“La migración del amor”

Luego de la muerte de su esposo, Don Carlos Armando Gonzalez y después de cincuenta años de yugar la vida juntos, Maria Elena había descendido las escaleras de las penas y las sombras hasta el sótano donde la tristeza es señora y patrona.
Un proyecto en común, hogar, trabajos, viajes, hijos, nietos.
La construcción de un mundo pequeño e inmerso en un universo de mundos particulares, de repente se había escurrido entre los dedos arrugados por el viento del tiempo.
Pero un día, precisamente en su cumpleaños noventa, Maria Elena invitó a toda su familia a comer. Sus cinco hijos y un caudal amplio y generoso de nietos revolucionaron el lugar con alegría y barullo.
En la sobremesa, como era costumbre en los tiempos de casados, pero en esta ocasión sola, Maria salió caminando lento, en silencio, hasta el borde del jardín, se sentó en el banquito al lado de la aljaba y lloró a escondidas.
De pronto, alguien le tomó la mano, era su nieto Felipe, uno de los más chicos y atorrantes que tan bien se llevaba con Carlos Armando.

– ¿por que lloras, abuela?
– Mi amor, extraño a tu abuelito.
– Abu ¿te gustaría saber donde está el Abuelo? – dijo el niño con naturalidad.
– Sólo quisiera haber visto una sonrisa en su rostro antes de su partida. Saber que mi vida junto a la suya lo hizo feliz.
– Abu, te acordas que el siempre hablaba que no iba a morir, sino que iba a convertirse en una bandada de pájaros para viajar eternamente.
– Si, mi chiquito – dijo la Abuela, mientras dejó en libertad un llanto emotivo.
– No llores, Abu, Abue me dijo que si alguna vez yo estaba triste, buscara su sonrisa en el vuelo de las aves.

El niño tomó las mejillas de su Abuela y suavemente levantó el rostro surcado por los años en dirección al cielo, invitándola a buscar en el plano celeste algún guiño cómplice.
Maria Elena no cabía en su cuerpo por la emoción que le generó lo que vio en lo alto. Tres bandurrias enormes, montadas en la brisa fría del invierno, volaban hacia el horizonte cumpliendo el ciclo de la migración.
En la formación de las aves estaba la respuesta y el mimo de su amado esposo, la sonrisa de agradecimiento por la vida que le había regalado.
Esa tarde, Maria Elena horneó la torta más grande y el Vascolet más delicioso de la comarca para sus nietos.

😎🎙El futuro sonido de Esquel🎙😎

🔥

Mark Lucero – El futuro sonido del chamame

🔥
Estoy a medio milímetro de tatuarme el brazo con el nombre Mark Luceroinvito a todes a sumergirse en un trip onírico mental cósmico construido desde los auténticos tentáculos creativos del bro del soul @supersimio_dubwise un océano de racionalismo lisergico que dialoga, entre otros, con el dub, electrónica dark, aires post punk y experimentación infinita
.
Invito a conocer la identidad cultural de Esquel, desde miradas y percepciones alternativas, que nos ayudan a surfear sonoramente las diversidades que nos construyen, descargate el disco «El futuro sonido del chamame» de Mark Lucero:
.
https://markrlucero.bandcamp.com/album/the-future-sound-of-chamam
.
Mark Lucero bateria, percusión ,programacion, samples, bajo, synthes, guitarra, charango, voces y coros. Arte de tapa: Choike kuru. Masterizado por @julianpinuel

👩‍🏫Día del Masdesto👩‍🏫

A las Masdestas
de las que nos enamoramos en la Escuela
a los Masdestos
que nos perdonaban las travesuras
a las Madestas
que brindan el camino de las ciencias y las artes
a los Madestos
que secaron alguna penita nuestra
a las Madestas y Madestos
que hacen del oficio su vida
por esto y mucho mas
en memoria viva de lucha y dignidad de Fuentealba
que sigan floreciendo
Más de Estos

11 de Septiembre Feliz día del Madesto y la Madesta

«Amor en bicicleta»

(Breve guión para teatro)

Escena 1:Esquina de un barrio de cualquier lugar. Una bella chica ejecutiva y una triste Calaverita:

