cama, en la mesa, en la silla, en el balcón, en la heladera. Luego tuvimos que ponerle paños fríos al caracú sin hueso, se me había ido la mano de verdad, aunque esa no era mi intención. Juramos amor eterno aunque nuestras profesiones nos separaran durante nuestro futuro.
Cerca del mediodía, desperté y vos ya no estabas. Me habías dejado escrito en la bombacha una poesía que hasta el día de hoy la uso en todos mis partidos y no la lavé nunca. Mi entrenador bautizó esa bombachita como “La Sahumerio todapoderosa”. El poema en ella, aunque un poco borrosa dice lo siguiente:

“Me voy en pos de otras luchas, que son bocha
Sin olvidar tu piel, tus ojos, es tuyo mi corazón,
Pero aflojale a los fierros con tus bravías piernas
Sino vas a cortar en dos este humilde morcillón”

Dejo aquí la carta, te mando un chupón que te bañe de saliva el rostro entero y un te quiero, te amo cuchi cuchi leguizamón!!!

Con cariño…Selena Williams, tu eterna Morocha jetona.

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

“Punta Avenida”

(Playa exclusiva de Esquel)

Punta Avenida, playa super top en Esquel, presenta su parador para el jet set de la Patagonia, a orillas del mar “Pavimento” y atendido por el magnate Mauri Cardenas & Brothers.

En Punta Avenida te ofrecemos los siguientes servicios:

– único lugar del mundo donde podes mandar frutas tranquilo.
– Fútbol para Cebollitas a cargo de Pepino Cuevas.
– Tenis profesional a cargo de Batata Clerc.
– Aprendé tango, te enseñamos el choclo.
– Psicólogos atienden casos de personas verdureadas.
– Música ambiente de César Banana Puyrredón.

* Nabos abstenerse, dale no seas zapallo tomate tu tiempo y visitá Punta Avenida en Esquel.

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

“Claudius Ferrerotatis, la evolución de las especies”

(Evidencia empírica desmiente a la comunidad científica)

Durante casi cincuenta años se ha discutido en cuanto foro científico internacional que tenga como materia de debate cuestiones relacionadas a la naturaleza, la cuestión central de debate entre los Biólogos más excelsos de este planeta, si la especie americana Claudius Ferrerotatis o más conocido por su nombre vulgar “Claudio Ferrero”, es un animal amigable con cuestiones relacionadas al trabajo o, caso contrario, se trata de un espécimen que reacio a frecuentar o ejercer tareas tales que demanden un esfuerzo físico.
Recordemos algunas de las frases más polémicas vertidas sobre este tema en el último congreso de Biólogos marxistas realizado en el 2016 en Cushamen denominado “Si el Trabajo es salud, que trabajen los enfermos”:

“En lo que a mi respecta, hablar de trabajo y de los Claudius Ferrerotatis es en sí mismo un oxímoron que no merece ni siquiera ser debatido”
(Pablo Bersierr, Psicoanalista de Lombrices Californianas)

“Es imposible, yo recuerdo en mi trabajo habitaba un Claudius Ferrerotatis y haberle pedido que sólo calentara el agua para el mate en la pava eléctrica y, sin mediar explicación, verlo huir despavorido por la avenida Alvear sin rumbo definido” (Raul Carello, Investigador Testigo de Jehová que sigue insistiendo que la biología debe encontrarle la quinta pata al gato).

“Recuerdo con algo de temor aquel día que le pedí por favor a un Claudius Ferrerotatis traducirme una letra de Saúl Huenchul, a lo que inesperadamente me contestó ¿con qué se comía?”
(Lito Calfunao, Icono patagónico en enguachamientos de chinchimoyes al trote)

Pero más allá de la impronta científica que aquel congreso nos dejó en nuestra zona, todas las hipótesis y teorías allí esgrimidas y debatidas por un nutrido espectro de Científicos destacados, lo cierto que la fotografía tomada hace dos días por el Ginecólogo y Pastor Alemán, Oscar Alberto Carrizo tira por la borda, desbarata rápidamente todas las investigaciones referidas a la ausencia de trabajo en los especímenes de Claudius Ferrerotatis, en ella claramente se ve uno de estos seres patagónicos tomando con sus garras un objeto de labor (Pala) en un evidente signo de alegría.
Versiones extra oficiales afirman que, partiendo como sustento y materia prima a la fotografía, se estaría organizando un segundo congreso de Biología antes de fin de año en la localidad de Aldea Apeleg para discutir nuevamente la cuestión donde se reunirán científicos de todo el globo bajo el lema “¿El Claudius Ferrerotatis estaba laburando feliz o bajo presión de una Marus Eugenitis Monacoandis?” en manifiesta alusión a lo que parece haber pasado inadvertido para el resto de los naturalistas sobre otra de las especies de la zona que se ve camuflada y escondida de los fotógrafos naturalistas.

