«Cambiemos, la lluvia que duele»

La lluvia es algo que sucede en el pasado, decía Borges, pero si el maestro me permite, me animo a desensillar unos pareceres con sabor amargo que empardan el amargor del café que me bebe, mientras no cesa la cascada que aplaude la chapa del techo y el vidrio de mi ventana.
Anoche se evaporó entre cajas de cartón, plásticos varios y sobras de comidas, la angustia de un hombre que, ocultando el llanto de varón delante de sus hijos, hurgaba en las sobras de los que aún podemos echarle un caracú a la olla de la esperanza, buscando el cacho de pan duro que maride con el mate cocido que engañe el estómago de la familia con hambre.
Esta mañana en la cola del banco sediento, se evaporó el sueño del abuelo regalándole un huevo Kinder con sorpresa a su nietita para el cumpleaños, el cajero no tosió ni aire luego de devorarle la tarjeta de jubilación, luego de cuarenta años de brindarle al país pala, sudor, esfuerzo y ladrillos a tantas familias, como ningún gobernante actual ni siquiera podría contar con un ábaco.
La lluvia, entonces, es algo que sucede en el pasado, si, un pasado que vuelve como la hiperinflación de fines de los 80, claro, es el pasado que regresa violento, como en la siniestra apertura neoliberal del siglo XXI, así clavó las garras, nuevamente, la codicia y el saqueo, en este final de década. Por eso mismo, la angustia del trabajador sin trabajo, el sueño del abuelo sin jubilación, se evaporaron de la ciudad que mira para otro lado, llegando al techo del mundo donde las verdades no se ignoran, se las estruja, hasta la última gota de realidad y las devuelve a la ciudad en forma de cántaro de agua que nos baña, nos incomoda, nos lleva hacia adentro, bien adentro, donde nos obliga a pensar, a pensarnos, y al final de todo, a sacarnos el traje de la cobardía y los prejuicios, enjuagarnos los odios y las discriminaciones, para lavar las culpas bajo el bautismo de una lluvia patagónica.
Hoy, la lluvia en Esquel, es la misma lluvia que salpica vergüenza a la Argentina.

– Fin –

Calaverita Mateos (Esquel) 
www.calaveralma.com.ar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.