«CARTA DE JENNIFER CONNELLY a Calaverita Mateos»

jennifer-connelly-365282221
Holliwood, 6 de agosto de 2013

Querido, Cuchi cuchi,

Recuerdo que te enojabas cuando te decía Cuchi Cuchi, sobre todo cuando jugabamos a la taba en la canchita detrás de la escuela Politécnica; pero hoy lo hago sólo para romper el hielo.
Calaverita, mi Cuchi Cuchi, no puedo dejar de soñar con lo que fue y lo que pudo ser de nosotros luego de ese verano en que yo te conocí, en que andaba de vacaciones buscando locaciones para filmar el Increíble Hulk y de repente te vi, estabas orinando al costado de la canchita de Belgrano (hoy desaparecida), dibujando con el chorro a la Mona Lisa en un álamo viejo.
Recuerdo que le dije a mi chófer que pare, bajé corriendo y te invité a ser mi guía turístico de la región.
Me llevaste a La Hoya, al Parque Los Alerces y a Moe Bar donde tu amigo Juan Antonio Mitre revolvió el fernet con una de las puas de su guitarra y yo vomité todo el ventanal.
Ay ay ay, mi Cuchi Cuchi, qué lindos recuerdos.
Pero todo cambió a la mañana siguiente cuando te llevé unas raspaditas con mate a la cama y se me volcó el termo quemándote las pelotas. Qué gritos, mama mía, corrías por el hotel recordando la vagina de mi Abuela, mi Madre y hasta la de mi Hermana, cosa que no entendí nunca.
Aquella mañana me dejaste, regresé sola a Holliwood, filmé la película Hulk, pero sin animo. Todo es horrible desde que me dejaste, mi Cuchi Cuchi.
Espero que estas palabras lleguen a tu buzón, ese al cual escupíamos los dos juntos jugando a embocarla por la ranura al llegar de almorzar los sábados de Pancheria Ana.
Adios, siempre te espero mi Cuchi Cuchi….

Con amor eterno, Jennifer Connelly

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.