«Nuevo Transmisor de Nacional Esquel»

(Archivo 2011)

Recuerdo de la visita de quien fuera en aquel tiempo Presidente de Radio y Televisión Argentina y actualmente a cargo del Ministerio de Cultura de la Nación, Tristán Bauer, inaugurando el nuevo transmisor de Nacional Esquel junto a Federico Olivera,Horacio Iturrioz, Rafael Williams y el obsequio musical del gran Miguel Trafipán.

❤🐄Esquel, amores imposibles y vacas🐄❤

(Breve cuento antiprincesas para niñes)

❤Cuenta la leyenda que hace mucho tiempo llegó a Esquel un Rey colonizador y malvado, lo acompañaba su hija la Princesa y un séquito de soldados racionalistas fundamentalistas que habían olvidado el amor para pensar sólo en en el oro.
Una tarde de nieve, el Rey desfilaba con su hija y los soldados hacia el cerro Tres Torres a buscar oro para la corona, cuando en el camino se toparon con un vecino de Esquel que le recitaba poesías a una gota de agua solitaria que era ahora mayor, antes una niña gota de nieve. Calaverita, el vecino, levantó la vista y al ver a la Princesa le dijo que la amaba. Ella sonrió, asintió con la cabeza, pero el Rey se enojó y este diálogo ocurrió a orillas de la laguna Willimanco:

Rey: Insolente paisano, cállese.
Calaverita: El amor no se calla.
Rey: Irrespetuoso plebeyo.
Calaverita: Ella y yo ya estamos enamorados.
Rey: Tu no tienes el oro suficiente.
Calaverita: Tengo con mis vecines más oro que usted en esa montaña.
Rey: Pero me lo llevaré todo.
Calaverita: No se puede, es de la montaña, del agua, el aire, el sol y de los que aún amamos.
Princesa: Padre, estoy enamorada.
Rey: Hija, tengo todo el oro del mundo para vos.
Princesa: Pero yo no quiero el oro.
Rey: Estoy harto de tanta irracionalidad, le haré una apuesta, pobre plebeyo, si usted pierde me llevo el oro y a mi hija.
Calaverita: ¿Y si yo gano?
Rey: Me iré con las manos vacías.
Calaverita: Aquí no tenemos miedo a los colonizadores, nuestro Pueblo es mágico, sueña y construye lo imposible, acepto el desafío.
Rey: Usted tendrá el amor de mi hija el día que las vacas caminen sobre el agua.

(Risas burlonas del Rey y sus soldados)

Calaverita: Ah, que facilito, mire usted para allá, Reynaldo, observe el la superficie de la laguna Willimanco.

Por estos tiempos se sabe que el Rey y sus soldados viven en Europa encerrados, solos y enojados. Calaverita sigue recitando poesías a las gotas de agua cristalinas solitarias, junto a la ex Princesa que ahora es feliz tejiendo bufandas de juncos para las estrellas y la luna.

«Día de la Impertinencia Argentina»

(9 de Julio 1816 – 2020)

Aunque el camino es largo y falta mucho, hacia allá vamos,
impertinencia, al decirles chau a la corona española
Impertinencia, por las naciones originarias pre existentes.
impertinencia, por dejar que las mujeres voten
Aunque el camino es largo y falta mucho, hacia allá vamos,
impertinencia, por tener educación pública, laica y gratuita
impertinencia, por defender la salud pública y gratuita
impertinencia, por tener memoria, verdad y justicia
impertinencia, a la hora de decir NUNCA MAS.
Aunque el camino es largo y falta mucho, hacia allá vamos
impertinencia, por la diversidad lésbica, gay, bisexual, trans.
impertinencia, por pensar un futuro plurinacional
impertinencia, por decirle no al alca.
Aunque el camino es largo y falta mucho, hacia allá vamos,
impertinencia, por Borges que sigue multiplicando bibliotecas
impertinencia, por Rodolfo Walsh que no nos deja distraernos
impertinencia, por Pizarnik que nos enseñó a mimar lagrimas
impertinencia, por Dolina entre la calle y el claustro.
Aunque el camino es largo y falta mucho, hacia allá vamos,
impertinencia, por los dos goles de Maradona a los ingleses
impertinencia, por la eterna sonrisa del Zorzal criollo
impertinencia, por Don Atahualpa recuperando las vaquitas para nosotros
impertinencia, por Pablo Lescano dando la voz y a los que no la tienen.
Aunque el camino es largo y falta mucho, pero hacia allá vamos,
Por todas las cosas lindas que hemos conseguido y por todas las muchas que faltan conseguir,

