Estoy en casa con mi hija recordandole que hace no mucho tiempo atrás, caminamos por las mismas huellas que caminó Santiago, bebimos del mismo río que bebió Santiago, contemplamos en silencio el mismo cielo desde donde miró Santiago, respiramos la infinita patagonia que respiró Santiago y le digo que el “Nene” ahora no lo puede hacer, está desaparecido y nosotros, mi hija y yo, mientras nos abrazamos en la memoria del río, la tierra, el aire y el sol nos preguntamos:

¿Dónde está Santiago Maldonado?

Deja un comentario