– Calaverita: “Que linda sos”
– Chica: “Gracias”
– Calaverita: “Sos lo más hermoso que vi en mi vida”
– Chica: “Igual que todos. Seguramente se lo decís a todas”
– Calaverita: “Te quiero hasta el cielo, ida y vuelta”
– Chica: “No nos conocemos, facticamente es imposible”
– Calaverita: “me enamorè de vos hasta el fin de los tiempos”
– Chica: “No me bicicletees, llego tarde al trabajo y el tránsito està obstruido”
– Calaverita: “¿Me dejas bicicletearte una vez más?”
– Chica: “Bue, dale, rápido”
– Calaverita: “Subite a esta vieja bicicleta Aurorita de mi niñez”

Escena 2:
Ella se sienta atrás y toma la cintura de él. Calaverita pedalea suavemente y la bicicleta comienza a despegar del suelo, vuela por encima de los autos, del tráfico congestionado. Pasan por arriba de toda la ciudad para descender en la puerta de la oficina de la AFIP donde ella desempeña la labor de fiscal y contadora. Aterrizan. Ella se baja, plena de dicha y felicidad, sorprendida como una niña.

– Chica: “Es lo más hermoso que me pasó en la vida”
– Calaverita: “Me estás bicicleteando”
– Chica: “Te amo hasta el cielo, ida y vuelta”
– Calaverita: “Pero no nos conocemos”
– Chica: “¿Querés ser mi novio?”
– Calaverita: “Si”

Escena 3: Ambos se funden en un abrazo y beso cósmico, ante el aplauso de los abogados, contadores y clientes de la AFIP.

Fin



“Dedolandia”

Yo no hablo sólo con la boca, te hablo con los dedos, te digo, con los dedos., te señalo con los dedos, te insulto con los dedos, apoyo mi mano sobre el corazón para decirte que te guardo en mi.Aplaudo para elogiarte y te mando a la concha de la lora, señalándote el horizonte infinito cuando me llenas las pelotas, toco el timbre de tu casa y cruzo los mismos para tener suerte que seas vos, corazón quien abra la puerta, me pintaron los dedos en la policía sólo por escribir te quiero en una pared.Seguiré contando el cuento de los deditos que compran y cocinan un huevito, con los dedos, me saqué barritos y aplasté granos con los dedos, las mejores caricias, los mejores mimos y los mas sensuales fueron labor de mis dedos.Trepé paredones con mis dedos cuando era chico, sólo para ver esas hermosas tetas mientras tomabas sol, me señalé el costado de la cabeza, haciendo círculos, para decirte que estabas loca.En fin, pongo mi dedo en la tecla “Enter” para mandar este humilde texto, sin saber si otros dedos teclearan algo sobre el mundo de los dedos.

🚲El Ayrton Senna de mi barrio🚲

🥰

Si, brother, así era, luego de la chocolatada con pan con manteca y el Hitachi con Tom & Jerry, inflaba de coraje las dos cubiertas de la Aurorita y le chantaba a los rayos un par de cartones y, a veces, en verano, unos globitos de agua con aire. Y ahí salía yo sintiéndome el Ayrton Senna de mi barrio, mientras la pequeña bicicleta rugía su motor mentiroso por las baldosas de mi manzana se me ponían las mejillas rojas como tomates de la vergüenza y haciéndome el que miraba para el frente, sentía justo en ese horario como la vecinita salía con su madre desde el portón de chapa hacia el auto a su clase de gimnasia. Jamás supe si ella me prestaba atención, pero yo pedaleaba mis sueños de corredor profesional que enamoraría a la vecina de mis sueños cuando fuera grande. Hoy, que la panza le da laburo al botón de la camisa, que en lugar de un Fórmula 1 tengo un Fiat 600 en el garaje, comprendí que el trofeo más grande de aquellas carreras solitarias contra corredores fantasmas, sus preparaciones previas en el taller de mi padre, la tuneada ochentosa onda bicivoladores en el Cine Coliseo, fueron el ejercicio noble hacia el amor. Ojalá algún día la encuentre, en lo posible sin ruleros ni baldeando la vereda, para decirle que gracias a ella pude subir al podio de los enamorados, como el Ayrton Senna más guacho pulenta de mi barrio

