🥕 El psicoanálisis manda verdura🥕

Mi psicoanalista dice que debo dejar de pensar en la mujer que amo y que me gambetea el corazón desde que tengo uso de razón, mientras le seguí como conejo a la zanahoria; para ello, me aconsejó dedicarme a la huerta y olvidarme de ella.
Entonces, seguí minuciosamente sus ordenes, fui hasta la quinta en el patio de casa, tomé el tallo verde y extraje un par de zanahorias y al observarla comprendí la pifiada de Freud y Lacán.
El psicoanalista no sabe nada del amor y ella aun me sigue gambeteando.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.