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

“Camino al orgasmo o nirvana sexual, según el Dalai Palante”

(Protocolo para pecadoras y pecadores)

* Precaución: No dejar al alcance de sotanas y cruces *

Primero:
Una vez encontrada la locación pertinente, ambos futuros pecadores colocarse de pie frente a frente uno en cada margen de la cama, mirándose fijamente, preferentemente con un vaso de whisky o copa de champagne en una de las manos y un porro con frescas flores en la otra. Luego de un par de tragos y algo de dulce humo en nuestro corazón, permitir que las miradas jueguen libremente y la sonrisa se sume sin prejuicios, incluso dando lugar a posibles carcajadas.

Segundo:
Quitarse la vestimenta suavemente, sin esgrimir palabra alguna, sin quitarse las miradas y permitirse reírse sin burla de cuestiones inherentes a nuestros cuerpos, permitiendo despejar tensiones o, mejor aún, transformarlas y dirigirlas hacia puntos más propicios, llámese punto G, por ejemplo.

Tercero:
El orden de los factores no altera el producto, pero elijamos en este caso darle el paso a la dama que recostará su cuerpo sobre la cama, ojos cerrados, brazos relajados al costado y las piernas estiradas y flojas. El susodicho deberá navegar con sus labios, con suma elegancia, desde la punta de los pies hasta la frente de la anteriormente mencionada intentando en lo posible no rozar la entrepierna ni los senos para, luego de ejecutada la tarea anterior, ayudar a girar ciento ochenta grados el cuerpo y realizar el mismo trayecto sólo que esta vez detenerse particularmente en la nuca de la dama. En este acto realizar dibujos en este territorio nucal con los labios y extremo de la lengua con sumo cuidado y lentitud.

Cuarto:
Invertir los roles y, paso siguiente, una vez que el caballero se encuentre en la posición establecida, la capitana de la nave navegará con sus labios el mismo trayecto recorrido en el paso tercero, con la salvedad que en esta ocasión ella podrá detenerse en la entrepierna del caballero y, dueña con convicciones de su mandato de capitana, realizará dibujos con sus labios y lengua intentando elevar el mástil para que el viento del placer comience a mover ambas embarcaciones para llegar a un puerto en común.

Quinto:
Aunque suene reiterativo, nuevamente intercambiar posiciones y en esta ocasión permitir al caballero que ejerza el rol de un Salvador Dalí sin bozal y se permita merodear, tantear y moldear sus labios y lenguas a las paredes y labios de la sonrisa vertical humedeciendo dicho sector hasta toparse con el joystick G o clítoris según los supersticiosos donde activaremos el centro gravitatorio hasta permitir que los canales de la razón y la lógica que atan a la realidad se desconecten y aborden las energías vitales y sensuales del universo acercándonos al borde de la cascada del placer.

Sexto:
Una vez abierto los portales de los cauces energéticos sexuales, las naves están listas para chocar en coordinada anarquía, mediante un entrevero de inescrupuloso de labios, brazos, manos y lenguas, otrora llamado besos salvajes, sumergiéndonos en un limbo suprasensorial que convida e invita vertiginosamente a ensamblar mástil y sonrisa vertical para, una vez constituidos en una sola nave, dejarnos caer por la cascada intespestuosa del placer en busca del Puerto Orgasmo o Nirvana de los pecadores, según usted quiera llamarle.

Séptimo:
Discúlpeme, pero a esta altura, con la calentura que emanan de estas palabras me pregunto qué coño hace usted leyendo y yo escribiendo, mejor hagamos un bollito con este insulso texto, lo revoleamos al cesto de los castos y vírgenes y nos enredamos sin protocolo alguno en las sábanas de la lujuria.