🥰

💡El Falorito de Caníbal Troilo💡

💡

El Falorito de Caníbal Troilo

💡

Dos emprendedores de Esquel, Marcos Alejo y Calaverita Mateos, crearon este novedoso sistema de tangos compuestos en Patagonia e interpretados a domicilio, por ejemplo:
.
* «Devolver»: Clásico de clásicos, cuenta el regreso de Gardel a Buenos Aires desde París, sin parar de devolver por la borda todos los mariscos en mal estado consumidos a bordo.
.
* «Mano a mano»: tango más conocido por los autores como «Alambre de escoba», alrededor de las mil pajas.
.
* «Cáñamo en Flor»: Tango compuesto por Alejo y Mateos en su estadía en Jamaica junto al rey del reggae, Bob Expósito Virgilio Marley.
.
Acercate al pequeño falo tanguero de los Artistas esquelenses y prendete de sus innovadores tangos patagónicos

«¿El voto ignorante de los pobres?»

(El círculo vicioso del neoliberalismo)

Las lomas abrazan al pueblo, mientras las lenguas de humo que hablan a través de las chimeneas, llevan en sus fantasmas de madera y carbón las alegrías, frustraciones y sueños de las familias que Marvel olvidó incorporar a su gringo equipo de héroes.Un rancho de madera y chapas, camuflado entre la tierra y los pinos, olor a capón y torta frita recalentada perfuman el vecindario de obreros y changarines en un domingo de sol que calienta más a unos que a otros.En otros hogares con más suerte, las redes sociales, ese territorio que universaliza a muchos y expulsa a tantos otros, escupe desde su encandilante y verborragica pantalla una frase digna de la ilustración del siglo XVIII:

«Voto fácil y barato de un electorado pobre porque es un electorado ignorante»

Épica reflexión que, simplemente intuyo, es cuero del adn de otros vecinos y vecinas de mi querido pueblo, con quienes compartimos deportes, almacenes, familiaridades, vecindades y, que en su gran mayoría, hay nobleza e historia de bien, quizás no han podido acceder a otros modos de construcción de sentidos o, también, van moldeando sus pupilas por las fábricas de sentido común que la historia oficial talla y reproduce a través de sus dispositivos educativos y comunicacionales.Si me permiten, tomaré con prudencia ese pensar y lo llevaré de las narices hasta el laboratorio de los ensayos, en un domingo con mate medio lavado e insolvencia filosófica, para aplicarlo a un ensayo que ratifique o rectifique la expresión ilustrada ante mencionada.Imaginemos, entonces, quien no es pobre dirigió y dirige su voto hacia candidatos más facultados para generar mayor estado de bienestar, por lo tanto esa expresión democrática irá hacia quienes comparten ese territorio político y cultural supuestamente más sofisticado, de modo tal que, por ejemplo, se verían reflejados en opciones fuera de los elementos «populistas», allí podríamos ir a la historia de décadas reciente.Esas iluminadas matrices políticas que llegaron al poder gracias a un electorado «no pobre» lograron algo fantástico en cada ocasión que fueron y son gobierno, destrucción de los aparatos productivos nacionales, provinciales y regionales, dejaron a la deriva millones de mujeres y hombres con sus respectivas familias, quebrando sus proyectos de vida, comprometiendo el futuro de sus hijos y nietos. Además, como si eso no fuese tan maravillosamente innovador y destacable, endeudaron sistemáticamente al país, fugando divisas a paraísos fiscales, vaciando las arcas del estado y desmoronando el tejido productivo privado, salvo los mismos sectores concentrados históricos que, oh casualidad, siempre salen indemnes y, nuevamente oh casualidad, están