💡Play Esquel, para comunicArte💡

Hace más de una década, con la Diseñadora Gaby Novas lanzabamos en Esquel y la Comarca Andina «Play Esquel» revista mensual de interés general, con la inestimable colaboración de muchas y muchos.
La idea fue crear una agenda alternativa y que salga del acartonamiento mediático.
Se sostuvo durante 4 años gracias a los suscriptores y comercios de la zona, sin pauta oficial, ya que los gobiernos municipales y provinciales no consideraron un buen material para apoyar. Tal vez tenían razón y no era un buen producto comunicacional. 🤷🏿‍♂️🤷🏿‍♂️🤷🏿‍♂️🤷🏿‍♂️

“Bastantito”

(Etimología e historia del idioma esquelenses)

Harto conocimiento adquirimos en los claustros escolares y posteriormente en recintos universitarios acerca de las mediciones en tanto longitud, peso, valor, etc. que determinan, clasifican, estructuran nuestro mundo espacio forma en una universalidad de referencias semánticas, geométricas e hijas de la álgebra que a veces olvidamos otras posibilidades de mediciones paridas en el seno de culturas aparentemente en vías de desarrollo científico tecnológico.
Precisamente y al respecto, nuevamente Esquel es punta de lanza en materia de innovación tecnológica lingüística aportando al mundo todo uno de los términos más aclamados por el mundo de la ciencia: “Bastantito”.
Acerca del mismo, ilustres investigadores y personalidades de renombre en la ciencia se han expresado al término y a al pueblo que le dio origen:

* “…Luego de conocer el témino Bastantito en un asado de potro en Esquel, no me quedó más remedio que hacer un rollito con la teoría de la relatividad y metérmela en el culito…” (Albert Einstein)

* “…Por la felicidad que me provoca la aparición de la palabra Bastantito en el lenguaje científico bailaría en una pata, pero por razones que ustedes sabrán comprender, me abstengo del bailongo…” (Stephen Hawking)

* “…Ahora ya sé que contestar a los periodistas cuando me pregunten mi edad…” (Mirtha Legrand)

La aparición de la palabra “Bastantito” se remonta a principios del siglo XX cuando el almacenero y dueño del primer almacén de ramos generales en Esquel llamado “Resfalón de escarcha”, Don Tito Catrileo pierde camino a Costa de Lepá la balanza y la regla tradicional del negocio no encontrándolas nunca más. Este hecho no amaina ni sosiega el espíritu comerciante y emprendedor de Tito Catrileo quien decide continuar con la venta de yerba, fideos, tabaco y otros vicios a la paisanada de Esquel y la región, pero ante el faltante de las herramientas necesarias para medir y pesar la mercadería, opta por utilizar el sincero y estricto deseo de cantidad estipulado por los compradores.
Es decir, ante un pedido de mercadería Don Tito iba midiendo con la regla o sirviendo en una bolsa, según se tratara el producto solicitado, mientras el comerciante iba preguntando cuantos bastaban para completar el requerimiento del comprador y éste iba indicando bantan tanto, Tito o bastan un poco más Tito, cuanto bastaban para completar el pedido. El Astrólogo evangelista, el Pelotari senegalés de la Asociación Española de Socorros Mutuos Esquel Ricardo de Oro, lo describe exhaustivamente a través de un ejemplo en el párrafo del capítulo XXX “La luna está más lejos que la mierda” de su libro sobre Astrología llamado “Sosteneme el telescopio”:

“…Y al entrar el cliente al almacén de Don Tito Catrileo, este fue el memorable dialogo:

– Tito: Buen día, Don ¿qué le sirvo?
– Cliente: Un poco de yerba, Tito.
– Tito: voy echando en la bolsa, digame cuanto le basta.
– Cliente: Como no, Don Tito.
– Tito: ¿Ahí está bien?
– Cliente: Bastan un poco mas, Tito.
– Tito: ¿Ahora como va?
– Cliente: Un cacho mas bastan, Tito
– Tito: ¿Estamos?
– Cliente: Ahí bastan, Tito.

La sumatoria de clientes y el uso prolongado del “Bastan, Tito” para distintos tipos de productos lograron unificar los criterios de cliente y comerciante en el almacén, hecho que se reprodujo en muchas otras actividades comerciales de la región…”

De esta manera llega hasta nuestros tiempos el uso sistemático, coloquial y extendido entre los pobladores de Esquel y el oeste patagónico de Chubut, del término “Bastantito” que expresa una distancia y un peso acorde a las exigencias subjetivas percibidas sensorialmente por un individuo particular; es decir, ni más ni menos, ni poco ni mucho, sino simplemente “Bastantito” y a lo que algunos osados Poetas de Esquel le suelen agregar un vocablo de sentencia fuerte que clausura toda otra posibilidad de errar en la medición requerida y de esa manera viviendo o siendo turista en Esquel, junto a nosotros usted puede aprender a hablar mucho más mejor que la mierda:

“Bastantito, nomá”

“Los domingos a la mañana soy multimillonario”

(Ostentación de otoño)

Estuve sacando la cuenta de toda las ganancias que acumulo un domingo por la mañana y, la verdad, me da vergüenza ostentar, pero me veo en la obligación de compartir mi riqueza con ustedes:

– Racimo de sol derritiendo la escarcha guacha: 100.000 mimos al corazón.
– Mate amargo con vapores danzando alrededor de la bombilla: 500.450 calorcitos al alma.
– Vieja radio Noblex 7 mares de mi Abuelo bostezando tangos y milongas: 3.570.662 abrazos a la memoria.
– Despelote de libros y discos hacia los cuatro puntos cardinales: 3.770.242 nutriciones al pensamiento.
– Tres hijes con legañas y fiaca, con manda de amor, antes de salir a jugar al patio a liberar América: 5.555.020 esperanzas al futuro.
– Gorriones, colibríes, chingolos, comesebos patagónicos, comiendo el alimento que los nenes le ofrecen cada mañana: 2.567.920 mimos a la Vida.
– Manada de arboles varios trotando el horizonte de Montañas con barba blanca: 3.890.207.2087 caricias al Ser.

