“Andate a la galaxia de tu hermana”


Cuando los colmillos de mis fracasos, afilados los muy guachos, andan queriendo serrucharle el piso a las dos alegrías y media que me quedan de crédito, suelo entrar al almacén que está a la vuelta de la esquina de la galaxia de tu hermana.
Ahí nomas le pido al almacenero que me fíe un litro de recuerdos en pollera, medio kilo de corpiños desbocados y un carnaval de labios pomposos. Los enlazo a una estrella fugaz que viaja sin parar hasta aquella galaxia.
Entonces, si la moneda sale cara, quizás me devuelva aquella estrella a su regreso, una Princesa que no pedirá carnet nobiliario, pero si un abrazo de piernas donde derramarle el caudal completo de la vía láctea.

– Fin –

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

Deja un comentario