íntimamente relacionados a esos poderes verdaderamente reales que se encuentran siempre, o casi siempre, atrás de los hilos de los títeres. Curiosamente y como un ciclo continuo, regresan los gobiernos «populistas» a través de, entre otros, los «votos ignorantes de los pobres», para comenzar a colocar ladrillo por ladrillo la casa derribada de la nación, aceitar los engranajes de la actividad productiva privada y poner en marcha las políticas públicas necesarias para, más o menos, equilibrar o intentar equilibrar la balanza un poquito por lo menos en favor de los más vulnerables quienes, al incluirse en el sistema a lomo de educación, salud, techo y trabajo, comienzan a hacer rodar la demanda y oferta como motor de la economía y producir la movilidad social que podríamos llamar el «mal de los poderes reales» ya que esos pobres ignorantes de voto barato comienzan a comer en los mismos boliches, usan las mismas altas llantas que los señores rubios, de ojos rubios de dientes rubios y pensamientos rubios, van a las mismas escuelas y emprenden nuevos proyectos productivos privados, familiares, colectivos que desatan los nudos de la pobreza y generan mayores puestos de trabajo.Sumemos a estos datos, si me permite, los agregados de valor a las materias primas que siempre son de los históricos propietarios de la tierra y la renta, que logran, entre otras cosas y de la mano de la educación, la investigación y la ciencia pública, cambiar la matriz productiva y pasar de exportar sólo limones a limones y satélites y vender, por ejemplo, datos que sirven a empresas extranjeras y gobiernos de otros países, honrando y poniendo en valor la educación, el esfuerzo, el estudio y la solidaridad como vínculos sociales inseparables para el desarrollo sostenible de una nación. Disculpe, se me pasan lo chorizos y usted ya está cansado de leer, sólo lo invito, la invito a repensar ciertos lugares comunes que solo los repetimos y los escuchamos como frases inoportunas o fuera de lugar, hurgue entre esa palabras que nos moldean, nos generan sentidos y articulan sociedades, por ahí quien dice, en una de esas, nos libramos del circulo vicioso de caída y levantada de nuestro país, interpelando a los espacios políticos, absolutamente a todos los espacios políticos, resignificando el sentido de la política y poniéndola al servicio del desarrollo de los derechos humanos intrínsecamente ligados al sector productivo con conciencia social, elaborando un camino sustentable para todas, todos y todes.Antes de irme, ya que tengo el pan partido al medio para meterle el zochori, juguemos al menos hoy que en lugar de estigmatizar al oprimido con frases como «voto pobre y barato», podemos imaginar que ese voto pobre es pobre el «voto» propiamente dicho en cuanto a su desprendimiento del dinero como directriz o direccionamiento de elección y no como pobre en el sentido del humano y sus posibilidades de recursos económicos. Algo así como el voto pobre de dinero, rico en necesidades y demandas e interpelaciones; librando a los más vulnerables de la pesada carga de estigmatización histórica y colocando ese peso sobre quienes realmente y en función de sus responsabilidades son usinas, fabricas de sociedades empobrecidas y, que además, se dan el lujo de calificar a los excluidos. Entonces, antes de meter el primer mordiscón a este choripán, lo invito a reflexionar en la siesta…¿Es realmente el voto de los pobres el problema de la desigualdad en la Argentina o hay una fuerza, en las sombras, a veces visible, que nos confunde y enfrenta?