Octavo:
Para finalizar, Iba a escribir paso ocho, pero intuyendo la ironía de las pecadoras y los pecadores que aquí nos congregamos, hubieran rematado inmediatamente con el archi clásico “el culo te abrocho” y esto, justamente esto, será materia del segundo tomo de “Camino al orgasmo o nirvana sexual, según el Dalai Palante” (Protocolo para pecadoras y pecadores)

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

“El Amor es una huevada”

(Huevo Di Caprio & Yema Winslet, una clara historia de amor)

Te conocí en aquella clase de filosofía en la cual exponías sobre la teoría del Doctor Eggsman:

“Quién fue primero, la Gallina o el Huevo?”.

Me enamoré inmediatamente.
Nos conocimos charlando en aquel café sobre la trágica historia de nuestras familias, la tuya había sido batida en una casa de repostería que la hizo torta para cumpleaños, la mía murió de tristeza cuando su casa fue expropiada y usada, vilmente, en una pared para la buena acústica de un estudio de radio.
Ahí, te enamoraste de mi.
Muchos me decían que nuestro amor era pura cascara. Nosotros, en cambio, sabíamos que vos eras clara conmigo respecto de tus sentimientos y yo, era obvio, estaba hasta los huevos contigo.
Una noche unimos las yemas de nuestros dedos en clara señal de Amor eterno.
Tuvimos dos niños hermosos. Les regalábamos huevos de pascua y le leíamos el cuento del dedo que se robó un huevito, a dúo.
Un día fuimos separados brutalmente por agentes de la Sociedad Comercializadora de Huevos Argentinos. Brutalmente, fuiste llevada a una casa de repostería, yo a una fábrica de huevos de pascua como modelo esclavo.
Pasaron días eternos tristes, grises.
Te buscaba en cada torta, en cada rosca de pascua, pero en vano, ya que siempre hacia huevo.
Un día, me metieron en una caja de huevos con otros huevones y me introdujeron en una heladera de una cadena internacional de supermercados. El frío comenzó a matar uno a uno a mis compañeros, cuando de repente oí una voz que me gritaba:

“Amor…Amor”

y me di cuenta que estabas en la caja de huevo contigua a mi.
Los últimos sobrevivientes de ambos habitáculos nos ayudaron con las ultimas fuerzas a que quedemos en los bordes de los recipientes de cartón que nos contenían.
Una vez cerca, prácticamente congelados, alcancé a unir nuestras yemas y decirte que íbamos a ser recordados como los huevones enamorados en la película “Titanic”.
Te reíste, cerraste los ojos. Luego yo.
Mientras me dormía eternamente junto a mi amada huevona, dejé una frase para la posteridad:

“El Amor es una Huevada”

– Fin –

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

“Psicoanálisis Yoyoiano”

(Dedicado, en su día, a los Psicólogos y de paso a los Psicoanalistas)

Anoche llegué tarde a casa y cuando intenté ingresar, me di cuenta que la puerta estaba cerrada por dentro, me asomé por la ventana y comprendí.
En la mesa de la cocina estaban mi Yo, mi Super Yo, mi Ello y mi Qué se Yo jugando al truco, riendo y bebiendo whisky.
Les golpeé la ventana y les hice un gesto de disgusto, como diciendo que se les había ido la mano, pero me miraron entre socarrones y superados. Les exigí que me explicaran el motivo de tal actitud y mi Yo dijo:

– “Nos enteramos que querés abandonar tu terapia con el décimo quinto psicoanalista”;

el Super Yo continuó:

– “No era momento para dejarnos sin esa asistencia psicológica”;

el Ello agregó:

– “Siempre venimos bien laburando todos juntos y vos la cagas”

Finalizó el Qué se Yo:

– “Má si, no es tan grave, entrá nomá”, y me abrió la puerta.

Todos estaban medios beodos así que les dije que salieran un rato afuera a despejarse. Cuando ya estaban en el jardín, cerré la puerta, los dejé afuera y llamé a mi psicoanalista inmediatamente, le dije que mis Yo, Super Yo, Ello y Qué se Yo se me habían retobado y casi tengo que pernoctar afuera. Se que está usted muy cansado y agotado de tanto trabajo, acuéstese, descanse y venga en mi primer turno, dijo mi psicoanalista.
Y que hago con ellos, le pregunté. Querido, querido, querido, no le haga caso a las ficciones de su cabeza, me contestó y colgó el teléfono.
Pensé unos segundos y fui hasta la puerta, abrí y les dije a todos que entraran, se cepillaran los dientes y se acostaran a dormir. que el día siguiente seria otro cantar.
A la mañana siguiente, temprano, bajé a la cocina y el Yo me había preparado el desayuno, el Super Yo entraba con medialunas calentitas y el diario, el Ello regaba las plantas y corría las cortinas, en cambio, el Qué se Yo dormía profundamente.
Gracias, les dije. Llamé por teléfono a mi psicoanalista y le dije que cancelaba la terapia.
Estaba totalmente reconciliado conmigo mismo.

