“Carta de Nicole Kidman a Calaverita Mateos”

París, 5 de enero de 2020

Hola, mi Bomboncito relleno con grasita de capón.
Calaverita de mi corazón, me encuentro por estos días en París, esperando un turno con el Pedicuro, Jean Louis Pategrass, para hacerme tratar los juanetes esos de la pata izquierda que tanto te molestaban cuando te rascaba el cogote de noche.
Estoy un poco embolada, te cuento que el hincha concha de Tom Cruise parece que se peleó con su actual pareja y otra vez me anda revoloteando el ala, pero ya le dije mil veces que tengo un amor, un único amor, el amor y ese sos vos.
Sucede que Tom Cruise sigue celoso de vos ya que recuerda el día que yo te eché el ojo en el festival de los premios Oscar, donde obtuvo el premio a mejor actor por Mission Impossible.
Recodas, Tom y yo íbamos entrando por la alfombra roja cuando de repente saltaste las bayas, absolutamente desnudo, sólo con un cartel colgando en la punta de la chota que decía:

“The óscar nou éxist, mang the pélotuds yánkis, The iunic óscar what really váling the pena is the Oscarin Pacheco of Esquel”

Por supuesto, los guardias de la seguridad privada del show de los Oscars te agarró de las bolas y te sacaron en menos de diez segundos de la alfombra roja, pero antes de meterte en el carro policial, alcanzaste a recitarme el poema que me robó el corazón y me enamoró por toda la posteridad de vos:

“Oh, esbelta y bella colorada enrulada
por vos, los hombres todos están muertos
y nuestra duda se hace palabra
¿la de abajo también usa ruleros?”

Solté de inmediato la mano de Tom Cruise y corrí hacia vos, esquivé la gente, le metí un par de tetazos a los policías que te querían encarcelar y nos escapamos por los suburbios de la gran ciudad.
Luego, vivimos ocultos en distintos lugares del mundo haciéndonos pasar por hippies, fabricando muñecos de Segio Denis con pañales usados, convirtiéndonos en millonarios en cinco meses con 45 franquicias internacionales.
Luego, la vida y nuestros trabajos nos distanciaron por un tiempo, pero mi amor por vos crece cada día mas y mas.

Bueno, Calaverita hermoso, me despido con un fuerte abrazo y un beso en tu nalga derecha, esa que tiene el lunar al lado del tatuaje de Mirtha Legrand haciendo surf y no te olvides, por favor, de pedirle a Alejandro Aguado si se copa en hacerme una ilustración Juan Manuel Antar haciendo Yoga, mientras hace la vertical y se clava medio bols de ensalada de radicheta con brotes de neneo hecha con las recetas de los chegusanes de Sann L. O’Farrell, quiero colgarlo en la napia de la estatua de la libertad en rebeldía para con el aumento abusivo del precio de la palta.

pd: Te ama eternamente, tu cachufleta colorada, Nicole.

– Fin –

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.