“Carta de Gwyneth paltrow a Calaverita Mateos”

Londres, 4 de noviembre de 2018

Hola, mi chinchimolle estepario de mi corazón….
Estoy en Londres, Son las 10 de la mañana y estoy todavía recostada en la cama tratando de escribirte unos renglones ya que te extraño mucho mucho mucho.
Hoy no me siento muy bien para ir a trabajar, es que ayer me pegué un atracón y una resaca que hay que tratarla de usted, fue con la última encomienda que me mandaste. Nos juntamos a jugar con la taba de Gualjaina que me mandó de regalo tu amigo Lucas Miguel Alvar, en mi jardín junto a Bill Murray, Susan Sarandon y Meryl Streep, por ahí a Susan le picó el bagre en un momento y manoteó de la heladera unos embutidos exquisitos de Fabián Segreto, unos sandwichs de lonja de lomo de capón riquísimos de Paula Chiaradia Cocinera en torta frita patagónica casera cocinada en Nahuelpán por Francisco Vocos y estuvo bien regado con cerveza artesanal obsequio de Alma Cebada Cerveteca, más un postre caserito caserito hecho con las manos de Rocio Davel y su gran empresa Punto Nieve. Luego nos tiramos en el pasto y a puro repasador y tramontina le sacudimos como salamanca al piano toda la noche…y así estamos, pero con el corazón contento.
Bill Murray me pidió que te cuente como te conocí, mi amor, e inmediatamente los ojos se me llenaron de lágrimas. Año 2013, todo el equipo de producción del Director David Lynch estaba alojado en ese paraíso turístico cultural de Graciela Barrera en Tertulia Gualjaina Chubut Argentina y desde donde viajábamos todos los días a tu lugar en el mundo Piedra Parada para filmar la segunda parte de “Shakespeare enamorado”.
Recuerdo que una de esas tardes en la escena donde yo debía besar a Cyrano de Bergerac interpretado por el Gerard Depardieu que tiene un mal aliento espantoso cuando de repente se escucha a unos metros, en la costa del río Chubut una voz recitando una poesía, detuvimos todo y estabas vos pescando mosca con la caña en una mano y con la otra rascándote el ojete mientras recitabas:

“Oh, truchas y salmónidos del místico río
Picad mi señuelo, mosca hecha en argentina
Que si el pique sigue así de pelau y bravío
Te juro me enrosco con la tanza esta marrón sin espinas”

Inmediatamente me enamoré de vos y David Lynch canceló ahí mismo el contrato con Depardieu y te lo dio a vos para filmar Shakespeare enamorado parte II. De más está decirte que el beso de esa escena contigo fue placentero más allá del lavado y enjuague de esófago que me realizaste con la lengua.
No puedo olvidar en los descansos de la filmación, cuando nos revolcábamos desnudos a orillas del río, en la arena del Chubut y a la noche con pinza de depilar tenía que quitarte con cuidado y cariño cada uno a uno los abrojos enredados en los pendejos de las pelotas. Todo eso hizo que nuestras almas se fusionaran en un profundo amor que llega hasta hoy con más fuerza que Romeo y Julieta.
Bueno, mi potito peludo, me voy a tomar un digestivo casero preparado con yuyito de paico para que se me pase la resaca y me voy a dormir una siestita antes de la ducha y la depilación definitiva de la bigotuda, así está fresquita para el viaje a Esquel en unos días.

Te ama profundamente, tu griguita white cáchuflet.

Con cariño… Gwyneth paltrow.

– Fin –

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

Deja un comentario