💠 Badenes de Esquel 💠

(Portales dimensionales)

No voy a nombrar los emplazamientos geográficos donde se encuentran, ya que sus ubicaciones están en saber de todo el pueblo. Es probable, o seguro, que si le pregunto a una vecina o vecino de Esquel, me dirá que su gambeta o esquive a los badenes son maniobras para evitar el traqueteo de los badenes sobre los engranajes de los autos, motos, camionetas, etc, pero la verdad oculta es otra.
Cada uno de estos dos badenes, en realidad, son dos poderosos portales dimensionales que ofician de puente en tiempo y espacio entre planos paralelos. Así lo describe el Doctor en Física @vocosfrancisco en su libro «La hipotenusa de tu hermana» en el último capítulo:
.
«…Aquella mañana fría de septiembre, itenté corroborar la hipótesis de mi trabajo doctoral atravesando los badenes sin esquivarlos, entonces me di cuenta ya del otro lado del badén, que las personas que iban caminando y los autos pertenecían a otra época de Esquel…»
.
Algunos Científicos del Conicet e incluso de otros países han pasado meses acampando en las plazoletas contiguas a los portales mágicos de la ciudad, documentando hechos que desafían la razón y la lógica.
Algunas teorías sostenien que en una de ellos, las personas honestas y vecinos ejemplares que cruzan el puente dimensional sin obviarlo, emergen del otro lado distintas, mentirosas, dañinas. También, se ha certificado que quienes atraviesan derecho viejo el otro badén, retroceden o avanzan décadas en el tiempo.
Para poder restituir las cualidades personales y la actual permanencia en el presente, los automovilistas deben realizar el recorrido inverso, marcha atrás, sobre el respectivo badén, pero esta maniobra no sólo causa inconvenientes en el tránsito, sino vergüenza en los conductores que no saben si son buenos o malos o si están en el futuro o en el pasado.
Los acontecimientos anteriormente descriptos, pone a nuestra localidad en una encerrona misteriosa, ya que al no tener una Secretaría de los Portales Dimensionales o un área municipal que controle estos pasos, estamos sometidos s la incertidumbre de los planos paralelos y sus efectos en la ciudadanía

🦆La migración del amor 🦆

Luego de la muerte de su esposo, Don Carlos Armando Gonzalez y después de cincuenta años de yugar la vida juntos,
Un proyecto en común, hogar, trabajos, viajes, hijos, nietos.
La construcción de un mundo pequeño e inmerso en un universo de mundos particulares, de repente se había escurrido entre los dedos arrugados por el viento del tiempo.
Pero un día, precisamente en su cumpleaños noventa, Maria Elena invitó a toda su familia a comer, sus cinco hijos y un caudal amplio y generoso de nietos revolucionaron el lugar con alegría y barullo.
En la sobremesa, como era costumbre en los tiempos de casados, pero en esta ocasión sola, Maria salió caminando lento, en silencio, hasta el borde del jardín, se sentó en el banquito al lado de la aljaba y lloró a escondidas.
De pronto, alguien le tomó la mano, era su nieto Felipe, uno de los más chicos y atorrantes que tan bien se llevaba con Carlos Armando.
.
– ¿por que lloras, abuela?
– Mi amor, extraño a tu abuelito.
– Abu ¿te gustaría saber donde está el Abuelo? – dijo el niño con naturalidad.
– Sólo quisiera haber visto una sonrisa en su rostro antes de su partida. Saber que mi vida junto a la suya lo hizo feliz.
– Abu, te acordas que el siempre hablaba que no iba a morir, sino que iba a convertirse en una bandada de pájaros para viajar eternamente.
– Si, mi chiquito – dijo la Abuela, mientras dejó en libertad un llanto emotivo.
– No llores, Abu, Abue me dijo que si alguna vez yo estaba triste, buscara su sonrisa en el vuelo de las aves.

El niño tomó las mejillas de su Abuela y suavemente levantó el rostro surcado por los años en dirección al cielo, invitándola a buscar en el plano celeste algún guiño cómplice.
Maria Elena no cabía en su cuerpo por la emoción que le generó lo que vio en lo alto. Tres bandurrias enormes, montadas en la brisa fría del invierno, volaban hacia el horizonte cumpliendo el ciclo de la migración.
En la formación de las aves estaba la respuesta y el mimo de su amado esposo, la sonrisa de agradecimiento por la vida que le había regalado.
Esa tarde, Maria Elena horneó la torta más grande y el Vascolet más delicioso de la comarca para sus nietos.

🚴‍♂️💞 Amor en bicicleta 💞🚴‍♂️

(Breve guión para teatro)

Escena 1:
Esquina de un barrio de cualquier lugar, una bella ejecutiva y un triste Calaverita se encuentran.
.
🚴‍♂️ Calaverita: “Que linda sos”
🚴‍♀️ Chica: “Gracias”
🚴‍♂️ Calaverita: “Sos lo más hermoso que vi en mi vida”
🚴‍♀️ Chica: “Igual que todos. Seguramente se lo decís a todas”
🚴‍♂️ Calaverita: “Te quiero hasta el cielo, ida y vuelta”
🚴‍♀️ Chica: “No nos conocemos, facticamente es imposible”
🚴‍♂️ Calaverita: “me enamorè de vos hasta el fin de los tiempos”
🚴‍♀️ Chica: “No me bicicletees, llego tarde al trabajo y el tránsito està obstruido”
🚴‍♂️ Calaverita: “¿Me dejas bicicletearte una vez más?”
🚴‍♀️ Chica: “Bue, dale, rápido”
🚴‍♂️ Calaverita: “Subite a esta vieja bicicleta Aurorita de mi niñez”
.
Escena 2:
Ella se sienta atrás y toma la cintura de él. Calaverita pedalea suavemente y la bicicleta comienza a despegar del suelo, vuela por encima de los autos, del tráfico congestionado. Pasan por arriba de toda la ciudad para descender en la puerta de la oficina de la AFIP donde ella desempeña la labor de fiscal y contadora. Aterrizan. Ella se baja, plena de dicha y felicidad, sorprendida como una niña.
.
🚴‍♀️ Chica: “Es lo más hermoso que me pasó en la vida”
🚴‍♂️ Calaverita: “Me estás bicicleteando”
🚴‍♀️ Chica: “Te amo hasta el cielo, ida y vuelta”
🚴‍♂️ Calaverita: “Pero no nos conocemos”
🚴‍♀️ Chica: “¿Querés ser mi novio?”
🚴‍♂️ Calaverita: “Si”
.
Escena 3:
Ambos se funden en un abrazo y beso cósmico, ante el aplauso de los abogados, contadores y clientes de la AFIP.