“Asombroso”


Las sombras no sobran, pero si asombran, las sombras no zozobran, pero asombran las sombras, a veces usan sombreros y nos asombran las sombras, a veces, son sombrías y nos asombran las hijas de las sombras son las sombrillas que asombran.
Sobre las sombras sobran pensamientos y narraciones, pero esto los asombrará, la sombras no ensombrecen ni son sobrenaturales, las sombras guardan cual sobre cerrado el misterio de nuestro inconsciente, de nuestro pasado, nuestros miedos, miserias y dolores y secretos más íntimos.
Quien pierde o confunde su sombra con la sombra de otro, y sobre eso no se asombra, sobran motivos para pensar que hasta la mismísima sombra se asombra de la oscuridad de su asombrador y huye despavorida para buscar protección en sombras más responsables de sus propias sombras.
¿Asombroso, no?

– Fin –

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

Deja un comentario