“Araña del tiempo”


No consigo detener el péndulo del reloj.
Fatiga con su porfiado tic tac los pabellones y los surcos, mientras los tímpanos sudan memoria, temor y gritos de piedras que anochecen verdades.
Creo dormir, creo soñar, pero en rigor de la ausencia de la no ausencia de mi carne, las paredes añejadas de mi cuarto sostienen un techo ya sin fuerzas que cobija, sin pedir nada a cambio, una pequeña araña en el rincón más húmedo de la habitación.
La araña es el péndulo.
El tiempo es el cuarto donde creo dormir. Los recuerdos que chapotean travesuras sin sonido en la frente de mis parpados cerrados, que dejan ver, son lo que seré. Mis intuiciones empapadas de incertidumbre ofician de alfiles, caballos y torres en este ajedrez de la vida.
Temo despertar.
Temo quedarme dormido.
Espero el movimiento preciso de la araña.

– Fin –

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

Deja un comentario