«Neneos guardianes de la Patagonia»

(Leyenda patagónica)

Registros históricos oficiales han fenecido en los estómagos de bibliotecas regionales y la música con fritura que nos llega de las tradiciones orales, han optado por callar ciertas verdades. una de ellas, el Neneo. Comprender la importancia del Neneo no exige, en este caso, abocarse a las tradiciones académicas biologicistas ni tampoco a la efectiva rigurosidad de la metodología científica, sino, en este caso, hablaríamos del Neneo sólo como un vegetal que ayuda a evitar la erosión del suelo estepario patagonico. Para sumergirse en la comprensión del espinoso vegetal, juzgo necesario, optar por caminos alternativos.Brindo aquí algunas técnicas básicas:

– Elegir un lugar en la estepa patagonica. Ubicarse estrategicamente y a una distancia prudencial de algún grupo de Neneos.– anotar en una libreta, por medio del uso de GPS o coordenadas latitud longitud, la ubicación de los Neneos cada treinta minutos.– La sorpresa, el entusiasmo, no deben entorpecer la observación y mucho menos interferir en el cotidiano desenvolvimiento de la vida Neneolistica.

Los resultados obtenidos por quien escribe están inscritos en la investigación de un frondoso grupo de Neneos que habita en la cresta del cordón montañoso que bordea el flanco derecho de la ciudad de Esquel. A lo largo del trabajo y observación he logrado establecer jerarquías notables entre los Neneos, que varían en tamaño, color y cantidad de espinas, lo más sorprendente que descubrí es que el Neneo es uno de los pocos (tal vez el único) vegetal terrestre con capacidad de movilidad y traslado sobre la superficie territorial.Ahora bien, otro de los puntos sobresalientes y me animo a destacar como central, es que los grupos de Neneos que van desplazándose, lo hacen en función de ordenes ilegibles a nuestros sentidos, pero si he logrado establecer fehacientemente que, estos grupos se asocian, se movilizan y rodean sitios en aparente o concreto peligro. Focos de fuegos, instalación de proyectos forestales, mineros; en definitiva, reaccionan ante nuevos asentamientos humanos.Los Neneos montan guardias diurnas y nocturnas, analizan, debaten, confrontan visiones y delegan la facultad de ejecución de decisiones en el Neneo más antiguo.El trabajo realizado no es un compendio estático e individual, sino la apelación y convide a respetar a uno de los vegetales más adaptados y distribuidos por toda la Patagonia. Otro modo de acercarse al conocimiento y sabiduría ancestral Neneoril, consiste en trasladar, con permiso de la Tierra, neneos a los jardines de nuestros hogares y ubicarlos en sitios convenientes, su reproducción controlada permitirá no solo la transformación paradigmatica de la belleza en nuestros patios y jardines, sino la custodia mística de nuestros ambientes familiares y ciudadanos por medio de la interacción inteligente y sensible con estos soldados con los cuales la naturaleza dotó a la Patagonia.

“Marcelo Mingi Torio”

(El esquelense plagiado por el francés Marcel Duchamp)

Los archivos históricos del arte nos revelan ciertas verdades que no son tales, un caso, tal vez el más relevante, es el Artista que cambió el concepto del arte, pero cuyo trabajo fue robado por un Francés que hasta el nombre le birló. Nos referimos al plagiador francés, mundialmente conocido, Marcel Duchamp.Marcelo Mingi torio nació en Esquel en 1918 en un baño del boliche de Don José Bidet. Su madre. Luciana Mingi dio a luz a Marcelo tuvo un parto que fue una cagada sumado a su padre, Rolando Torio, que no ayudó una mierda.La pareja Mingi y Torio tuvieron siempre inclinaciones hacia el arte, pero nunca pudieron finalizar una obra, si quiera.Desde niño, Marelo Mingi Torio, le tuvo rechazo a tres elementos, el agua, el jabón y el shampoo, hecho que provocaba la ira de sus padres que a cada rato, todos los días, todos los meses, todo el año, gritaban dentro y fuera de su casa a su hijo en obvia alusión a la mugre y tufo que despedía Marcelo Mingi Torio por escaparle a la ducha:

“Marceloooo, nos duchamo!!!”…”Marcelo…dale, nos dúchamo!!!”… “Roñoso, Marcelo….nos duchamo!!!”

Los vecinos de Esquel que veían en los gustos refinados e interés por el arte por parte de los señores Mingi y Torio, creían que se referían a su hijo en un tono afrancesado: «Marshel Dushamp»Cierto día, en uno de sus viajes por la Patagonia un ignoto ajedrecista francés y pichón de artista se topó al costado de la de una laguna ubicada en una chacra paradisíaca, a un joven sentado en un inodoro reflexionando y le pareció un acto estético poético maravilloso y revolucionario.En realidad, Marcelo Mingi Torio, fue al baño público de la estación del viejo Expreso Patagónico que estaba ocupado y al no contener las ganas aprovechó un inodoro fuera de un terreno en construcción y cagó, como es debido.Este artista francés averiguó el nombre del artista esquelense y en su honor decidió revolucionar en Europa el concepto de arte bautizando su obra vanguardista el Mingitorio (O la Fuente, como lo llaman los intelectuales), además le pareció escuchar en la música del nombre del artista patagónico el nombre perfecto para triunfar en el mundillo de la cultura y, apropiándose, afrancesando el nombre, se rebautizó como Marcel Duchamp y colocó un mingitorio en una muestra ya que no se animó al inodoro, haciéndose mundialmente famoso y levantando dinero en pala en desmedro de nuestro heroico y tristemente olvidado artista latinoamericano, Marcelo Mingi Torio.Es por este motivo que a los curadores de arte, los mecenas, estudiantes de carreras artísticas de nuestro país, deben saber la verdad. Marcel Duchamp es un plagiador y traidor al arte, en cambio, el esquelense Marcelo Mingi Torio es orgullo de Esquel, embajador cultural de Chubut y de Argentina por ser el artista más influyente del siglo XX en las artes conceptuales.