Declaración jurada de Calaverita Mateos presentada ante el Órgano de Registro de Tarambanas Insulsos sin Vocación de Amor (O.R.T.I.V.A.), para enseñarles que cada uno de nosotros, si nos proponemos, podemos ser multimillonarios a nuestra propia manera.

⚽️Conquista la Luna Pelota⚽️

(Astronautas de la vida)

Que sepa el mundo, de una vez por todas, especialmente los gringos, que los primeros en pisar la luna fueron los argentinos, más precisamente unos pequeños astronautas de Esquel, rincón de la Patagonia.
Trajes extraños para la época, casaca roja como el planeta Marte, pantalones blancos cual vía láctea de tantas meriendas con leche ordeñada por el tambero del pueblo; los zapatos espaciales eran zapatillas llenas de tierra de la galaxia Potrero del Barrio y las medias con buracos de tanto engancharse en el cosmos Baldío de Al Lado, los cascos lo constituían un remolino de pelos e ideas despeinadas en el centro de entrenamiento espacial La Esquina de la Cuadra.
La nave que nos llevaba a la conquista de la Luna, todos los fines de semana, se llamaba Club Atlético Gral. San Martin y entre muchos experimentados viejos sabios astronautas, nos entrenaban para explorar el universo, el Capitán Chula Campos y el Comandante Pedro Diez.
De ese modo, entre risas y esfuerzo, entre travesuras y complicidad, luego de embarrar nuestras narices, masticar pasto, piedra y nieve, sea verano o invierno, una vez que los exploradores estaban en condiciones, llegaba el día esperado y ahí, entre muchos otros pequeños astronautas, Claudio Campos, Fernando Viton, Muñoz, Manuel Seitune, Pancho Serantes y Calaverita, caminábamos hasta el centro de nuestro universo, el medio de la cancha, observábamos a los astronautas del otro lado de la línea media, entonces nos mirábamos con Claudio, él pisaba la Luna Pelota y la movía con seguridad hacia adelante, ahí, entonces, no habíamos conquistado la Luna, recién comenzaba el viaje interestelar mediante el cual explorabamos el universo, aprendíamos a conocernos nosotros y nos hacíamos astronautas de la vida que hoy, en los jardines de nuestras casas, solemos intentar compartir con nuestros hijos e hijas, entre gambetas, porrazos, rodillas raspadas y risa que nos sigue haciendo agradecidos a la Luna Pelota.

* Dedicado al Astronauta Claudio Campos quien compartió esta foto de los años en que en Esquel y la Pelota eran nuestro universo.

💡Focus Group Cambiemos💡

El Couching of the Lor, Thomas Duran Barba Edison, en una de los Focus Group organizados para capacitar al gabinete del anterior gobierno de Macri en la desindustriamizacion, desfinanciamiento de la ciencia, la salud, educación, endeudamiento a 100 años y fuga de capitales de ese mismo gabinete y amigos, como las geniales y creativas ideas de desarrollo, caso de la «Dirección de movilidad en bicicleta».
Por suerte, esos héroes capacitados en Focus Groups están volviendo a los medios de comunicación, para explicarnos la economía y el desarrollo.

🕊La migración de las bandurrias🕊

(Esperanza de un pueblo)

En Esquel, con un grupo de amigos, nos reunimos todos los 33 de agosto en la cima del cerro Bandurria, ese que va y viene de acuerdo a la cantidad de copos caídos el invierno anterior.
Allí arriba, hacemos una pirámide humana cuya cúspide la ocupa una vez cada uno de los integrantes de ese grupo de amigos, esperamos la hora en que el sol bosteza mañanas y la luna pestañea despertares, que es cuando las bandurrias regresan de su migración.
Estas aves siempre pasan besando el cerro Bandurria y cuando nos ven se acercan tanto, tanto, que una de sus alas roza la mano del afortunado que, ese 33 de agosto, le toca estar en lo alto de la torre de mujeres y hombres.
En ese roce entre las plumas y la piel, nos enteramos si las utopías y las esperanzas aún andan vivas en otras tierras lejanas y, de esa manera, descendemos cada año, hasta la actualidad, a compartir las buenas nuevas con los vecinos y vecinas de nuestro Pueblo, que todavía se tejen sueños de paz y amor, más allá de nuestras montañas y mesetas.
En Esquel, la migración de las bandurrias es el modo en que la magia y la vida escriben poesía en nuestros cielos.

💿🎙Vamos a Wincofonear🎙💿


🎵🎵🎵🎵🎵🎵🎵🎵🎵🎵🎵🎵

Aún me parece estar en un sueño. Un millón y medio de gracias a Noemí Fontan y Aramis Loly Ventura, nuevamente, por otro obsequio de ensueño. Un maravilloso Wincofon original…y funciona!!!
Ya descansa con todos los mimos en mi humilde «museito» personal de radios, tocadiscos, vinilos, libros y objetos antiguos/retro/vintage.
Gracias Matias Ventura, también!