“Barrio Ceferino, galaxia Bolita”

(Leyenda patagónica)
juego-canicas-ayacucho
Áspera es la piel del planeta en esta esquina del mundo, en este rincón del barrio Ceferino en Esquel, donde la Patagonia sigue inventando soledades compartidas.
Calle de ripio, esperanzas de humus, dos niños juegan a las bolitas en la frontera difusa entre las calle y la vereda, bajo la sombra del cartel del kiosko “El Gauchito”, mientras los trabajadores caminan a enredarse en rutinas y el kioskero ordena la fila de rodesias en el mostrador.
En un pasaje guacho del barrio Ceferino dos niños se baten a duelo a las bolitas y en cada movimiento, en cada golpe, se advierte la estrategia de la galaxia. El sol, la luna, los satélites y los cometas han decidido responder a la voluntad de estos dos dioses que no saben que lo son y a medida que en el Ceferino van, vienen y colisionan los pequeños planetas de vidrio, en el universo, una galaxia, nuestra galaxia, imita los mismos patrones de movimiento.
Mientras el barrio Ceferino de Esquel se obstine en vivir, los dioses protegerán nuestra galaxia simulando ser dos niños jugando a la bolita bajo el cartel de kiosko “El Gauchito”.

* Dedicado a Ramón De La Fuente que sigue jugando a engañarnos que no es uno de los dioses, camuflándose detrás de ese juego de bolita llamado Arte.

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

Deja un comentario