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

“Colon”

(El 12 de octubre te recordamos más que la mierda)

12 de Octubre de 1492, día histórico en la humanidad, por vez primera en tres carabelas, algunos soretes aristocráticos europeos con mandato de soretes con corona, venían derechito derechito por el camino del Colon para llegar a lo que ellos creían el culo del mundo a civilizarnos más que la mierda.

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

“La Re Cantidad”

(Sistema aritmético creado en Esquel, Patagonia Argentina)

Las medidas numerales occidentales adoptadas por los cinco continentes, han perdurado en el tiempo en una inmutabilidad proverbial. Sus términos, giros, conceptos, si bien varían en razón de su idioma no cambian en la morfología estructural de su significante.
Sólo un Pueblo se rebeló y estableció un nuevo cambio paradigmático estableciendo un nuevo concepto matemático aritmético único y revolucionario: Esquel.
Según estudios realizados por la Universidad Patagonica de Esquel, Conches Upico, cualquier Esquelense, ya sea nacido y criado o bien arrimado; sabe perfectamente que en el fascinante mundo de los números y sus proyecciones hay algo que nos distingue del resto del mundo:

“La Re Cantidad”

Dicha frase expresa por si misma un valor exuberante tal que, detenernos a contar los objetos que la componen, sería en vano y al mismo tiempo, genera un efecto psicológico en el receptor que escucha el mencionado modismo inmediatamente relacionado a la melodía musical, debido a que “La” y “Re” componen principios Mozarthianos indisolubles en el universo sonoro.
Ejemplo:

Copiloto: ¿cuánto falta para llegar a Cajón de Ginebra Chico?
Conductor: Uf, La Re Cantidad.

De este modo el desaliento producido en la ansiedad del acompañante es tal, que dicha pregunta no será esgrimida en todo el viaje y por lo tanto no volverá a romper las pelotas.
Acabamos, así, de exponer sintéticamente las propiedades no sólo matemáticas que ejerce una frase originaria de Esquel, sino su contundente apuesta a la erosión de un sistema opresor global que pretende uniformar el pensamiento de las comunidades haciéndonos creer que uno mas uno es dos.

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

“Calaveridades y centellas”

(Plan personal crazy trainer para locos revolucionarios que desean un mundo más igualitario con más paz y amor)

El Odontólogo Anarquista de los anillos de Saturno, Calaverita Mateos, expone su plan creado desde sus primeros años de dientes de leche para el fortalecimiento personal, grupal, espiritual, intelectual y lúdico de las personas con ganas de vivir, ser y hacer un loco, loco, loco mundito en donde los opresores, violentos y oligarcas pasen de acumular riqueza y excluir a los más débiles a sembrar frutillas y recitar poesías cursis en las paradas de semáforos.

Pasos para lograr “Calaveridades y centellas”:

1- Montar un Triciclo de caña colihue con ruedas de espuma de olas del lago Futalaufquen durante una hora.

2- Tres vueltas a la manzana (verde o roja) caminando para atrás y silbando un tango silencioso.

3- hacer 5 flexiones, 5 reflexiones, 6 lagartijas, 7 hipopótamos y 8 jirafas.

4- Recitarle poemas tristes a la luna llena, en el idioma de los grillos rengos.

5- Cantarle serenatas de amor a todas las niñas que tienen media lagrima cayendo por el balcón de sus mejillas.

6- Contarle cuentos de frambuesas, chimangos y bichos bolitas a los abuelitos para que duerman tranquilos en las noches.

7- correr una maratón de besos corriendo por el borde de un arco iris, besando a cada colibrí que tenga un lunar en la punta de la nariz.

8- ingresar a una aburrida reunión de comerciantes, abogados y contadores, luego de comer un delicioso plato de locro, y entonar la novena sinfonía de Beethoven tirándose simpáticos peditos.