¡Feliz día de la Impertinencia Argentina!

⛈¡Chuque Fríoboló!⛈

🌡Sistema Metereochotalagico Esquel🌡

Si bien el Servicio Meteorológico Nacional es un ente totalmente respetable en nuestro país, es menester denunciar y exponer ante la nación que la primera metodología para medir y predecir el tiempo nació en Esquel.
Fue a principios del siglo XX, en Esquel, pueblo de la Patagonia que dos pioneros y emprendedores decidieron sistematizar la actividad que ejercían de manera altruista y pública a través de un sistema que el HonorableConejo Delirantede la ciudad bautizó bajo ordenanza como «Chuque Fríboló».
Nos referimos al Dr. Marcos Vergara Alviento Alejo y el Lic. Mauro Leviagra Mateos quienes todas las mañanas, a las 6 horas, religiosamente, durante los 365 días del año, caminaban hasta la glorieta de la plaza San Martín, no importando el clima, allí levantando sus cabezas hacia el firmamento, pelaban ambas chotas (Conocidas popularmente por el ámbito científico como termómetros de nerca) y las movían hacia los cuatro puntos cardinales durante unos 5 minutos, de modo que luego sosteniendo los termómetros sin hueso procedían a la lectura y análisis de los datos que el clima imprimía sobre los mismos, a la vista de la sociedad pacata y refinada de Esquel que asistía matinalmente para recibir el pronóstico. Vecinas y vecinos recuerdan que el ejercicio del Sistema Metereochotologico Esquelense se dificultaba en ocasiones, a veces por las arduas temperaturas y en otras por la precaria longitud de las herramientas utilizadas, como también la escasa higiene de los elementos anteriormente mencionados que imposibilitaban la clara lectura por ambos profesionales.
Las medidas climáticas que vertía el Sistema Metreochotologico Esquelense era simple y se estructuraba de la siguiente manera:
.
🌞30° o más: «Quecalor Laconchade Lalora».
🌤Entre 20° y 30°: «Tapati Raseenlazeta».
🌥Entre 10° y 20°: » Talindo Nomá».
☁️Entre 0° y 10°: «Lafresca».
❄0° para abajo: «Chuquefrio Boló».

🐛Ausencia de Cuncuna en Patagonia🐛

(Diálogo entre una perca y un piche)

Ayer a la tarde, a orillas del río Corinto, escuché un breve diálogo entre una perca sabia y vieja, con voz barrosa y un piche joven y mugriento:

Piche: Oiga doña Perca ¿Puedo hacerle una pregunta?
Perca: Si, mijo. Diga, nomas.
Piche: Mi padre, don Peludo, dice que hace años había más cuncunas en la Patagonia.
Perca: Es verdad.
Piche: ¿Porqué ahora hay menos?
Perca: Cada quince años, las cuncunas migran a la tierra donde tejen las poesías sin nombre los duendes de los llao llao.
Piche: ¿Falta mucho para que vuelvan?
Perca: Cuando los llao llao lloren sequía de poesía en la memoria de los hombres y mujeres. Tal vez las cuncunas ya están emprendiendo el regreso.

Ayer a la tarde, a orillas del río Corinto supe en mi soledad, que nunca dejaré de escribir.