💋🌸 Néctar 🌸 💋

Los dedos índice y mayor, serpientes sigilosas, se deslizan suavemente por la piel del tallo hasta llegar a la flor, palpan los pétalos externos, mientras las contracciones del bulbo atraen hacia el centro.
Índice se posa sobre una de las orillas, anular sobre la otra, en tanto el anular, serpiente sediente de néctar, se inclina hacia abajo, entrando sigilosamente por las paredes húmedas del interior de la flor.
Llega la cabeza del ofidio al bulbo, se besan, mojados, entonces éste crece, rojo como el corazón del volcán, exigiendo el ingreso de las serpiente índice, también.
La serpiente pulgar presiona firme aferrándose al costado externo de la flor y la meñique la imita desde el otro lado, dando lugar a la húmeda labor de las reptilianas mayor, índice y se suma con desesperación y hambre el anular que puja para ser la tercera en en acariciar el bulbo hasta que rebalsa su néctar entre las serpientes bañadas y un suspiro, unos labio inferior mordido y unos ojos cerrados son la mística de la primavera.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.