* Valor del entrenamiento: 60 guiñadas de ojo a la vecinita o vecinito de al lado.

El plan “Calaveridades y centellas”, sólo está abierto a todas y todos aquellos que creen que pueden hacer todo esto, e incluso cosechar estrellas para sembrarlas en los sueños de los niños sin techo.

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

“Carta de Jennifer Garner a Calaverita Mateos”

Washington, 22 de septiembre de 2017:

Hola, mi Guanaquito Retobao!…
Estoy aquí, en Washington, tirada en la cama del hotel extrañándote, extrañándote, extrañándote.
Estaba leyendo la revista “Dame Una” de Gabriel Porcel de Peralta de clasificados de Esquel que siempre me mandas y vi que venden dulce de mosqueta casero en frasco de 10 kg; por favor si podes comprame uno de esos ya que el dulce de mosqueta me afloja las tripas y puedo echarme unos cagos que quedo haciendo chilenitas arriba del inodoro.
Mi Pururú, te cuento que ayer estuvimos reunidos con Clint Estwood, Harrison Ford y Penelope Cruz, tomando mates con un pedazo de piche al asador frió que me había sobrado de la noche anterior, mientras le dábamos forma a los últimos detalles del guión de la película que dirigirá Clint sobre nuestra vida, sobre nuestro amor, Calaverita.
Harrison Ford interpretará a Calaverita y Penelope Cruz hará de mi, aunque la Penelope estaba media caliente ya que, si recordás, ella fue novia tuya hace diez años cuando se conocieron en el “Festival Cáñamo Churrete” de Lisboa, donde se fumaron 73 porros cada uno y salieron a correr por las calles en bolas al grito de

“Liberen a Willis”.

Pero por suerte ya la convencí que esto es sólo trabajo y no tiene que ser una cuestión de celos de cachufletas.
Harrison Ford leyó el guión y me pidió tu teléfono para llamarte ya que tiene unos días libres y quiere viajar para allá, quiere conocer Piedra Parada, ver un partido entre San Martín de Esquel y Deportivo Gualjaina y además salir a pescar con latita y lombriz, si es que Marcos Javier Carosso no se enoja.
Clint Estwood me pasó la sinopsis de la historia basada en nuestras vidas. Se respetó linea por linea, y espero que te guste al igual que el título del film:

“Cáchuflets and Tóronjits”
(A Pátagonian love history)

“En un lejano rincón del mundo, más precisamente en la concha de la lora, existía un pueblo llamado Esquel. Un lugar apacible donde vivían sin conocerse la odontologa peronista Luciana Evans Mastropiero (Jennifer Garner) y el domador de piches y peludos José Sandokan Nahuelpán (Calaverita Mateos).
Cierto día, una tarde de otoño, cae Sandokan al consultorio de Luciana. El se sienta en el sillón del dentista y ella le dice:

– ¿Te asusta el torno? –
a lo que el le contesta
– Como torno no tengo con tu pasta me entretengo –
y ella deja correr una lagrima de felicidad por su mejilla, enamorada cae a sus pies y le susurra a Sandokán al oído
– Jamás me dijeron algo tan hermoso –
– ¿Ni siquiera Mingo? – pregunta Sandokan.
– ¿Qué Mingo? –
– El que la puso el sábado y te la sacó el domingo –

Sus bocas se entreveran y el amor se sella para siempre.
Ambos emprenden juntos un proyecto familiar de chasinados de chinchimolle llamado: “El matambre del chimango”, que pronto crece exponencialmente logrando crear una cadena de venta de chacinados en todo el mundo. Transforman la alimentación de casi todos los países y el asado de costilla con chinchulines, morcilla, tripa gorda y molleja de chinchimolle se convierte en el plato más requerido por las mesas gourmet de todo el mundo”.

Bueno dulce de Leche de mi alma, ya es tarde y me tengo que pegar una ducha, limpiarme la mugrecita entre los dedos de las patas y ponerme a cocinar un estofado de capón que me mandaste en la última encomienda, ya que están invitados Clint y Penelope.

Calaverita de mi vida, te mando dos besos en la mejilla, un chupón con lengua hasta el esófago y tres cacheteadas en la bandurria sin plumas que tanto extraño desde Washington.

Te ama eternamente, tu Boquita de Perca de Río Tecka.

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar