“Agricultura Familiar”

(Solidaridad con los Trabajadores de Agricultura Familiar injustamente despedidos)

A pedido de un medio nacional para el cual trabajo desde el humor crítico (Me tocó cubrir varios encuentros de la agricultura familiar en la meseta). Días pensando de qué modo trasladar una mirada, una simple mirada sobre lo que significa la Agricultura Familiar en general y en nuestra región en particular para poder desbaratar ciertas falacias que se esgrimen sobre la labor de los Trabajadores del área. Di vueltas, vueltas, hasta que que decidí recurrir a un recuerdo que usé de boceto y compartir y trasladar literalmente (palabras más, palabras menos) lo que una mujer (Prescindiré de su nombre) de la meseta que posee un pedacito de tierra me contó personalmente años atrás en una entrevista que culminó con lágrimas de ella y quien escribe:

“…Antes vivíamos con nuestras chivas, unas ovejitas, algo de papa para consumo de la familia, mientras trabajábamos para otros campos. Cuando conocimos a los Trabajadores de la agricultura familiar empezamos a mejorar la calidad de nuestros animales, además empezamos a producir huerta, invernáculos, frutales y otros alimentos y pudimos variar nuestra alimentación, empezamos a vender entre nuestros paisanos vecinos, después a los pueblos de cerca y en un momento tuvimos que dedicarnos sólo a nuestro campito, dejamos de trabajar para otros, con el dinero de las ventas de nuestro trabajo ampliamos nuestra casa, cambiamos nuestra camioneta vieja por una nueva y más grande y pudimos mandar a dos de nuestros hijos a la Universidad de Esquel donde estudian hace algunos años…”

No hay manera de objetar la función de estos Trabajadores. La autonomía económica y generación genuina de riqueza de los pobladores rurales gracias a las capacitaciones ofrecidas por los Trabajadores de la agricultura familiar no puede ser criticada por izquierda, ni siquiera desde una visión liberal, ya que, justamente, lograron que las familias rurales se independicen del estado, produzcan, comercialicen y empiecen a motorizar las economías regionales de manera sostenible y sustentable.
Movilidad social en su sentido más estricto.

– Fin –

Calaverita Mateos (Esquel)
www.calaveralma.com.ar

Deja un comentario